Nace una jirafa sin manchas en el zoo de Tennessee, única en el mundo

Esta última sorpresa de la genética ha nacido en cautividad. Tiene un color pardo liso y está en perfecto estado de salud. ¡Ven a conocer a la pequeña jirafa sin manchas!
Nace una jirafa sin manchas en el zoo de Tennessee, única en el mundo
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 24 marzo, 2024

Una jirafa sin manchas es una de esas singularidades que la genética le regala a nuestros ojos. En este oportunidad, ha nacido en un zoológico de Tennessee, Estados Unidos, y es la primera de su línea materna que tiene esta coloración.

Pero esta pequeña —de unos 90 kilos—, que vino al mundo el 31 de julio de 2023, no es la única jirafa que ha sorprendido a los humanos por su inusual coloración, producto de una mutación genética. Se tiene registro de otro caso en Japón, que data de 1972. Si te interesan estas raras excepciones, quédate, pues encontrarás casos que te dejarán con la boca abierta. ¡Vamos con ello!

La jirafa sin manchas de 2023

El Brights Zoo ha tenido el privilegio de asistir al nacimiento de una jirafa, un acontecimiento que, de por sí, ya es raro en cautividad. Pero, además de ello, han presenciado el resultado de una infrecuente mutación genética: la cría ha nacido sin el típico patrón manchado de las jirafas.

La coloración de esta jirafa es marrón en su totalidad, con tonalidades más claras en las siguientes partes del cuerpo:

  • Orejas
  • Vientre
  • Contorno de los ojos

Los veterinarios que asistieron al parto no encontraron indicios de una enfermedad subyacente, relacionada con ello. A día de hoy, la pequeña sigue sana, por lo que se ha tomado como una buena noticia.

En cuanto a su aceptación social, se ha observado que ningún ejemplar de su familia ha rechazado a la pequeña jirafa sin manchas. Su madre había dado a luz a 3 crías antes que a ella, todas con un patrón normal. Sus hermanas la han recibido en la familia sin problemas.

Jirafa sin manchas en compañía de su madre y otras de su especie.
La jirafa sin manchas, llamada «Kipekee», es la única de su especie con esta rara coloración. El nacimiento de una cría con esta mutación genética no ocurría desde 1972. Crédito: Sandra Bush.


Casos anteriores de coloraciones atípicas en jirafas

Aunque este caso del zoo de Tennessee está siendo muy sonado, no es el único que atañe a esta especie. Estas mutaciones tienen lugar en todo el mundo, tanto en cautividad como en su hábitat natural. Echa un vistazo a estos dos acontecimientos:

  • Zoo de Ueno, Japón, 1972: este es el otro caso conocido del nacimiento de una jirafa sin manchas. La llamaron «Toshiko» y, como ocurre con la más reciente, no mostró signos de enfermedad.
  • Jirafas blancas de Kenia: este avistamiento en el país africano dio la vuelta al mundo. Tres jirafas blancas —una madre y sus dos crías— que no eran albinas, sino que presentaban leucismo. Esta mutación genética no causa problemas de salud, solo afecta al color del pelaje, es decir, provoca que las células de la piel carezcan de pigmentación.
La madre y una cría con leucismo fueron asesinadas por cazadores furtivos. En la actualidad, el macho superviviente lleva un GPS para localizarle y monitorizar su actividad, en aras de su seguridad.

La transmisión genética de las manchas de las jirafas

Los patrones en el pelaje de los animales, como todo en la naturaleza, tienen un porqué. Las dos hipótesis que se manejan en la actualidad sobre las manchas de las jirafas son las siguientes:

  • Favorecer el camuflaje.
  • Servir para la termorregulación.

Por ello, no es de extrañar que la transmisión genética de dichos patrones haga de vehículo para la selección natural. Un estudio publicado en la revista PeerJ, en 2018, se dedicó a comprobar esta hipótesis.

Se encontró que ciertos detalles de las manchas de las jirafas se transmiten a las siguientes generaciones. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Tamaño de los parches
  • Suavidad de sus bordes
  • Irregularidad de su forma

«Las manchas más grandes (menor número de manchas) y las manchas de forma irregular o más redondas (relación de aspecto más pequeña) se correlacionaron con una mayor supervivencia».

~ Biólogos Dereck Lee, Douglas Cavener y Mónica Bond. ~

¿Significa esto que la pequeña jirafa sin manchas corre peligro? En principio, los expertos dicen que no. Estos enormes mamíferos cuentan con muchas estrategias conductuales de termorregulación, como buscar la sombra o respirar para perder calor por evaporación.

Además, a pesar de que la mayor parte de las glándulas sudoríparas de las jirafas están bajo la piel de sus manchas, no hay indicios de que la carencia de un patrón de color implique otra distribución de las mismas.

Jirafa sin manchas cerca de su madre.
Los biólogos consideran que los particularidades de las manchas juegan un papel en la termorregulación y la comunicación social. Crédito: Sara Bush.


Jirafas sin manchas o con ellas, pero cada vez menos

En la actualidad, son varias las comunidades que luchan por la conservación de estos maravillosos animales. Según la Giraffe Conservation Foundation, en la actualidad quedan unos 117 000 individuos en libertad. Este censo, que data de 2016, precisa la desaparición de más de 40 000 ejemplares desde la década de los 80.

Todas las subespecies de jirafa están incluidas en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés), algunas de ellas en «peligro crítico».

Parece mentira que animales tan majestuosos puedan tener rival, pero nadie se salva de la codicia de algunos seres humanos. Por eso, si esta pequeña jirafa sin manchas ha despertado tu ternura y empatía, no olvides a aquellas que deberían vivir tranquilas en la llanura.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.