Perrito que dejaron abandonado y encadenado, llena de amor a su nueva familia

Duke es un perrito al que dejaron cruelmente abandonado y encadenado. sufrió graves fracturas.
Perrito que dejaron abandonado y encadenado, llena de amor a su nueva familia

Última actualización: 07 febrero, 2022

Al perrito que protagoniza esta historia lo dejaron abandonado y encadenado por casi una semana. No obstante, luego de un largo proceso de recuperación logró ser adoptado y se dedicó a llenar de amor a su nueva familia.

De esta forma queda demostrado que la humanidad se divide entre las personas que causan dolor y las que se dedican a cambiar vidas. Esperamos de corazón que sean más las segundas. No dejes de leer porque te vas a enamorar en pocos minutos.

La historia del perrito que dejaron abandonado y encadenado

duke fue cruelmente abandonado

Los crueles hechos que te contaremos a continuación ocurrieron en Bulgaria. Allí, un ser sin alma ni corazón dejó a un pobre perrito abandonado y encadenado a un viejo y oxidado remolque. Con solo 10 meses de vida, este peludo experimentó el sufrimiento más grande de su vida.

No fue suficiente con dejarlo tirado, sino que la cadena que le impusieron le impedía moverse libremente. Además, el cruel ser que hizo esto se encargó de difundir entre las personas cercanas un rumor sobre su salud, dijo que el can tenía una enfermedad contagiosa. De esta manera, le negó la oportunidad de ser ayudado.

La salvación llegó a su vida

perrito abandonado y encadenado llena de amor a sus adoptantes

Tras pasar varios días abandonado y encadenado, el perrito fue rescato por unos verdaderos ángeles. Fueron los voluntarios de la fundación Rudozem Street Dog Rescue quienes acudieron al llamado de un vecino que se apiadó del peludo. Esta persona se compadeció y reportó los hechos.

El perro lleva por nombre Duke y, al momento de su rescate, estaba muy mal, agotado y sin esperanzas. Según el cofundador de la organización benéfica, Tony Rowles, el animal estaba rodeado de moscas y, al no poder moverse, estaba durmiendo prácticamente en sus propias heces.

Esto se debió a que la cadena que rodeaba su cuello era muy corta, solo le alcanzaba para echarse debajo del remolque y así escamparse de la lluvia y protegerse del sol.

Conmovido por su mirada, Tony refugió al perrito abandonado y encadenado

Diane se encariñó mucho con Duke

El perrito permaneció mucho tiempo abandonado y encadenado, el dolor y la tristeza se veía en sus ojos. “Estaba muy asustado. Había un olor a amoníaco. No podía moverse, era totalmente abrumador“, cuenta Tony.

Ante este escenario, el hombre decidió llevárselo a su casa, entre otras cosas, porque no había más espacio en el refugio. Te preguntarás qué pasó con la supuesta enfermedad peligrosa que tenía Duke. Pues bien, resultó ser únicamente un rumor, lo que el can tenía era exceso de temor y desconfianza.

“Él estaba bien cuando me acerqué a él al principio. Pero se podía ver el miedo en su forma de moverse y la forma en que se apartó de mí en las primeras semanas”, aseguró el tutor. De hecho, resultó que este perrito es muy amable y amistoso, su verdadera personalidad empezó a aflorar cuando se sintió seguro.

El diagnóstico de Duke

Duke estaba muy enfermo de sus patas

Hay que precisar que el cánido reflejaba mucho miedo con Tony, pero cuando conoció a su esposa, Diane, el can cambió radicalmente. Ella fue fundamental en todo su proceso de adaptación y tratamientos médicos. Por el tiempo que duró encadenado, sufrió lesiones en sus patas y en su garganta por cuenta de la cadena. A ello se sumó un cuadro de desnutrición y debilidad.

“Fue un verdadero shock cuando el veterinario dijo que esto era un trauma en sus patas. Obviamente estaban rotas. Sus patas se hicieron añicos. Los ligamentos de los pies eran inexistentes. Los huesos estaban simplemente flotando en sus patas“, cuenta Tony.

Aunque el diagnóstico era desolador, se le realizaron varias cirugías al perrito que finalmente logró recuperarse. El amor, los cuidados y trasnochos de Tony y Diane fueron más que cruciales. Al cabo de un tiempo, Duke estaba listo para ser adoptado y amado para siempre.

El día de la adopción por fin llegó

La organización benéfica se encargó de gestionar su adopción y dejó registro de todo lo sucedido en video. Después de revisar varias postulaciones, fue una mujer radicada en Inglaterra quien tuvo la fortuna de llevarse a este luchador a su casa.

Diane y Tony tuvieron que decirle adiós a Duke entre lágrimas, algunas de tristeza, pero la mayoría de felicidad al ver sus grandes avances. Tras dos años de este feo episodio, Duke comprendió que su nueva familia no sería como la anterior y les ha retribuido su acogida con muchísimo amor.

Ojalá que los más de 1000 peludos que aún están en Rudozem Street Dog Rescue tengan esta misma suerte. Recuerda que la adopción es la mejor forma de cambiar vidas.