Pachyrrhynchus: la joya de 6 patas de los bosques asiáticos

Camila O.Thomas · 6 mayo, 2019
El Pachyrrhynchus es un gorgojo nativo de Filipinas que presenta una coloración única; estas 'joyas vivas' son codiciadas a nivel mundial y comercializadas en el mercado negro, pero ¿qué las hace tan espectaculares?

El Pachyrrhynchus es un insecto del que probablemente no hayas escuchado jamás. Sin embargo, su aspecto único te dejará muy impactado. Existen insectos que se conocen como ‘joyas vivas’. Este apodo es una alusión a la variedad sorprendentemente grande de mecanismos iridiscentes y efectos ópticos que presentan.

Sin duda la naturaleza es una fuente, hasta ahora inagotable, de asombrosos especímenes. Uno de ellos son los gorgojos Pachyrrhynchus, tan poco conocidos que no tienen un nombre vulgar o común.

El nombre a veces se escribe ‘Pachyrrhynchus’, y otras veces ‘Pachyrhynchus’. Esta ambigüedad es un legado de mala caligrafía al escribir etiquetas en muestras de insectos recolectadas hace mucho tiempo. Es difícil imaginar que detrás de este nombre bárbaro se oculta uno de los insectos más hermosos del mundo.

¿Por qué son únicos estos gorgojos?

Estos gorgojos son grandes, mucho más que otros en el mundo. El cuerpo del Pachyrrynchus es tan grande como un frijol blanco. Sin embargo, la característica más llamativa es que presentan colores muy particulares y patrones cargados.

En Filipinas todas las especies del género Pachyrrhynchus están adornadas con colores metálicos muy brillantes. Además, poseen franjas y manchas que se disponen en curiosos patrones.

Los científicos que han estudiado a estos insectos han demostrado que los llamativos colores son atribuibles a un conjunto de escamas brillantes. Tales escamas se distribuyen en formaciones particulares, fuera del cuerpo del escarabajo (tórax y abdomen).

Los Pachyrrhynchus son muy resistentes: estos insectos no son voladores, pero poseen alas que tienen una función protectora. Este es otro de sus rasgos característicos, la dureza de su cáscara que lo protege de sus depredadores.

Gorgojo

Distribución de las especies Pachyrrhynchus

Los Pachyrrhynchus se encuentran en bosques y áreas silvestres, en una banda geográfica en el sudeste asiático. Esta banda geográfica va desde las islas Ryukyu en el sur de Japón hasta Filipinas.

En 1876 se describieron varias especies en Kotosho, ahora llamada la isla de las Orquídeas. Esta isla fue conquistada militarmente por Japón durante un período comprendido entre los siglos XIX y XX. En la actualidad, la isla de las Orquídeas pertenece a Taiwán.

Existe un sitio para deleitarse con estos maravillosos insectos denominado Salagubang. Fue  diseñado por un coleccionista y apasionado filipino, Stanley Cabigas.

Imitadores del Pachyrrhynchus

Dentro del mundo de los insectos, el color externo se debe a varios elementos. El primero es la existencia en su cutícula de pigmentos. El segundo es la presencia de estructuras regulares (color estructural o de interferencia). Por último, puede ocurrir una combinación de ambas.

El color es un buen sistema de camuflaje o una advertencia sobre su sabor desagradable. Algunas especies sacan provecho de esto y se conocen libélulas, moscas, escarabajos y gorgojos que destacan por sus iridiscencias brillantes y metálicas.

Tan resistentes son los Pachyrrhynchus al ataque de depredadores que sus colores son imitados por diversas especies que están menos equipadas y son más apetitosas. Otros tipos de gorgojos, que generalmente poseen colores muy diferentes, tienen representantes en las Filipinas que imitan al Pachyrrhynchus.

También existen varios escarabajos de cuernos largos que los imitan. Estos escarabajos reproducen los mismos colores y las mismas marcas.

