¿Tu perro come mucho? Cómo evitarlo

Yamila · 6 agosto, 2016

La glotonería y la gula son dos pecados capitales para los peludos. Si tu mascota prácticamente deglute todo lo que tiene a su alcance, siempre tiene apetito “voraz” y puede comer sin parar, entonces debes tener cuidado… ¡podría enfermar! Recuerda que un can con hábitos alimenticios correctos es una mascota sana y fuerte. En este artículo te contaremos cómo evitar la situación si tu perro come mucho.

Mi perro come mucho: ¿por qué?

Hay algunos canes que nunca sacian su hambre y siempre están ansiosos de que su plato se llene de comida. Cuando sus dueños están almorzando o cenando se pasean de aquí para allá esperando que algo caiga al suelo o lloran para que compartan aunque sea un pedacito de lo que ellos están disfrutando.

perro no mastica bien la comida

Los veterinarios indican que un perro glotón no nace, sino que se hace. Esto quiere decir que depende de la crianza que se le ha inculcado desde cachorro es como el animal será el resto de su vida. Principalmente esto se debe a que los integrantes de la familia lo “malcrían” dándole comida en horarios diversos o cuando ellos están comiendo algo.

A su vez si el perro no juega o pasea lo suficiente, encontrará en la comida un refugio, una fuente de satisfacción para tanta energía acumulada. Es bueno saber que el can no entiende que hay que cumplir normas y se basa en la experiencia y en los hábitos repetidos. Con el apetito pasa lo mismo.

No olvides llevarlo al veterinario para descartar que padezca una enfermedad que lo hace comer mucho. Las dos patologías más habituales en este caso son la diabetes mellitus o las alteraciones hormonales.

Mi perro come mucho… ¡y rápido!

Otro de los problemas habituales de los animales es que degluten sin parar y sin respirar. Esto es realmente malo para ellos. Engullir sin masticar es una actitud instintiva, que proviene de sus antepasados y de sus parientes cercanos, los lobos, y que puede provocar problemas intestinales.

Cuánto más rápido come, menos mastica. Lo malo es que entre el pienso y los huesos de vaca o pollo que hay en el plato, el animal se puede ahogar o que le quede la comida atascada en la garganta. Como también está tragando aire, puede desencadenar problemas gástricos, eructos y ventosidades.

Pero sin dudas el principal riesgo de comer rápido y sin masticar es la torsión de estómago. Esta enfermedad aguda debe ser tratada con urgencia porque lleva a la muerte del perro en pocas horas. La tasa de mortalidad es muy elevada. Los síntomas son vientre hinchado, caminar encorvado, apatía e intento de vomitar sin éxito.

Consejos para que tu perro deje de comer mucho (o rápido)

Las mascotas-aspiradora son muy frecuentes. En casi todas las familias hay uno. Presta atención a estos tips que evitarán que tu perro coma tanto:

Dale porciones pequeñas varias veces al día

Se aconseja que la misma ración grande se divida en al menos dos menores para que puedan hacer mejor la digestión y no pasen tantas horas con el estómago vacío. De esta manera el animal tendrá menos hambre y no devorará lo que tiene en el plato.

Ponle un plato al revés

No se trata de un truco mágico ni nada por el estilo, sino de que debajo del plato la forma es diferente y tiene algunos “recovecos” o “pasillos” donde el perro tendrá que escarbar o hacer un esfuerzo para acabarse lo que hay dentro. Hay incluso algunos que ya se venden con “juegos de ingenio” para cumplir mejor su función.

Usa juguetes que se rellenan

perro y juguete

En las tiendas especializadas venden unos juguetes-croquetas que se pueden rellenar con pienso o comida casera. Son de caucho y permiten que mientras tu mascota juega, busca el alimento y saca a relucir su instinto de cazador.

Por último, te aconsejamos si tienes varios canes que los alimentes por separado, ya que de lo contrario aumentarás el estrés y la presión por terminar su comida. Cuando hay otro animal cerca se sienten atacados o amenazados y por ello comen más rápido. Así evitas problemas si tu perro come mucho.