El münsterländer grande: un cazador versátil

Laura Huelin 14 enero, 2018
Encontramos los orígenes del münsterländer grande en las razas cazadoras, concretamente de la conocida muestra en Alemania, entre los siglos XVIII y XIX

El münsterländer grande es una raza originaria de Alemania; su supervivencia con el paso de los siglos se debe a su especialidad en un tipo de caza muy concreto y en su gran carácter. Parece un perro más tipo spaniel, pero nada más lejos de la realidad, por lo que te invitamos a conocer a este gran can.

Historia

Encontramos los orígenes del münsterländer grande en las razas cazadoras, concretamente de la conocida muestra en Alemania, entre los siglos XVIII y XIX. Uno de sus antepasados más claros era una raza especializada en la caza de aves; también se sabe que comparte genes con los sabuesos y los perdigueros.

Los perros de muestra empezaron a criarse selectivamente y a ser reconocidos como razas a finales del siglo XIX. Se le agrupó con los perros de muestra de pelo largo y empezaron a seleccionarse mejor los colores que podía mostrar, hasta que apareció como raza reconocida en la década de los 80.

Raza de perro Münsterländer: historia

Características

El münsterländer grande es un can de apariencia ágil y estilizada. Tiene un paso ágil y un movimiento fluido, que le ayudan enormemente a desenvolverse por el campo. Las proporciones de su cuerpo son cuadradas: la altura de la cruz es la misma que la longitud de la espalda.

La variedad grande del münsterländer alcanza los 58 o 65 centímetros de altura hasta la cruz y su peso está rondando los 30 kilogramos: es un perro alto pero no es corpulento. Se puede decir que no hay una diferencia significativa de tamaño entre machos y hembras.

Tiene el pelo semilargo, liso y sedoso. Sin embargo, en las patas posteriores, en las orejas y en la cola debe ser un poco más largo. Solamente se permite que aparezca en los colores blanco y negro: deben ser blancos con franjas, manchas o placas en negro. La cabeza sí puede ser completamente de color negro con alguna raya o mancha blanca.

La cabeza es triangular y alargada, que se estrecha ligeramente hacia el morro. La diferencia entre el cráneo y el principio del morro es poco pronunciada. La trufa siempre es de color negro, al igual que los ojos.

Raza de perro Münsterländer: caracteristicas

Las orejas son grandes y caen pegadas a la cabeza. Lleva la cola levantada cuando está en reposo, casi  a la altura de la línea de la espalda; cuando se excita puede erguirla un poco más.

Comportamiento

El münsterländer grande es una raza especialmente dócil y complaciente. Tiene una gran capacidad de adaptación y vive apegado y pendiente de su familia, humana o animal. Es amigable y no le cuesta relacionarse con extraños; también es capaz de vivir con más animales.

A pesar de esto, resultan buenos perros guardianes que saben distinguir las visitas de los intrusos. Son tolerantes y pacientes, lo que les hace una raza adecuada para tratar con niños, aunque no hay que olvidar que siempre deben supervisarse las interacciones de niños y canes.

Son animales muy inteligentes que siempre se mostrarán deseosos de aprender. Sin embargo, pueden resultar obstinados o tozudos, por lo que es necesario emplear con ellos una educación basada en el refuerzo positivo: no es un animal que pueda aprender a base de castigos o por la fuerza.

Raza de perro Münsterländer: comportamiento

En la caza, son animales fiables. Sin embargo, no desarrollan el instinto tan temprano como otros perros cazadores. Se necesita un poco más de paciencia que con otros caninos pero se consiguen compañeros deseosos de trabajar y son muy eficientes en su labor.

Son caninos vivaces y enérgicos, pero no nerviosos, es decir, el ejercicio que necesitan hacer se basa en tres paseos de calidad al día. De todas maneras, adoran correr por el monte, por lo que aprovecharán una escapada a la naturaleza de vez en cuando.

Debido a que es un perro de muestra, los juegos de perseguir con la vista, como pelotas o palos, están desaconsejados. Resultan demasiado estresantes y activan un instinto de caza que no pueden completar.

Cuidados

El münsterländer grande tiene pocas enfermedades hereditarias; por estadística sufren más los problemas de salud habituales en perros de tamaño grande. La displasia de cadera o codo, junto a la torsión gástrica y algunos problemas oculares son recurrentes en esta raza.

Raza de perro Münsterländer: cuidados

La prevención y detección de estos problemas de salud siempre debe ser responsabilidad de un veterinario. Aunque el perro parezca sano, debe hacer las revisiones que el profesional médico recomiende; tampoco debemos olvidarnos de las desparasitaciones internas y externas.

Los perros con las orejas caídas son propensos a sufrir otitis y otras infecciones. Como también es un animal de monte, después de cada salida debe hacerse una revisión general para localizar las posibles espigas o astillas y parásitos en las patas o en las orejas.

El münsterländer grande es un cazador excepcional especializado en aves. Es un perro versátil que también puede ser una gran mascota: dócil con los humanos, paciente con los niños y amigable con otros perros y animales.

Te puede gustar