Curculionidae

Incluso existe una langosta (Scepastus pachyrhynchoides) que tomó la forma y la coloración particular de estos escarabajos para escapar de sus enemigos, que los consideran no comestibles.

Qué colores muestran los Pachyrrhynchus

En general, los Pachyrrhynchus tienen cuerpos negros o muy oscuros que contrastan con los tonos brillantes de su caparazón. Sin embargo, algunas especies, como Pachyrrhynchus gemmatus purpureus y Pachyrrhynchus regius, tienen un color de fondo sólido y metálico en la cabeza, tórax, abdominales y patas.

La bella apariencia de estas criaturas no se limita al ojo desnudo. Un examen minucioso de sus escamas revela una bella geometría, casi arquitectónica, visible solo con la ayuda de un microscopio electrónico.

La mayoría de los curculiónidos (gorgojos) y algunos cerambícidos (escarabajos longicornios) presentan estructuras cristalinas tridimensionales en las escamas de su cutícula. De esta manera, se producen reflejos e iridiscencias cerúleas similares al ópalo.

Estos cristales fotónicos pueden adoptar una estructura cristalina compacta. Estas estructuras hexagonales son similares a las del ópalo, aunque también pueden ser cúbicas, como las de los diamantes.

El secreto de sus colores

Los colores que se pueden ver al mirar estos insectos son el resultado del proceso de reflexión. El tamaño y la forma muy precisa de la arquitectura de escala microscópica es una maravilla biológica.

Esta arquitectura produce una forma compleja de interferencia de la luz, y es que filtra toda la luz que llega al cuerpo de los insectos. Así, refleja ciertos colores –o longitudes de onda– de la luz y esta luz reflejada es el color que vemos.

Coleoptera

Por ejemplo, aquellos que tienen estructuras que reflejan la luz azul y permiten que otras longitudes de onda las crucen o queden atrapadas en sus estructuras microscópicas se ven azules para el observador. Los que reflejan la luz roja aparecen rojos, y así sucesivamente. ¡Increíble!

¿Por qué es importante el estudio de los colores de estos insectos?

En este punto, uno puede preguntarse cómo puede ser interesante la investigación sobre estos gorgojos. ¿A quién le importa el color que tienen? La respuesta está en el hecho de que varias industrias y empresas tienen un gran interés en los colores naturales.

Por ejemplo, se ha sugerido que ciertos colores naturales se puedan usar para reemplazar los tintes muy tóxicos que se usan actualmente en la industria de la ropa.

De manera similar, la coloración inspirada en organismos vivos se ha utilizado en innumerables objetos. Desde ciertos papeles, billetes y gafas especiales, hasta pinturas de camuflaje para equipos militares, como aviones.

El reto de conservar la biodiversidad

Actualmente no sabemos si algunas de las especies descritas en el siglo XIX están simplemente extintas. Un primer factor es que el paisaje y la ecología de gran parte de Japón, Taiwán y Filipinas han cambiado dramáticamente desde principios del siglo XX.

La deforestación masiva y el crecimiento de la población, junto con una fuerte industrialización, ciertamente han jugado un papel que ya conocemos.

Es importante conocer que el 90 % de esta especie se encuentra en Filipinas y en ninguna otra parte del mundo. Es una especie endémica del país, altamente restringida al área montañosa y boscosa.

Un segundo factor es la recolección indiscriminada. Esta especie está siendo saqueada y vendida a otros países, lo que puede determinar su extinción.

  • Seago, A. E., Brady, P., Vigneron, J. P., & Schultz, T. D. (2008). Gold bugs and beyond: a review of iridescence and structural colour mechanisms in beetles (Coleoptera). Journal of the Royal Society Interface, 6(suppl_2), S165-S184.
  • Welch, V. L., Van Hooijdonk, E., Intrater, N., & Vigneron, J. P. (2012, October). Fluorescence in insects. In The Nature of Light: Light in Nature IV (Vol. 8480, p. 848004). International Society for Optics and Photonics.