Lución: hábitat y características

Aunque el tamaño y la apariencia hacen que sea confundido con serpientes y víboras, el lución es un reptil muy diferente a estos reptiles. ¡Conócelo aquí!
Lución: hábitat y características
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 24 diciembre, 2021

El lución (Anguis fragilis), también conocido como enánago o culebrilla de cristal, es un curioso reptil que en múltiples ocasiones es confundido y señalado como una serpiente. Sin embargo, la realidad es que se trata de un lagarto que no cuenta con patas, aunque en algunas ocasiones los adultos pueden presentar miembros externos minúsculos y no funcionales.

Este reptil tiene una gran distribución geográfica y, aunque porte una apariencia intimidante, no cuenta con veneno alguno que suponga un peligro para la especie humana. A continuación conocerás todo sobre el comportamiento y los rasgos distintivos de este curioso animal.

Hábitat del lución

El lución puede considerarse como una especie vinculada a la vegetación densa, a los matorrales y los bosques abiertos. Sin embargo, puede moverse entre dunas, acantilados, construcciones y plantaciones de pinos o eucaliptos. Dentro de estos hábitats, prefiere los de sustratos poco compactados, en los que se oculta bajo troncos y piedras.

En cuanto a su distribución, este reptil se encuentra en la región eurosiberiana y mediterránea, por lo que cubre un amplio territorio desde la península ibérica hasta regiones insulares, como Inglaterra y Escocia. En España es común apreciarlo en gran parte del País Vasco, Galicia, Asturias y partes de Castilla-león, Aragón y Cataluña.

Por lo general, esta especie cubre hábitats entre los 0 y los 2400 metros sobre el nivel del mar. Sin embargo, el comportamiento semisubterráneo del lución hace que pase desapercibido en muchas regiones y en consecuencia se desconozca su abundancia real en los ecosistemas.

Características físicas

El lución se caracteriza por tener una cabeza pequeña. En su región loreal presenta 3 o 4 hileras de escamas, 10 supralabiales y a cada lado de la mental posee 2 series de 8 a 10 escamas, así como 4-5 submaxilares. Las piezas escamosas del cuerpo del lución se caracterizan por ser lisas, brillantes y estar dispuestas en número de 24 a 36 hileras en el centro del cuerpo.

Los machos se distinguen por tener un dorso y costados de color uniforme en varias tonalidades como el gris, el castaño, el pardo o el bronceado. De igual forma, pueden tener o no algunas manchas marrones que tienden a volverse azules en los costados y el dorso. Este reptil presenta un dimorfismo sexual evidente en el macho, ya que tiene el píleo más largo y más ancho que la hembra.

Los jóvenes y recién nacidos son de color pardo o dorado, aunque también pueden existir tonalidades amarillentas y plateadas en los costados y el vientre de color negro. Por otro lado, presentan una mancha negra pequeña en la zona parietal que se convierte en una línea estrecha a lo largo del dorso y la cola.

Un lución con la cara de cerca.

Se han registrado algunos individuos albinos cuyo dorso es entre color blanco y rosado, aunque suelen ser un poco más oscuros en su costado y su vientre es negro. Por otro lado, la longitud máxima del lución de cabeza y cuerpo es de 291 milímetros y su cola mide 280 milímetros aproximadamente.

Sin embargo, la longitud de la cola regenerada no varía entre los sexos del lución.

En cuanto a su peso, los machos suelen pesar 17 gramos y las hembras 20,2 gramos aproximadamente. La hembra es un poco más grande que el macho y presenta en algunas ocasiones una banda parduzca o negruzca en su costado.

Por otro lado, un aspecto que ayuda a diferenciar al lución de una serpiente es que sus ojos son de color pardo y están provistos de párpados móviles. En contraste, los ofidios tienen los aparatos oculares cubiertos por una escama transparente y fija. El lución y las serpientes se asemejan internamente porque no cuentan con esternón.

Comportamiento del lución

Una de las curiosidades del lución es que hiberna solo o en grupos de hasta 100 individuos, asociándose con reptiles como víboras o anfibios como salamandras. Dicha hibernación toma lugar 1 metro bajo tierra y por lo general los jóvenes se ubican encima de los adultos.

