Mascotas en la boda: ¿sí o no?

Yamila 20 marzo, 2018
Dependerá de multitud de factores, desde que el lugar escogido les permita la entrada, a si el animal será capaz de comportarse como es debido; también habrá que tener en cuenta que precisará de una persona que esté pendiente de su cuidado

Cada vez son más las parejas –o personas solas– que consideran a sus perros y gatos como ‘hijos’, así que no es extraño ver mascotas en la boda. ¿Estás de acuerdo en llevarles a una celebración repleta de gente y en algunos casos con atuendos para la ocasión? En este artículo lo analizamos.

Cómo tener mascotas en la boda

Como primera medida, debemos tener en cuenta la personalidad del animal y el tipo de fiesta que se realizará para saber si la mascota lo pasará bien o no ese día tan importante para la pareja.

Está de moda que los novios lleven a sus perros a la fiesta si se celebra en una quinta, en la playa o en cualquier sitio al aire libre. También es común ver a las mascotas en la boda disfrazadas para la ocasión, es decirrcon moños, flores, velos o cualquier otro accesorio.

Ahora bien, ¿esto es bueno para el animal? Es lo primero que debemos tener en cuenta antes de tomar la decisión. Si nuestra mascota no es demasiado sociable, suele ser bastante desobediente o no le gustan los lugares con mucha gente, no sería una opción viable llevarle a la fiesta, aunque sea muy importante para los novios.

Llevar el perro a tu boda

También hay que pensar sobre quién se encargará de cuidarle, ya que durante la boda los novios están de aquí para allá entre fotos, bailes, saludos y comidas. ¿Quién estará pendiente del animal todas las horas que dure el evento? No podemos ‘usarle’ porque queda bonito en el altar o a la llegada de los novios, y después desentendernos de él por completo.

Otra cuestión muy importante que quizás te pueda ayudar a tomar la decisión es el temperamento del animal. Por ejemplo, un golden retriever sería más adecuado que un caniche, ya que el primero suele ser más calmado y obediente. Todo depende de la educación que le otorgamos, pero no hay que olvidar su personalidad inherente, la que tiene desde que nace.

¿Y qué sucede si hay muchos niños invitados a la boda? Sin duda querrán jugar con el ‘invitado de honor’, y eso quizás sea motivo de problemas. Algunos perros no son muy amantes de los pequeños o de compartir sus juguetes. Incluso si son razas de menor tamaño pueden sufrir el hecho de que alguien lo tenga en brazos toda la velada.

No hay que dejar de lado el hecho de que algunos invitados pueden ser alérgicos a los pelos, que pueden surgir imprevistos –como por ejemplo que orine camino al altar– y que en ciertos recintos no están permitidos los animales aunque sean domésticos y garanticemos que se portan bien.

Perro que asista a una boda

Quiero mascotas en la boda: ¿qué hago?

Una vez que hayas analizado todas las cuestiones indicadas anteriormente, y hayas decidido llevar a tu perro a uno de los días más importantes de tu vida, te recomendamos que tengas en cuenta estos consejos:

1. Elige seguridad sobre estética

Esto quiere decir que si quieres que tu mascota lleve ropa especial, primes su comodidad y seguridad antes de elegir. Aquello que ‘le queda bonito’ no siempre es la mejor opción. Para no complicarte, añade una flor o moño pequeño en su collar habitual.

2. Avisa a tus invitados

Aunque es más bonito sorprender con la llegada del animal, también los invitados necesitan saber este tipo de información, sobre todo si hay alérgicos o personas que le tienen miedo. Así todos lo pasarán de maravillas.

3. Contrata a un cuidador

Ya que no puedes encargarte de él toda la fiesta, dejarle al cuidado de un invitado o despreocuparte por completo de la mascota, la mejor opción es contratar a una persona cuya única tarea sea estar pendiente de ella. Puede parecer algo excéntrico, pero te solucionará muchos problemas.

4. Consulta en el lugar del evento

Quizás hayas visto en internet la idea de las mascotas en la boda y te ha encantado, pero el lugar elegido para celebrar la boda no acepta animales. Es muy importante que lo averigües con anticipación para no cambiar los planes. No des por sentado que al tratarse de un sitio al aire libre los perros estén permitidos.

5. Entrena a tu mascota

Por último, pero no por ello menos importante, entre tanta organización no te olvides de enseñarle a comportarse en ese día tan especial. Es verdad que a veces su comportamiento puede ser impredecible, pero si lo enseñas con anticipación, estará más preparado.

Esto quiere decir que si, por ejemplo, deseas que lleve los anillos en un cesto hacia el altar, lo hagas practicar al menos dos meses antes, todos los días. Así ese día sabrá qué hacer, porque ya lo habrá repetido en otras ocasiones.

Te puede gustar