¿Cómo son los sueños de los perros?

Francisco María García · 10 agosto, 2017

Aunque parezca difícil de creer, los sueños de los perros son muy parecidos a los de los humanos. En realidad, no es de extrañar. Desde el punto de vista estructural, el cerebro de un perro es similar al de una persona.

Los movimientos involuntarios de los canes cuando están dormidos despertaron la curiosidad de muchos investigadores en el mundo. Por eso varios se han dado a la tarea de monitorear los sueños de los perros. Lo han hecho a través de electroencefalogramas y otras pruebas clínicas.

Los resultados prueban que los perros sí sueñan. También que tienen pesadillas. No hay más que mirarlos dormir profundamente para darse cuenta. Algunos mueven sus patas, aprietan la mandíbula y hasta ladran. Otros simplemente mueven los ojos detrás de sus párpados cerrados.

El contenido de los sueños de los perros

Es imposible saber con exactitud cómo son los sueños de los perros. Sin embargo, los dibujos trazados por los encefalogramas dan algunas pistas. Los resultados se parecen mucho a los de los humanos. Por eso se puede deducir que el contenido es similar al nuestro.

Se puede suponer que si un perro mueve sus patas y se agita, es porque está soñando con un juego o una persecución. A veces mueven su mandíbula como si estuvieran comiendo, y es probable que estén soñando precisamente con eso. Si presentan angustia y hasta agresividad, posiblemente tienen una pesadilla.

También se sabe que, al igual que los humanos, los canes durante el descanso fijan sus experiencias y sus aprendizajes. Esto quiere decir que el sueño de los perros no solo tiene una función de restauración, sino también de reorganización de datos en el cerebro.

Las etapas del sueño en los perros

Muchos creen que, al dormir, disminuyen todas las funciones cerebrales. En realidad ocurre lo contrario, tanto en los humanos como en los perros. Algunas actividades del cerebro se vuelven más dinámicas. Esto ocurre durante la primera fase del sueño, llamada fase de onda lenta o SWS (Slow Wave Sleep).

En los sueños de los perros, esta fase de onda lenta se ve interrumpida varias veces por las etapas REM (Rapid Eyes Movement), o de movimiento rápido de los ojos. Durante estos lapsos, la dinámica cerebral se multiplica. Es propiamente en esta etapa cuando se considera que el perro está soñando.

También es en esas fases cuando el perro se mueve, ladra, o se agita. Aunque esté relajado, por estar en el marco de un sueño profundo, su cerebro está trabajando más que cuando estaba despierto.

Las particularidades en los sueños de los perros

No todos los perros sueñan igual. La ciencia ha podido comprobar que los canes pequeños sueñan más que los grandes. De igual manera, los cachorros tienen más sueños que los peludos adultos. Se desconoce la razón.

Lo que sí ha podido establecerse es que, por ejemplo, un perro de raza caniche toy puede soñar cada 10 minutos. En cambio, un peludo grande, como un Golden Retriever, únicamente logra soñar cada 90 minutos aproximadamente.

En el caso de los cachorros, todo parece indicar que tienen más sueños porque se encuentran en periodo de desarrollo. Esto quiere decir que están adquiriendo muchos nuevos conocimientos y muchas nuevas experiencias. Por lo tanto, su cerebro tiene mayor cantidad de información que procesar durante el sueño.

Un sueño discontinuo

Es importante recalcar que mientras los perros duermen, no todo el tiempo están en la fase REM o de sueño, propiamente dicho. Por ejemplo, cuando un can duerme 8 horas, solo una tercera parte de ese lapso estará soñando.

Al igual que el lobo, el perro alterna el sueño con la vigilia. En eso se parecen más a sus ancestros que a los humanos. Lo usual es que duerman entre 5 y 20 minutos seguidos y luego se desvelen otros 5 minutos. Después repiten este mismo ciclo.

Esta característica obedece a que los perros, por más que convivan con humanos, tienen una genética de cazadores. Su instinto los obliga a mantenerse en un cierto estado de alerta. De ahí que despierten con frecuencia para no perder el hilo de su eterna vigilancia sobre el entorno.

Es mejor no despertarlos

Los perros necesitan dormir sin interrupciones para que logren tener un buen descanso. La falta de sueño puede ocasionarles daños, tanto físicos como mentales. Por lo tanto, lo ideal es que les permitas descansar sin molestarlos.

Cachorros de perro

De hecho, un perro normalmente amigable, puede tornarse agresivo si se le despierta. Si se le saca del sueño súbitamente, pueden aparecer palpitaciones. El can siente miedo y su instinto lo lleva a atacar inmediatamente.

Esto ocurre particularmente si el perro se encuentra en la fase REM o de sueño profundo. Se sabe que está en esa etapa porque es en ella cuando emite pequeños sonidos o hace movimientos involuntarios. Si se ven esas señales y además su respiración es regular y pausada, lo mejor es no intentar despertarlo.