Por otro lado, esta especie es muy fiel a su territorio, puesto que se ha observado que en un periodo de 672 días ha recorrido un máximo de 130 metros. El lución es un reptil termorregulador que varía su temperatura corporal según sus necesidades y por lo general se mantiene entre 14,5 y 28 °C en la superficie y entre 10 y 17  °C en el subsuelo.

Por lo tanto, el lución acude a la superficie en búsqueda de alimento, pero también para termorregularse, aunque es más bien una especie de carácter nocturno. Su poca actividad visible ocasiona que su comportamiento siga siendo un misterio y que los datos conocidos hayan sido recolectados gracias a investigaciones en laboratorios.

Por otro lado, cabe destacar que los machos de esta especie discriminan los olores de sus semejantes y de las hembras. Curiosamente, no evitan los aromas que desprenden los machos, quedando en evidencia la poca territorialidad de la especie. Asimismo, se observó que siguen el olor de otros machos para explorar lugares nuevos, lo que influye en un comportamiento intrasexual.

Alimentación del lución

El lución es un animal carnívoro que bebe mucha agua y cuya dieta se basa en presas lentas como lombrices, caracoles y babosas. Sin embargo, también puede alimentarse de larvas de insectos, arácnidos y en algunos casos de escarabajos pequeños que no superen los 30 milímetros de longitud. Atrapa a las víctimas con sus pequeños dientes cónicos y las sacude fuertemente antes de tragarlas.

Reproducción del lución

Aunque los machos no son territoriales, durante la época de reproducción pueden presentarse peleas entre individuos con la finalidad de copular con la hembra. En estas refriegas intercambian mordiscos en la cabeza y contorsionan el cuerpo, por lo que algunos ejemplares adultos cuentan con cicatrices visibles en su cuerpo.

La cópula inicia cuando el macho sujeta la cabeza o el cuello de la hembra con sus mandíbulas y entrelazan las colas y posteriormente sus cuerpos. Finalmente, unen sus cloacas para que el macho inserte en la de la hembra uno de sus dos hemipenes para copular durante casi 10 horas.

La época de reproducción varía según la zona en la que se encuentre la población, pero por lo general ocurre entre marzo y julio. En dicho periodo, una hembra puede aparearse con varios machos en un mismo año y muestra marcas claras de las mandíbulas de su compañero en la cabeza y el cuello.

El lución alcanza su madurez sexual entre los 2 y 3 años de edad. Es un animal muy longevo que puede vivir hasta 40 años en su ambiente natural y hasta 50 en cautiverio. El periodo de gestación de este reptil es de 3 a 5 meses y posteriormente pone entre 3 y 25 huevos que se abren casi al instante, emergiendo crías de 10 centímetros de longitud.

Estado de conservación

El lución es una especie amenazada por la destrucción de su hábitat, el uso de pesticidas y la intensificación de la agricultura y silvicultura. De igual forma, puede verse afectado por los incendios forestales o los atropellos en carreteras. Sin embargo, su estado de conservación según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por su sigla en inglés) es de “Preocupación menor (LC)”.

Un lución de cuerpo entero.

Como pudiste apreciar, el lución es un reptil único que aunque se asemeja mucho a las serpientes, es una especie totalmente diferente. Además de su amplia distribución, sus características físicas, su alimentación y su comportamiento son algunos de los aspectos más interesantes del lución.

Te podría interesar...
Culebrilla ciega: hábitat y características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Culebrilla ciega: hábitat y características

La culebrilla ciega es uno de los reptiles menos conocidos de la península ibérica. ¡Conoce aquí todo sobre esta especie!



  • Galán, P., Salvador, A. (2015). Lución – Anguis fragilis. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Marco, A. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. Recogido el 2 de diciembre de 2021 de: http://www.vertebradosibericos.org/
  • Gasc, J. P., & Gans, C. (1990). Tests on locomotion of the elongate and limbless lizard Anguis fragilis (Squamata: Anguidae). Copeia, 1055-1067. Recogido el 7 de diciembre de 2021 de: https://www.jstor.org/stable/1446489