¿Qué hacer si el perro ha sufrido un accidente?

Francisco María García · 20 enero, 2018
Lo primero de todo es mantener la calma y la cabeza fría; y después cubrir al can con una manta y medirles las pulsaciones previo a acudir a la consulta del veterinario

Accidentes, contusiones, heridas e incluso fracturas. Los paseos diarios de nuestro perro pueden ser origen de situaciones en las que puede surgir un percance.

Mientras llevamos al animal al veterinario, es importante conocer cómo debemos actuar ante una emergencia para salvar la vida de nuestra mascota.

 En los primeros pasos de un accidente, es preciso acostar al perro sobre su lado derecho y cubrirlo inmediatamente con una manta. Un golpe fuerte supone un riesgo importante para la vida del animal.

Perro: manta

Si quedara inconsciente, su cuello debe ser colocado de forma recta para permitir la entrada de aire. A continuación, abriremos su boca e intentaremos sacar la lengua con cuidado para eliminar cualquier resto de material que impida el paso de aire.

¿Cómo comprobaremos que respira cuando el perro ha sufrido un accidente? Visualmente analizaremos si su pecho sube y baja. Si es preciso tomarle el pulso, lo haremos sobre la parte interna de las patas traseras. Es preciso tener en cuenta que el número de pulsaciones normales para un perro que no pase de los 13 kilos estará entre 100 y 160 por minuto.

Contabilizaremos el número de latidos del perro durante 15 segundos y multiplicaremos el número de pulsaciones percibidas por cuatro, para así obtener el número de latidos por minuto. Esta operación la repetiremos para asegurarnos de que el recuento ha sido correcto.

Cosas que pueden envenenar a tu perro

Muy delicado es el traslado del perro accidentado al veterinario o centro de emergencia, entre otras cosas porque puede ser incómodo y doloroso para él. Es adecuado trasladarlo tapado con una manta. Si el traslado se realiza en coche, no es buena idea llevarlo en el suelo del coche: un frenazo podría aumentar su daño.

Heridas, hemorragias, fracturas… el perro ha sufrido un accidente

  • En el caso de hemorragias, hay que cortar cuanto antes la salida de sangre. Para ello aplicaremos una compresa de tela (el algodón deja restos de fibras) empapada en agua. Una vez detenida la hemorragia, cortaremos el pelo en torno a la herida para que se quede limpia y se acelere la curación. A continuación, acudiremos rápidamente al veterinario.
  • Si la herida está originada por el mordisco de otro perro, además de cortar el pelo en torno a la herida limpiaremos con cuidado la zona infectada. Para ello utilizaremos agua tibia y un desinfectante para piel suave. Después, aplicaremos una crema antiséptica; si la herida es profunda, hay que ir rápidamente al veterinario.
  • Cuando hay una fractura, es preciso actuar con mucho cuidado, sin movimientos bruscos. Podemos intentar inmovilizar la zona lesionada –si tenemos conocimientos en primeros auxilios– mediante un lazo, revista, trozo de tela, etc. Si no conocemos la forma de proceder, lo recomendable es no manipular la zona, para no agravar la lesión.
  • Asfixia en el agua. Si el animal tuviera síntomas de ahogamiento y asfixia después de caer al agua, la forma correcta de alzarlo es levantándolo por sus patas posteriores para que salga todo el líquido de sus pulmones.

Si vemos que no respira, lo reanimaremos presionando de forma rítmica a los dos lados del tórax. Un truco casero, pero práctico, es cerrar bien la boca del animal y soplar con la otra mano en forma de tubo sobre los dos orificios de su nariz.

El supuesto de envenenamiento

Intoxicaciones y envenenamientos son otros de los riesgos importantes en que puede incurrir un can que pasea al aire libre. Los signos de un envenenamiento son claros: vómitos, mareos, convulsiones, etc. Incluso puede expulsar espuma por la boca.

Envenenamiento de perros

En estos casos, lo primero es identificar el veneno y guardar una muestra que llevaremos al veterinario. Mientras tanto, intentaremos que el animal no deje de beber leche o agua para conseguir diluir el veneno.

Si la sustancia tóxica ha entrado ya en contacto con la piel del perro, lo lavaremos con agua abundante para que, en el caso de que quiera lamerse, evitaremos que ingiera dosis de veneno. De ser necesario, incluso cortaremos su pelo en la zona afectada.

Urgencias en los ojos

A lo largo del paseo, son muchos los riesgos que acechan a nuestro amigo. Desde granos de arena, ramas de árboles de punta, etc. Si se produce una herida en el globo y el párpado está cerrado, no debemos forzarlo a que lo abra.

El botiquín

En nuestra casa debemos tener un botiquín lo más completo posible para atender a nuestro perro; no nos faltarán guantes, tijeras, yodo, vendas, esparadrapo, termómetro clínico, algodón, agua oxigenada, alcohol, gasas, etc.