Membrácido brasileño: el insecto más extraño que podrás conocer

Como si se tratara de una especie alienígena, este particular insecto cuenta con una de las características físicas más inquietantes que se hayan visto. ¡Conoce todo sobre él aquí!
Membrácido brasileño: el insecto más extraño que podrás conocer
Sebastian Ramirez Ocampo

Escrito y verificado por el médico veterinario y zootecnista Sebastian Ramirez Ocampo.

Última actualización: 02 junio, 2023

Los membrácidos son una familia de insectos alados de distribución cosmopolita que destacan por sus increíbles formas y colores llamativos. No obstante, de las cerca de 3300 especies que han sido descritas, el membrácido brasileño se considera la más extraña de todas.

Si deseas conocer las características, los comportamientos, la alimentación y el hábitat de este asombroso ejemplar, no te pierdas la información que te compartimos en el siguiente contenido.

Características físicas

Este pequeño insecto, cuyo nombre científico es Bocydium globulare, apenas alcanza los 7.5 milímetros de longitud en su etapa adulta. Cuenta con un cuerpo alargado en forma de triángulo y una cabeza achatada de la que se distinguen sus dos grandes ojos amarillos.

Está equipado con 6 largas extremidades y 2 grandes alas, las que —como todo neóptero— puede plegar de forma vertical cuando está en reposo. Si bien estas características son muy comunes entre los insectos, hay un rasgo que lo hace destacar entre los demás: la exótica protuberancia que se erige sobre su cabeza.

El «cuerno» del membrácido brasileño

Vista frontal del membrácido brasileño.
El pronoto del membrácido brasileño tiene una estructura única en el reino animal. Crédito: Javier Aznar González de Rueda/National Geographic España.

Producto de la evolución, el pronoto (parte anterior del tórax) del membrácido brasileño ha adquirido una forma bastante peculiar y extravagante. Se trata de una estructura tridimensional que se asemeja a las aspas de un helicóptero.

Consta de elongación vertical y una serie de 5 ramificaciones que terminan en apéndices circulares llenos de vellosidades. Cuatro de ellos son cortos y están dispuestos de tal manera que conforman el vértice de un trapecio. El quinto, que es largo y pronunciado, se extiende hasta la porción final de su abdomen.

A pesar de que biólogos y entomólogos han buscado el significado de este fenómeno a lo largo de los años, aún no existe un consenso sobre la función que cumple esta estructura en la biología del insecto.



Por un lado, como sugiere una publicación de la revista Nature, el aspecto del pronoto podría ayudar a disuadir a los depredadores del membrácido. Esto se debe a que su forma puede resultar intimidante para las aves o anfibios que pretendan comerlo.

Por otra parte, de acuerdo con un trabajo publicado en el IV Congreso Colombiano de Zoología, esta protuberancia actuaría como una herramienta de mimetismo, al guardar cierta similitud con algunas especies vegetales.

Ante la falta de pruebas que respaldan estas hipótesis, la Sociedad Entomológica Aragonesa, en su artículo «Un caprichoso estallido evolutivo: Los membrácidos», ha planteado que el pronoto puede ser producto de una ocurrencia de la evolución.

Esto significa que los genes implicados en su desarrollo nada tienen que ver con la supervivencia. Por el contrario, son un simple adorno ornamental que no cumple función alguna.

No obstante, datos recientes, publicados en la revista Proceedings of The Royal Society B, proponen que la regulación de la síntesis de proteínas y los genes —que intervienen con el crecimiento de las alas— tienen especial interés de análisis para las investigaciones futuras sobre el sentido de esta peculiar innovación evolutiva.

¿Dónde vive el membrácido brasileño?

El membrácido brasileño es autóctono del hemisferio sur del continente americano. Se encuentra entre las selvas amazónicas de países como Brasil, Perú, Surinam y la Guayana Francesa.

Tiene preferencia por los bosques húmedos y con mucha vegetación, en especial, aquellos en los que se encuentra la especie Tibouchina urvilleana o árbol de la gloria.

Alimentación 

Al igual que sus congéneres, este insecto es folívoro. Se alimenta de la savia que encuentra en las hojas de diferentes plantas, con especial predilección por el árbol de la gloria.

Cuenta con un aparato bucal compuesto por dos tubos afilados. Uno para perforar el vegetal y otro para succionar la savia del floema. De igual manera, posee un tubo anal accesorio para eliminar el exceso de alimento fuera de su cuerpo. Este residuo es conocido como «rocío de miel».

Comportamiento reproductivo

Membrácido brasileño sobre una hoja.
El membrácido brasileño tiene preferencia por posarse en las hojas del árbol de la gloria. Crédito: Gustavo Masuzzo/iNaturalist.

A diferencia de otra clase de insectos, las hembras de la familia Membracidae se caracterizan por ser muy buenas madres. En un principio, cuando es el momento de la oviposición, estas segregan una sustancia blanquecina para fijar los huevos a los tallos u hojas de las plantas. Una vez quedan allí, los recubre de nuevo con esta sustancia para crear una amalgama dura que impida que se los coma cualquier depredador.

Además, de acuerdo con un artículo compartido en la revista Systematic Biology, las hembras del membrácido brasileño defienden de forma activa su descendencia. Esto lo logran al posarse sobre sus huevos hasta que nazcan, mientras agitan sus alas y extremidades para repeler cualquier tipo de amenaza que se acerque.



Comportamiento social

En algunas especies de la familia Membracidae ocurre un fenómeno natural muy interesante: las relaciones mutualistas con otra clase de insectos.

Por ejemplo, conforme a un estudio reseñado en la revista PLoS One, el ejemplar Publilia concava permite que las hormigas se alimenten de su «rocío de miel» a cambio de protección frente a depredadores.   

De igual modo, según este mismo documento, las hembras tienen preferencia por colocar sus huevos cerca de colonias de hormigas. Esta acción tiene el objetivo de asegurar una mayor tasa de supervivencia de sus crías, porque cuentan con la defensa de los artrópodos.

«Las hormigas cuidan a los membrácidos en cualquiera de sus etapas de vida juvenil (huevos, ninfas), siendo más común la interacción con ninfas. La reducción de las tasas de depredación de ninfas es resultado de la protección de las hormigas y no de la atención parental».

Castillo Montoya, María Fernanda (2016)

Aunque el membrácido brasileño se caracteriza por ser un animal solitario, se sugiere que podría adoptar este particular comportamiento en su hábitat natural.

Además, estos insectos se comunican mediante sutiles vibraciones, que se transmiten a través de las plantas. Gracias a este mecanismo de interlocución, los membrácidos pueden advertir una amenaza, atraer parejas o indicar un buen sitio donde alimentarse.

Un animal fascinante y misterioso

La primera vez que el mundo conoció al membrácido brasileño fue durante una exposición del escultor alemán, Alfred Keller. Los espectadores, atónitos, creían que se encontraban delante de una pieza creada por la imaginación del artista. ¡Y es que el aspecto de este curioso animal no da para menos!

Si bien se conocen muchos rasgos relacionados con su biología, aún representa una incógnita para la ciencia el motivo por el que su pronoto adquirió una forma tan particular. Futuros estudios serán necesarios para comprender con claridad las dinámicas que intervienen en la naturaleza de tan increíbles animales.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.