Los vídeos de animales pueden fomentar el tráfico ilegal

Este artículo fue redactado y avalado por el veterinario Eugenio Fernández Suárez
· 5 enero, 2019
Los vídeos de animales pueden provocar la desaparición de especies que se encuentran en peligro de extinción debido a las interacciones de los usuarios en las redes sociales

A todos nos gusta ver vídeos de animales y compartirlos en nuestras redes sociales, pero un gesto inocente puede influir en la conservación de especies silvestres, en concreto de una especie conocida como loris lento.

Fue durante 2009 cuando esta especie comenzó a volverse viral en internet. Los vídeos del loris lento comiendo plátano o recibiendo cosquillas eran la sensación en redes sociales y se comenzaron a ‘esparcir’ como la pólvora.

Vídeos de animales y su peligro

Sin embargo, hay que recordar que esta especie de primate es ilegal como mascota en gran parte del mundo debido a que se encuentra en grave peligro de extinción. Seguramente por eso un grupo de investigadores decidió analizar el efecto de estos vídeos virales en la conservación de la especie.

El equipo analizó más de 12 000 comentarios en la red social Youtube, y descubrieron que tras los comentarios sobre lo bonito y ‘mono’ que era este primate se encontraban aquellos que expresaban su deseo de tenerlo como mascota o incluso preguntaban dónde comprarlo.

Los investigadores sugieren que esto podría ligar directamente a los vídeos de animales virales con el tráfico ilegal de estas especies. Una de las mayores expertas en esta especie, la primatóloga Anna Nekaris, asegura que la especie apenas era conocida por el gran público hasta su viralización como mascota.

Vídeo loris lento

Los loris que protagonizan estos vídeos de animales son mascotas ilegales, normalmente arrancadas directamente de su hábitat, ya que es una especie que difícilmente puede criar en cautividad.

En el estudio, Nekaris y sus compañeros clasificaron los comentarios de los vídeos en diferentes categorías, y también analizaron el impacto que puede tener que personajes famosos apoyen estos vídeos. El deseo de las personas por tener estos animales como mascotas se expresaba sobre todo al principio.

Un cambio en la percepción

Por suerte, los investigadores también han aprovechado esta viralización de los vídeos de animales para dar a conocer la especie y su problemática. Así, en marzo de 2011 se editó la página de una conocida enciclopedia online visitada por millones de personas con el objetivo de concienciar sobre su tráfico.

De la misma manera, en 2012 un documental puso el foco en esta problemática, por lo que se ha visto que con el tiempo los comentarios en redes varían enormemente, y pasa a aparecer una especie de debate en los comentarios que resulta informativo para aquellos que piensan que los animales salvajes son mascotas.

Vídeos de animales: peligro

El problema con los vídeos de animales salvajes en ambientes humanizados, como es el caso de los vídeos protagonizados por el loris lento, es que normalizan que estos animales son buenas mascotas e incluso hacen creer que estos animales no están en peligro de extinción.

De igual manera, demuestran que no entendemos del todo el comportamiento de los animales salvajes: en los vídeos de animales en los que aparece esta especie el primate aparece elevando los brazos. Lo cierto es que esta especie posee glándulas venenosas en ellas, por lo que es más probable que sea un comportamiento defensivo a una muestra de cariño o aprecio por las cosquillas.

Así, la ONG conocida como International Animal Rescue ha creado una web conocida como ‘las cosquillas son tortura’donde divulgan sobre la problemática de esta especie y su tráfico ilegal. Esperamos que la fiebre de las redes sociales no acabe con otra especie salvaje.

  1. Is Social Media Saving or Enslaving the Slow Loris?: Anna Nekaris at TEDxNashville – https://youtu.be/DXvAv-Tacxw
  2. Nekaris, K. A. I., Musing, L., Vazquez, A. G., & Donati, G. (2016). Is Tickling Torture? Assessing Welfare towards Slow Lorises (Nycticebus spp.) within Web 2.0 Videos. Folia Primatologica. https://doi.org/10.1159/000444231