Peces rojos: cuidados y enfermedades

Francisco María García · 1 noviembre, 2018
¿Sabes cuáles son los cuidados que necesitan los peces rojos? Te contamos todo acerca de las enfermedades a las que son más propensos, así como sus requerimientos y alimentación.

Los peces rojos, también conocidos como goldfish o carpines dorados, son una de las especies más populares en los acuarios. Aunque se trate de un animal resistente, el pez rojo necesita recibir los cuidados apropiados para preservar su buena salud.

Enfermedades más comunes en los peces rojos

Los carpines dorados son vulnerables a sufrir gran parte de las enfermedades comunes en los peces de acuario. Por ello, es muy importante conservar una óptima higiene para prevenir que dichas patología amenacen el equilibrio de la vida en nuestra pecera.

A continuación, enumerados las principales enfermedades que pueden afectar a los peces rojos:

1. Enfermedad de Ich o “punto blanco”

Punto blanco es el nombre popular de una de las enfermedades más comunes en los peces rojos. Se trata de una patología muy contagiosa provocada por el parásito Ichthyophthirius multifiliis, que se aloja bajo la piel de los peces.

Como estos parásitos necesitan salir del cuerpo del pez para reproducirse, forman pequeños agujeros en su piel. En ellos, se forman quistes de donde salen nuevos parásitos y que suelen infectarse rápidamente.

Los síntomas más frecuentes de esta enfermedad en los peces rojos es la aparición de puntos blancos en su piel. A medida que la patología avanza, también se observan problemas respiratorios debido a los daños ocasionados en las branquias.

Especies que respiran por las branqueas

2. Hidropesía

Se trata de una enfermedad crónica que suele avanzar de forma silenciosa. La hidropesía está relacionada con una higiene deficiente del acuario, así como con el mantenimiento inadecuado de sus filtros. Sin embargo, también puede ser provocada por una mala alimentación (deficiencias nutricionales).

Por lo general, los síntomas solo se vuelven visibles en las fases más avanzadas de la hidropesía. En estos casos, observamos que el pez se hincha y que las escamas se erizan y sobresalen de su cuerpo.

Al detectar estos síntomas, será esencial poner en cuarentena a los peces infectados, separándolos inmediatamente de los animales sanos. Luego revisaremos cuidadosa y detalladamente la higiene del acuario y la calidad del agua. También se recomienda consultar a un veterinario especializado acerca de la nutrición ideal para cada pez.

3. Infestación de sanguijuelas

Las sanguijuelas son ectoparásitos de pequeño y mediano tamaño que suelen ser visibles a simple vista. Se adhieren a la camada externa de la piel del pez (epidermis) para nutrirse de su sangre. Por lo general, ingresan en la pecera cuando incorporamos nuevos ejemplares.

La mejor manera de prevenirlas es adquirir peces en tiendas o criaderos fiables y debidamente homologados. Además, se recomienda revisar bien la piel y el aspecto del nuevo pez antes de incorporarlo al acuario.

Cuando los peces rojos presentan algunas sanguijuelas, podemos intentar quitárselas cuidadosamente. Para ello, necesitaremos una pinza pequeña y de buen agarre, y un paño limpio, fino y húmedo.

En primer lugar, quitaremos el pez del acuario y lo pondremos en el paño húmedo. Entonces, delicadamente cogeremos el gusano con la pinza, siempre por la extremidad adherida a la piel del pez. Con un solo tirón, seco y firme, quitamos la sanguijuela de su piel y desinfectamos la herida resultante.

Cuidados básicos para los peces rojos

En líneas generales, los peces rojos necesitan los mismos cuidados que cualquier otro pez de acuario para preservar su buena salud. Ellos son: un acuario apropiado a su tamaño y actividad, una higiene reforzada, incluyendo un buen sistema de filtrado, las condiciones óptimas del agua y una nutrición completa y equilibrada.

Peces en una pecera.

El acuario ideal para un goldfish

El goldfish es un pez de agua fría que se adapta mejor a estanques, ya que suelen crecer bastante. Por ello, para vivir bien en cautividad, el carpín dorado necesitará contar con un acuario de buenas dimensiones.

Se recomienda adquirir un recipiente grande, con al menos 40 litros por cada individuo. Es decir, una pareja de peces rojos necesitaría un acuario de 80 litros, aproximadamente.

Después de elegir el acuario ideal para tus peces rojos, será el momento de adquirir el filtro más apropiado para su modelo. En las tiendas, podemos buscar orientación por parte de los propios vendedores.

Temperatura y pH del agua

Los peces rojos viven naturalmente en aguas frías o templadas, mayormente con temperaturas de 15ºC a 20ºC. No obstante, en su estado silvestre, muchas especies pueden soportar temperaturas de entre 5ºC y 24ºC.

Dependiendo de la temperatura de tu hogar y de la época del año, será fundamental considerar la necesidad de calentar o resfriar el agua del acuario. También se recomienda medir regularmente el pH de tu pecera, intentando siempre mantenerlo cerca del pH 7.

Alimentación de los peces rojos

Los peces rojos son animales omnívoros que disfrutan de mantener una alimentación muy variada. En la naturaleza, suele consumir crustáceos, insectos, plantas, larvas y gusanos.

En las tiendas especializadas, encontraremos mezclas especiales para alimentar a un goldfish. Estos preparados son idóneas, ya que contienen las proporciones adecuadas de todos los nutrientes.

Con un poco de atención, no es muy complicado cuidar de los peces rojos de nuestro acuario. El colorido que aportarán a nuestro acuario y al entorno bien merece la pena.