La oruga gato: rara, bella y peligrosa

A pesar de su adorable aspecto, la oruga gato ha desarrollado prácticas excepcionales de defensa contra depredadores y puede causar una picadura grave.
La oruga gato: rara, bella y peligrosa
Luz Eduviges Thomas-Romero

Escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero.

Última actualización: 12 junio, 2022

La oruga gato (Megalopyge opercularis) es una polilla de la familia Megalopygidae también conocida como oruga peluche,​ gato lanudo u oruga pollito. Más allá de su forma característica en el estado larvario, la polilla adulta es conocida como polilla de franela o polilla gato.

Esta oruga a menudo es abundante en su región de origen y puede infestar árboles de sombra y arbustos alrededor de casas, escuelas y parques. Desde el árbol, los peligrosos invertebrados caen sobre las víctimas y les provocan múltiples picaduras. Si quieres saber más sobre este letal pero fascinante lepidóptero, sigue leyendo.

¿Cómo reconocer a la oruga gato?

A continuación, te presentamos una serie de rasgos característicos de este animal:

  • Las orugas de la polilla gato tienen forma de lágrima adornada con pelos largos y sedosos. Por ello, esta larva puede dar la impresión de un mechón de algodón o el lustroso pelaje de un gato persa.
  • Las picaduras que producen no son ocasionadas por los pelos largos, sino por unas pequeñas púas que se encuentran escondidas cerca de su exoesqueleto.
  • Su color varía de amarillo-gris a marrón rojizo o una mezcla de tonalidades.
  • La larva madura es de 2,5 a 3,5 centímetros de largo, con siete pares de cierres con forma de ventosa en la mitad posterior del cuerpo.
  • La polilla adulta tiene alas romas cubiertas con pelo largo y ondulado y una envergadura de 2,5 a 3 centímetros. Las alas son de color naranja en la base, de color crema en las puntas, y las patas están cubiertas de pelos delicados y de tonos llamativos.

Datos de la vida de la polilla gato

El nombre científico de la polilla gato es Megalopyge opercularis. Las polillas adultas emergen a finales de la primavera o principios del verano y ponen cientos de huevos en árboles como robles, nogales, olmos, almeces y otros árboles de sombra. Su distribución abarca parte de América Central y Norteamérica.

Cabe señalar que cada año ocurren una o dos generaciones, aunque las orugas tienden a ser más comunes en el otoño. Durante el invierno, la oruga gato permanece como capullo depositada en el tronco o las ramas de la planta huésped.

Una polilla gato adulta.

La oruga gato es bella y venenosa

Es importante señalar que las orugas y todas las etapas de vida de la polilla del gato pueden representar un peligro para la salud humana. La oruga gato ha desarrollado prácticas excepcionales de defensa contra depredadores.

Así, sus estrategias incluyen mimetismo defensivo y la producción de toxinas proteolíticas, neurotóxicas y alergénicas. En tal razón, al contacto de la piel con los pelos de la oruga, se experimenta un dolor intenso y punzante que se asemeja a la sensación de una quemadura.

Comúnmente, si el contacto tiene lugar en el brazo, las toxinas pueden irradiar el dolor a la región axilar. Además, pueden aparecer manchas eritematosas y en el sitio de la picadura en el paciente. Otros síntomas incluyen dolores de cabeza, náuseas, vómitos, linfadenopatía, linfadenitis y, a veces, shock o estrés respiratorio.

Por sí mismo, el veneno no es tan peligroso como para poner en riesgo la vida del paciente. Al contrario, es la reacción del cuerpo (hipersensibilidad) ante la toxina la que suele producir la mayoría de los efectos adversos. Esta es la razón por la que se prioriza la atención médica, pues las reacciones de hipersensibilidad a las picaduras de insectos suele ser relativamente habitual.

Primeros auxilios para el emponzoñamiento por la oruga gato

Es importante saber que el envenenamiento por contacto con la oruga gato siempre exige consulta, hospitalización e incluso tratamiento en una unidad de cuidados de emergencia. Primero, se debe aplicar una bolsa de hielo en el sitio de la picadura y se pueden administrar antihistamínicos orales al paciente para ayudar a aliviar la picazón y las sensaciones de ardor.

Además, se recomienda aplicar sobre la picadura cinta adhesiva y retirarla cuidadosamente, esto con la intención de eliminar las espinas irritantes. También se pueden aplicar bicarbonato de sodio o loción de calamina para aliviar un poco las molestias. En caso de lesiones oculares, es necesario remitirse a un especialista de inmediato.

La gravedad y el dolor dependen bastante de la zona en donde ocurra la picadura. No obstante, se le considera más dolorosa que la picadura de una abeja. Además, el efecto de la toxina ocasiona que los síntomas se extiendan por el cuerpo, lo que aumenta la molestia aún más.

Una oruga gato sobre fondo blanco.

Control de la población de polillas

Las orugas de la polilla gato se pueden controlar cuando se vuelven abundantes rociando el ambiente con un pesticida residual. Tal es el caso de permetrina, ciflutrina o aerosoles similares etiquetados para el control de orugas en plantas ornamentales.

En algunos casos —como en el patio de recreo de la escuela— la mejor solución puede ser educar a los estudiantes y maestros sobre qué son las orugas y la importancia de no tocarlas con las manos desnudas. Sin duda, la mejor prevención es una completa evitación de contacto con el invertebrado.

Te podría interesar...
¿Hay orugas que pueden ser peligrosas?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Hay orugas que pueden ser peligrosas?

Existen orugas que pueden ser peligrosas, y pueden ocasionar picaduras venenosas y en algunos casos el desenlace puede ser mortal



  • Hall,D.W. (2012, revised 2019). Puss caterpillar (larva), southern flannel moth (adult). in Featured Creatures. Entomology and Nematology. Publication Number: EENY-464. University of Florida. http://entnemdept.ufl.edu/Creatures/MISC/MOTHS/puss.htm
  • McGovern JP, Barkin GD, McElhenney TR, Wende R. (1961). Megalopyge opercularis: observations of its life history, natural history of its sting in man, and report of an epidemic. Journal of the American Medical Association 175(13): 1155-1158
  • Avilán, L., Guerrero, B., Álvarez, E., & Rodríguez-Acosta, A. (2010). Description of envenomation by the “gusano-pollo” caterpillar (Megalopyge opercularis) in Venezuela. Investigación clínica, 51(1), 127-132.
  • Forrester, M. B. (2018). Megalopyge opercularis caterpillar stings reported to Texas Poison Centers. Wilderness & Environmental Medicine, 29(2), 215-220.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.