Presentarle el bebé a tu mascota

Laura Huelin · 17 marzo, 2018
El animal nunca debe sentirse desplazado por la presencia de un nuevo miembro en la familia; si esto ocurre, tenderá a tener comportamientos destructivos, y puede ocurrir algún accidente o malentendido que puede ser evitado con nuestra actuación y supervisión

Todavía queda mucha gente que abandona a sus mascotas o les busca nuevas familias cuando se enteran de que va a llegar un bebé nuevo a la familia: esta gente desconoce que los animales son una gran compañía para los niños pequeños. Como las primeras impresiones son importantes, te contamos cómo presentarle el bebé a tu mascota.

Tu mascota sabe que va a venir un bebé

El primer dato que debemos tener en cuenta es que tu mascota sabe que hay un bebé en camino. De hecho, es conocido que los perros saben que una mujer está embarazada antes que ella misma.

Los animales son muy observadores y tienen una capacidad olfativa de la que carecemos los humanos. Tanto tu perro como tu gato saben que hay un bebé gestándose; lo huelen en los cambios hormonales y notan que el cuerpo de la embarazada cambia poco a poco.

Por lo tanto, no es estrictamente necesario presentarle el bebé a tu mascota, puesto que ella ya sabe que existe y que va a haber una persona nueva en su casa. Sin embargo, es buena idea tener ciertas precauciones para que la nueva situación de convivencia sea buena para todos.

Mujer embarazada de bebé y perro

Los cambios cuando llega el bebé

La llegada de un bebé trastorna la vida de sus padres, pero también la de las mascotas; esta cambia incluso antes de que el bebé nazca. Durante las últimas semanas antes del nacimiento estará casi siempre acompañado en casa, e incluso puede que haga más paseos y juegos de lo normal.

Entonces, de un momento para otro, se quedará solo en casa durante largas horas mientras el resto de su familia está en el hospital. Esta clase de cambios pueden provocar mucho estrés y problemas de comportamiento, como conductas destructivas o ladridos excesivos.

Para evitar que el animal se sienta solo durante tanto tiempo, puede ser una buena idea pedirle a algún amigo o a alguien de la familia que vaya a visitarlo. Si es un perro, alguien tiene que sacarlo a pasear y jugar, así como seguir con sus otras rutinas.

Otro consejo que se suele dar es la necesidad de implementar las nuevas normas que va a haber en la casa antes de que nazca el bebé: si no se le permitirá la entrada en alguna habitación, por ejemplo, debemos enseñarle a quedarse fuera con un par de semanas de antelación. De esta manera, los cambios serán graduales y les será más fácil aprenderlos.

Precauciones para presentarle el bebé a tu mascota

Aunque tu mascota sepa que va a llegar pronto un bebé a la familia, no debemos descuidar el momento de las presentaciones. Los perros y los gatos no deberían querer hacerle daño a un miembro de su familia, pero puede ocurrir un accidente y debe prevenirse.

Bebé que convive con perros

Para efectuar una presentación con seguridad ten en cuenta:

  • La presentación debe hacerse en un momento tranquilo, sin excitar al animal y dejándole acercarse a su ritmo. Si está nervioso es más fácil que ocurra un accidente.
  • Si tu mascota no quiere hacer la presentación, déjale espacio. Ya sabe que hay un miembro nuevo en la familia; no hace falta presionarle para que se acerque.

Que tu mascota siga siendo importante

Con toda la atención y tiempo que hay que dedicarle a un bebé, puede que el tiempo que pasabas con tu mascota se resienta. Sin embargo, los animales quieren mantener sus rutinas y adoran nuestra atención.

Aunque el bebé demande mucho tiempo, procura que tu mascota no se venga abajo. Juega igualmente con tu gato y no dejes que los paseos de tu perro empeoren; busca ayuda de amigos o familiares para que tu animal pueda seguir disfrutando de su tiempo de ocio.

Con todas las mascotas, aunque no sean canes o felinos, el consejo es el mismo: ayúdales a sentirse queridos e importantes. Si fallas en este punto es probable que empiecen a aparecer problemas de comportamiento orientados a llamar tu atención: es mejor darle lo que necesita antes de tener que reñirle.

Perro con bebéSiempre con supervisión

Aunque tu mascota sea amorosa con tu bebé y le haya recibido con alegría, recuerda que siempre debes supervisar los momentos que pasen juntos. Pueden ocurrir accidentes o malentendidos entre ambos que son prevenibles.

Por ejemplo, muchos gatos quieren dormir al lado de los bebés, y a veces se sientan encima o les dan golpes con el rabo sin querer. Algo parecido ocurre con los perros, que pueden querer acercarse al nuevo miembro de la familia y pueden arañarle o llenarle de babas en un descuido.

Incluso cuando el niño haya crecido, supervisa siempre las interacciones con las mascotas, por la seguridad de todos. Siempre facilita que el animal pueda escapar si se siente agobiado y procura vivir en un ambiente relajado en el que no haya saltos ni arañazos por excitación.

Los animales saben cuándo hay un embarazo y reconocen al nuevo miembro de la familia antes de que nazca. A pesar de eso, al presentarle el bebé a tu mascota no se debe descuidar la seguridad y debemos vigilar las interactuaciones entre todos para evitar que haya accidentes o malentendidos.