Origen, evolución y comportamiento del perro

4 mayo, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Sara González Juárez
Que una especie distinta sea capaz de convivir con los humanos con tanta naturalidad no es cosa de un día. El origen del perro, así como su evolución a lo largo de los milenios, está ligada a la existencia de nuestra especie.

Si te paras a pensarlo, cánidos y humanos rivalizaban por la caza en los tiempos en que ambos vivían en la naturaleza. ¿Cómo es que ahora somos mejores amigos? En las siguientes líneas, podrás leer acerca del origen del perro y su evolución hacia lo que hoy se conoce como «can doméstico».

Los perros han pasado por un proceso de domesticación que no ha ocurrido de la noche al día, sino que ha sido tan gradual que ha necesitado de miles de años de desarrollo paulatino. Pero ¿por dónde empezó esta evolución? Aquí te lo contamos.

El origen del perro

El origen de los cánidos se remonta a 50 millones de años atrás: los primeros fósiles considerados de cánido son del Prohesperocyon. Después, hace 30 millones de años, aparecieron los primeros cánidos similares al lobo y al chacal, emparentados con el perro. Se conocen 3 antepasados:

  • Cynodictis: su cuerpo era alargado y sus miembros bastante cortos, con 5 dedos y uñas retractiles.
  • Daphoenus: 10 millones de años más tarde, en lo que ahora es América del Norte, vivió este cánido. Su esqueleto era bastante similar al de un felino salvo por el cráneo, que ya era más parecido al de los lobos actuales. Esta especie se desarrolló en Eurasia, ya que los ejemplares llegaron al otro lado del mundo a través del estrecho de Bering.
  • Mesocyon: Muchos científicos consideran a este como el antepasado directo de otros 2 cánidos, el Cynodesmus y el Tomarctus.
Un lobo negro mira a cámara.

Evolución de la especie

Más allá de estos datos interesantes, ¿cómo ha sido ese proceso desde que estos antepasados pisaran la Tierra hasta lo que hoy se conoce como «perro»? A continuación, tienes una breve cronología de lo que ocurrió con estos mamíferos ancestrales desde que migraron a Eurasia. No te lo pierdas:

  • 500,000-200,000 a.C.: aparecen en Europa y América los primeros Canis Lupus (lobos). Se encuentran restos del Canis sinensis en China, el coyote en América del Norte y el Zorro y el Chacal en Europa.
  • 30,000-15,000 a.C.: de esta época datan los primeros fósiles de cánidos que vivían con humanos, aunque aún no se los considerara perros domésticos.
  • 10,000-6,000 a.C.: apareció el Canis Farcolaris Palustris, antepasado de las razas orientales tipo spitz, como el chow-chow. De este antepasado, no obstante, provienen la mayoría de razas actuales.
  • 4000 años a.C.: comienzan a encontrarse restos de cánidos utilizados para la caza en Egipto.
  • 2000-1000 a.C.: ya existen razas de perros como tal, puesto que los humanos llevan ya muchos años criándolos de forma selectiva para sus necesidades. Se encuentran fósiles de perros pastores y de caza, principalmente.

Evolución comportamental: domesticación

Durante su evolución en Eurasia, estos cánidos se desarrollaron hasta adoptar las características por las que es conocido el lobo (Canis lupus). Esto significa que se organizaban en manadas, cazaban en grupos, destacaban por su gran tamaño y su tendencia a cazar durante la noche, entre otras particularidades.

Aunque resulte intuitivo pensar que el perro desciende del lobo, lo cierto es que ambos comparten un antepasado común que aún no se ha descubierto. Por tanto, el proceso de domesticación comenzó con perros, no con lobos.

Hace 15 millones de años, las poblaciones humanas de Eurasia estaban en proceso de expansión, por lo que fue inevitable que acabaran compartiendo hábitat con los perros de la zona. Se especula que estos cánidos se veían atraídos por los restos de comida de las poblaciones y los cultivos, pues eran fuentes de alimento de acceso fácil.

La siguiente pista en el proceso de domesticación se encuentra en documentos de hace unos 7000 años, donde se muestran a perros desempeñando labores junto al ser humano. Esto apunta a que ya eran compañeros de caza, por lo que su carácter se habría adaptado mucho más a convivir con el humano.

Así pues, la suma de selección artificial por parte del humano y el abandono de la vida en libertad fue la clave para crear un carácter mucho más gregario y orientado a agradar de los canes domésticos. Con el paso del tiempo, este carácter daría origen a su uso como mascotas, documentado ya en la época romana.

Los perros salvajes son animales adorados por los indígenas.

El origen del perro tal y como se conoce hoy en día, como puedes ver, ha pasado de ser una relación simbiótica a una puramente de acompañamiento. Aunque aún se sigan utilizando y criando canes para fines como la caza o la guerra, ambas especies podrían vivir perfectamente sin la otra. Aun así, siempre nos quedará la emoción de compartir vida con ellos.

  • Acosta, A. Primer registro de perro doméstico prehispánico (Canis Familiaris) entre los grupos cazadores recolectores del humedal de Paraná inferior (Argentina). Antípoda Revista de Arqueología y Antropología, 13 (2011), 294, pp. 175-199.
  • vonHoldt, B. M. (2017, 1 julio). Structural variants in genes associated with human Williams-Beuren syndrome underlie stereotypical hypersociability in domestic dogs. Science Advances. https://advances.sciencemag.org/content/3/7/e1700398.full
  • Botigué, L. R. (2017, 18 julio). Ancient European dog genomes reveal continuity since the Early Neolithic. Nature Communications. https://www.nature.com/articles/ncomms16082?error=cookies_not_supported&code=00028f7c-97dc-4852-83de-e3199eb96312#abstract
  • Kupczik, K. (2017, 14 julio). The dental phenotype of hairless dogs with FOXI3 haploinsufficiency. Scientific Reports. https://www.nature.com/articles/s41598-017-05764-5?error=cookies_not_supported&code=b065623a-b5c2-49a1-83d8-dcb86875e64f