Dieta BARF para perros

Camila O.Thomas · 11 marzo, 2019
La dieta BARF se basa en alimentar a tu perro con alimentos sanos y naturales; es considerada la mejor manera para que tu mascota regrese a su alimentación evolutiva, que es para la que está genéticamente 'diseñada'

La dieta BARF es una dieta para perros basada en el consumo de alimentos considerados más naturales y adecuados para su organismo. Las siglas BARF significan Biologically Appropiate Raw Food, o dieta ACBA, que es Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada.

Esta dieta es considerada la mejor manera de retornar a los animales a su dieta evolutiva con todos los beneficios que ello implica para su salud.

Para poner en práctica la dieta BARF, utiliza alimentos como carne y pescado, frutas y verduras. Estos alimentos están libres de todos los químicos que contienen los piensos que se encuentran en las tiendas.

Sus seguidores afirman que la dieta BARF es la manera adecuada para que tu alcance su pleno potencial genético en cuanto a salud, longevidad, actividad física y reproducción. Así, la alimentación de tu perro ha de parecerse lo más posible a su dieta evolutiva, que es para lo que su cuerpo está ‘diseñado’.

Proporciones en las comidas

Preparada adecuadamente, esta dieta es bastante equilibrada. Si estás considerando implementarla para tu perro, ten en cuenta que debes mantener las proporciones correctas entre de vitaminas, proteínas y antioxidantes que necesita.

La carne es el ingrediente principal: compone el 60-80 % de la dieta BARF. Ha de ser magra y con muy poca grasa. Las mejores son las carnes blancas, como el pavo o el pollo. Sin embargo, también puedes incluir ternera, cerdo o pescado.

Dieta BARF para perros: ingredientes

Las frutas y verduras representan el otro 20-40 % de la dieta BARF. Debes tener en cuenta que, aunque deben comer una gran variedad de alimentos, no pueden ingerir absolutamente todo. Entre los alimentos dañinos para los perros están las uvas, el aguacate, los cítricos y el tomate.

Los perros pueden comer la espinaca, la acelga, el apio, la papa y el brócoli. Además, un perro puede consumir la coliflor, el pimiento, el nabo, la calabaza y la zanahoria.

Las verduras naranjas, como la zanahoria y la calabaza, contienen mucha vitamina A. Intenta darle a tu perro la mayor cantidad de vitaminas y minerales posibles.

En cuanto a las frutas, pueden comer casi cualquiera que sea de la temporada: manzanas, peras, bananas, albaricoques, papaya, bayas, fresas o frutos del bosque son buenas opciones. Mientras más variada sea la gama de frutas y verduras, mayor será la cantidad de nutrientes y vitaminas.

Beneficios de la dieta BARF

La dieta BARF presenta una gran cantidad de ventajas. Entre ellas se pueden resaltar las mejoras físicas, de ánimo y salud.

Las ventajas físicas incluyen un pelo más sano, fuerte y brillante. Además, esta dieta representa una considerable mejora en el olor corporal y elimina el sarro de sus dientes. También notarás un cambio en sus heces: la cantidad será menor, su olor mejorará y tendrán una consistencia apropiada.

En qué consiste la dieta BARF para perros

Se han reportado gran cantidad de casos en los que aumenta considerablemente la energía y vitalidad de las mascotas.

Otra ventaja es el incremento en el apetito de tu mascota. Debido a la variedad de sabores, texturas y olores que incluye esta dieta, se fomenta su apetito y comen con más placer. Al alimentarse con productos ajenos a químicos y procesamientos de alimentos comerciales, los animales estarán más sanos y serán más longevos.

Al comer de manera más balanceada se produce un incremento en la masa muscular. Por supuesto, también se incrementa su resistencia a los parásitos internos y externos, además de reducir los problemas de diabetes. Son muchas las ventajas de alimentar a tu perro con la dieta BARF, y en unas pocas semanas verás las diferencias.

Cómo aplicar la dieta BARF

Debes asegurarte de utilizar las proporciones adecuadas, pues de lo contrario tu mascota podría no comer lo suficiente. Esto impide que tu perro esté sano y puede causar carencias nutricionales, por lo que sería más propenso a contraer enfermedades.

Cuando prepares su comida, aplica el mismo cuidado y limpieza como cuando preparas la tuya. Congela la carne y el pescado antes de que lo consuma para eliminar bacteria y parásitos. También puedes cocinarlos un poco, a la plancha o al vapor, ya que así estarás más seguro de eliminar por completo las bacterias.

Dieta BARF para perros: porcentajes

Corta la comida en trozos, pero asegúrate de que no sean excesivamente pequeños, sino de un tamaño medio. Así se obliga al animal a masticar, lo que produce endorfinas, que son las hormonas de la felicidad, y también ayuda con su higiene bucal.

Además de lo anterior, la dieta BARF recomienda alimentar al perro con huesos carnosos. Estos deben ser blandos, crudos y acordes a su tamaño y, sobretodo, a su capacidad de digestión. No es recomendable darles huesos cocidos, pues se astillan más, lo que incrementa el riesgo de accidentes.

Si tu perro está acostumbrado al pienso, es posible que al principio no le guste este nuevo tipo de alimentación. Por ello, debes incorporarla a su vida cotidiana gradualmente. Puedes incluir pequeñas porciones de la dieta BARF en sus comidas normales, para luego ir aumentando la cantidad poco a poco.

Si te animas a empezar este nuevo estilo de alimentación con tu perro, asegúrate de informarte muy bien primero.

No olvides preparar los alimentos siguiendo ciertas pautas higiénicas, así como en cuanto a la cantidad de alimentos. Si puedes, diseña tu propia dieta BARF con la ayuda de un nutricionista canino.

Dauvergne, C. (2018) La alimentación del perro. USA, Editorial De Vecchi, S.A. Correa, J. (2017) Mr. Barf. Medellín, Colombia. Corporación Universitaria Lasallista Barreno, (2018) Digestibilidad aparente del alimento balanceado premium en comparación a la digestibilidad del alimento Barf para caninos. Quito, Ecuador. Universidad de las Américas