Pasteurelosis en conejos: causas, síntomas y tratamiento

07 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
La pasteurelosis es una enfermedad muy común en conejos, pues muchos ejemplares adultos presentan a la bacteria causante en el tracto respiratorio. Pocas veces se trata de una entidad clínica grave.

La pasteurelosis en conejos es una patología bacteriana producida por la bacteria Pasteurella multocida. Según la variedad del agente patógeno y la condición de salud del animal, la infección puede ser leve o grave. Algunas cepas pueden permanecer en los conductos nasales del conejo sin causarle ningún síntoma.

P. multocida es endémica en muchas colonias de lagomorfos, sobre todo en las poblaciones salvajes. Si quieres saber más sobre la pasteurelosis en conejos, continúa leyendo.

¿Qué es la pasteurelosis?

Como hemos dicho, la pasteurelosis es una infección que causa síntomas nasales, sinusales, óticos y oculares en el animal. En los casos más graves, el conejo puede desarrollar neumonía, abscesos en huesos y articulaciones e incluso un fallo multiorgánico. Ante estos últimos síntomas, la muerte del animal está casi asegurada.

Pasteurella se refiere a un género de bacterias, de las cuales muchas son comensales en el tracto respiratorio superior del conejo. El problema comienza con P. multocida, pues esta especie puede provocar infección en animales inmunocomprometidos y estresados, o en aquellos afectados por cepas más agresivas.

Tal y como indica la House Rabbit Society, existen diversos conceptos que se deben tener en cuenta a la hora de hablar de la pasteurelosis en conejos. Entre ellos, encontramos los siguientes:

  1. Si las crías son separadas de las colonias parentales pronto, la probabilidad de infección en los jóvenes desciende exponencialmente.
  2. La bacteria puede permanecer viable por varios días en secreciones y agua contaminadas. El patógeno entra por las fosas nasales y se instaura en los senos paranasales. También puede extenderse a las orejas, los ojos, los órganos torácicos y genitales.
  3. A veces, la infección es completamente asintomática.
Los pulmones de un conejo en el veterinario.

Síntomas de la pasteurelosis en conejos

La mayoría de síntomas de la pasteurelosis implican un compromiso en el tracto respiratorio superior. Entre los signos clínicos más comunes, encontramos los siguientes:

  • Estornudos acompañados por una descarga mucosa. Esto puede provocar que se vean manchas semitransparentes en las patas delanteras del conejo.
  • En un principio, la descarga nasal es de naturaleza líquida y transparente. A medida que avanza la infección, esta se oscurece y puede aparecer con sangre.
  • Inflamación del tejido ocular y producción excesiva de lágrimas.
  • Dificultad respiratoria acompañada de rinitis severa e incluso neumonía.
  • Pérdida de apetito, depresión y actividad reducida.

Aunque la pasteurelosis afecte a conejos de toda edad y raza, la inmunosupresión, vejez y una mala costumbre a la hora de criar ejemplares puede favorecer su aparición. Cuanto más efectivo sea el sistema inmune del animal, menos probabilidades habrán de que la infección se cronifique o se expanda a otros órganos.

Tratamiento

Tal y como indican documentos divulgativos, algunos de los animales infectados pueden requerir una terapia de aporte de oxígeno en una clínica veterinaria. Los conejos no son capaces de respirar por la boca, así que una oclusión nasal puede ser letal si no se aborda rápidamente.

Para los conejos que puedan permanecer en casa, se puede aliviar su sintomatología manteniendo su nariz limpia, con una mayor humidificación del entorno y mediante la nebulización de la jaula con una solución salina. Todo esto puede ayudar a que el conejo secrete el exceso de moco en la cavidad nasal.

Si tu conejo está enfermo, debes vigilar que siga comiendo a toda costa —pero trata de no estresarlo en el proceso—. En el caso contrario, podría desarrollar hipercrecimiento de colonias bacterianas intestinales, lo que complicaría aún más el ya delicado cuadro clínico.

Muchas posibles medicinas

En lo que a la medicación se refiere, esta dependerá del estado del animal y de la cepa bacteriana patógena que causa la pasteurelosis. Es necesario que si observas los síntomas previamente descritos acudas a un veterinario, pues solo él te podrá dar un fármaco indicado. Entre los más comunes, encontramos los siguientes:

  • Antibióticos: suelen recetarse en intervalos de 2 a 6 semanas, dependiendo de la gravedad de la infección. La recaída tras el periodo de medicación suele ser común así que, a veces, el conejo necesitará un tratamiento de por vida. Ejemplos de antibióticos son la enrofloxacina, marbofloxacina y azitromicina.
  • Antiinflamatorios: los aintiinflamatorios no esteroideos (AINEs) son una buena opción para aquellos conejos que experimentan dolor óseo y articular.
  • Antihistamínicos: se utilizan en contadas ocasiones.
Un conejo Belier sobre fondo blanco.

Paciencia y esperanza

Por desgracia, la pasteurelosis es una patología que puede acompañar al conejo por el resto de su vida. En algunos casos los animales se curan sin problema, mientras que en otros requieren tratamiento vitalicio para evitar la recaída.

Por desgracia, algunas de estas cepas bacterianas «permanentes» pueden volverse inmunes a los antibióticos recetados durante mucho tiempo. En estos casos, la supervivencia del conejo se ve seriamente comprometida.

  • Pasteurella, House Rabbit Society. Recogido a 5 de enero en https://rabbit.org/pasteurella-multocidainfection-in-rabbits/