¿Es tu perro un buen cazador?

Según la raza, en el ADN puede estar más o menos presente este instinto, que es algo que se transmite de generación en generación; también puede observarse su comportamiento, ya que tendrá mayor instinto si tiende a rastrear y a olfatear el suelo sin apenas levantar la cabeza mientras pasea

¿Has observado a tu perro muy concentrado en los movimientos de aves o insectos en el parque o en las calles? Nuestros amigos heredaron ciertos comportamientos instintivos como la caza o el pastoreo de sus antepasados salvajes. Para saber si tu mascota es un buen cazador, te proponemos conocer cómo el instinto de caza se expresa en los canes.

Qué es el instinto

El instinto aparece como un motor natural que impulsa a todos los seres vivos y permite su supervivencia. Gracias a él, un ser vivo puede actuar frente a los diversos estímulos de su entorno como sonidos o imágenes. Y sin él, cualquier ser vivo es vulnerable frente a su propio hábitat.

Como es inherente a la naturaleza de todos los animales, el instinto es definido como una ‘fuerza pura’. Esta fuerza actúa de forma cíclica, siendo al mismo tiempo la causa y la consecuencia de todas las acciones de un animal. Cada comportamiento instintivo es una expresión completa del instinto, desde un principio hasta su conclusión.

Ciertos comportamientos generados a partir del instinto, que aparecen como capacidades adaptativas, son trasmitidos genéticamente entre los animales. Estos hábitos y comportamientos pasan de generación en generación como una habilidad de adaptación a su entorno que garantiza su supervivencia. El instinto de caza, por ejemplo, era crucial para permitir la nutrición de los lobos y canes salvajes.

También los cachorros de ciertas razas pueden mostrar un impulso natural a desempeñar ciertas funciones sin haber recibido cualquier entrenamiento. Los border collie, por ejemplo, pueden empezar a pastorear naturalmente a partir de sus dos o tres meses de vida.

El instinto de caza en los perros

Históricamente, perro y hombre han cazados juntos mediante el uso sus capacidades para obtener una mejor jornada de cacería. Solos, hombre y perro eran fuertes, pero vulnerables. Juntos, sumaban racionalidad, instinto y lealtad para preservar sus familias. Una relación que estaba destinada al éxito desde sus principios lejanos.

Casi todos los perros conservan el instinto de la caza en su ADN, aunque no necesiten perseguir o abatir una presa para alimentarse. No obstante, algunas razas demuestran una mayor predisposición o facilidad para la cacería. Los perros más antiguos, como el chow o el husky siberiano, suelen preservar sus instintos bien marcados aún en la actualidad, si tenemos en cuenta que han evolucionado en determinadas actitudes.

Cómo saber si es tu perro un buen cazador

Es posible saber si es tu perro un buen cazador si observamos su herencia genética y su comportamiento. A continuación, te ofrecemos algunos tips para reconocer fácilmente el instinto de la caza en tu mejor amigo.

Tener en consideración su predisposición genética

Como ya mencionamos, el comportamiento instintivo de la caza está muy fuertemente impreso en los genes de algunas razas. Por ello, la herencia genética puede ser un excelente indicador para descubrir si es tu perro un buen cazador.

Perrita setter

Si tu mascota pertenece a los terrier, bracos, perdigueros, pointer, setter, retriever o spaniel, es muy probable que exhiba un fuerte instinto cazador. Además, los beagles, los dachshunds y los dálmatas también demuestran gran interés por la cacería.

Por otro lado, si adoptaste a un bello mestizo, podrás averiguar si tu peludo posee algún parentesco con dichas familias caninas. Pero resultará más simple y eficaz observar su comportamiento para identificar ciertas actitudes de cacería.

Observar el comportamiento de tu perro

Independiente de su raza, edad o sexo, cualquier can puede demostrar predisposición para la actividad de la cacería. Por ello, la mejor forma de saber si es tu mascota un buen cazador, observa cuidadosamente su comportamiento.

Los perros cazadores poseen un sentido del olfato más desarrollado que los demás canes. Suelen olfatear los elementos de su entorno de forma casi obsesiva en la búsqueda de algún rastro de posibles presas. Si tu peludo olfatea constantemente la tierra, la vegetación, el aire o todos los rincones del hogar, es una de las señales más evidentes de su instinto cazador.

Beagle rastreando

Además, los canes con comportamiento de cacería bien desarrollados casi nunca levantan sus cabezas al pasear. Sus sentidos están concentrados en la tierra, donde suelen esconderse sus presas naturales.

Por otro lado, si es tu perro un buen cazador, estará atento a los movimientos de cualquier animal que perciba en su entorno. En casos más extremos, puede intentar escaparse, descontrolarse y desobedecer a su propietario para perseguir a pájaros, insectos o pequeños roedores.

Estas actitudes de descontrol no deben ser estimuladas en ningún perro, independiente de su tamaño o raza. Un can obstinado en atrapar a una presa puede representar un riesgo para los animales y personas con los cuales comparten un mismo ambiente.

Te puede gustar