¿Los perros pueden tener moquillo aun estando vacunados?

Esta enfermedad vírica puede producirse en canes de cualquier edad, si bien los cachorros y los ejemplares de avanzada edad son más propensos debido a la debilidad de su sistema inmune
¿Los perros pueden tener moquillo aun estando vacunados?

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 30 octubre, 2022

Al igual que sucede con los humanos, los perros vacunados son capaces de evitar casos críticos de enfermedades como el moquillo, la rabia, el parvovirus y la tos de perreras. Es por ello que es esencial mantener al corriente el cuadro de vacunación del can, pues permite aumentar su calidad y su expectativa de vida.

El moquillo es una de las enfermedades más comunes y temidas para nuestras mascotas. Por esta razón nos empeñamos en tenerlos vacunados para ello, pero ¿los perros pueden tener moquillo aunque tengan la vacuna? ¿Qué peligros encierra esta afección? Sigue leyendo este espacio y descubre la respuesta a estas interrogantes.

Qué es el moquillo

El moquillo es una enfermedad vírica que, si bien puede afectar a perros de cualquier edad, los cachorros son los que están más expuestos debido a la debilidad de su sistema inmune. Del mismo modo sucede con los perros mayores, que con el paso de los años se han ido deteriorando sus sistemas de defensa.

El peligro de esta enfermedad es la facilidad de contagio, por lo que por muy protegido que esté nuestro perro, si hay animales alrededor que estén infectados, estaría expuesto a contagiarse. El moquillo no solo afecta a perros, sino que otras especies como el hurón o el mapache pueden contagiarse.



Síntomas del moquillo

Una vez que el perro se ha infectado del virus, pasan alrededor de 15 días para que comience a presentar los primeros signos de la enfermedad. Algunos de estos síntomas son los siguientes:

  • Secreción nasal.
  • Fiebre.
  • Pérdida del apetito.
  • Deshidratación.
  • Diarrea.
  • Vómito.
  • Tos.
  • Espasmos.
  • Convulsiones.
  • Salivación.
  • Parálisis parcial o completa del cuerpo.
  • Inclinación de la cabeza.
  • Comportamiento circular.

Si quieres saber si tu perro tiene moquillo, un signo casi infalible de ello son las almohadillas de sus patas. Estas se hacen más duras cuando el perro está afectado por esta enfermedad, pues su piel se vuelve más gruesa, quizá en un intento de autoprotección.

Contrario a lo que se piensa, el moquillo no solo ocasiona problemas respiratorios, sino que también afecta el sistema nervioso del can. Por esta razón, los casos más graves pueden llegar a desarrollar problemas de locomoción y cambios en su comportamiento. Esto significa que existe el riesgo de secuelas difíciles e irreparables.

Moquillo canino: diagnóstico

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico del moquillo en los perros se lleva a cabo por medio de la interpretación de los síntomas. Sin embargo, también se pueden utilizar pruebas de detección de anticuerpos como ELISA. Claro está, solo el veterinario está capacitado para determinar cuáles son los análisis clínicos necesarios para el diagnóstico.

Una vez que se confirme la presencia del virus, el tratamiento a seguir está enfocado en cuidados paliativos. Esto significa que no existe cura para la enfermedad. Sin embargo, podrían aparecer periodos de remisión en los que el cuadró clínico desaparezca o se reduzca de manera temporal.

El tratamiento busca disminuir los efectos secundarios de los síntomas y evitar la aparición de otras infecciones. De esta forma, se le intenta dar a la mascota la mejor calidad de vida posible, aunque es posible que la patología genere secuelas que perjudiquen su vida diaria.

¿Los perros pueden tener moquillo si tienen la vacuna?

Podríamos asemejar el moquillo al sarampión que todos pasamos de pequeños, la cual también tiene una vacuna para prevenirlo. Ahora bien, ¿puede una persona tener sarampión aun cuando tenga la vacuna? Sí, de hecho, podríamos decir que es una enfermedad que hay que pasar, que todos hemos pasado y ante la que la mayor parte de nosotros estaba vacunado con anterioridad.

Así que, sí, los perros pueden tener moquillo aunque estén vacunados contra ello. Claro, la vacuna es una excelente manera de prevenir esta enfermedad, pero no evita al 100% el riesgo de que el animal se contagie.

¿Por qué pueden contagiarse del moquillo los perros vacunados?

La principal causa es saltarse la vacuna. Hay muchos dueños que no tienen la información completa y creen que la vacuna del moquillo se hace una o dos veces y es suficiente. Corre el mito de que una vacuna contra el moquillo inmunizará a tu perro por tres años, cuando debería ponerse una cada año.

Por otro lado, están los que opinan que una vacuna en la vida es más que suficiente para que el animal esté protegido, lo que ya sabemos que no es cierto atendiendo a lo anterior.

Moquillo canino: contagio

Otra de las causas por las que un perro vacunado podría tener moquillo es porque su sistema inmune se debilite debido a una afección o enfermedad, o incluso por estar deprimido o estresado. Cuando no se siente bien, sus defensas bajan y se convierte en foco de contagios, del moquillo y de otras enfermedades. Esto es peligroso si hay otras mascotas en casa o en los alrededores con las que el perro pueda tener contacto.



Otro problema es que en ocasiones creemos que una vacuna inmuniza contra todo y pensamos que, como nuestro perro está vacunado del moquillo, no hay problema si otra mascota en casa lo tiene, o si se relaciona con algún animal que esté contagiada. La vacuna protege, pero no lo hace invencible.

Si no evita la enfermedad, ¿para qué sirve la vacuna?

Si bien es cierto que no evita la enfermedad, la realidad es que la función principal de una vacuna es evitar los casos más severos de la enfermedad. Es decir, reduce la probabilidad de que la vida de tu mascota corra peligro por contagiarse de la enfermedad.

Esto significa que a pesar de contraer moquillo, es probable que el perro curse la infección con síntomas leves o sin presentar signo alguno de la enfermedad. Lo anterior solo es posible porque su sistema inmunitario se encuentra preparado para combatir el virus, lo que permite eliminarlo de una forma rápida y eficaz.

Cumple con tu papel de dueño responsable

Evita cualquier situación que pudiera poner en peligro a tu mascota y mantén su agenda de vacunación al día. Observa sus movimientos y los cambios en su cuerpo o en su estado de ánimo, y llévalo al veterinario al menor síntoma de presencia del moquillo.

Recuerda que esta enfermedad suele ser mortal, así que tu rápida actuación para dar la ayuda y el tratamiento necesarios para tu perro será vital para él, pues podrás salvarle la vida.

Te podría interesar...
Tratamiento y contagio del moquillo canino
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tratamiento y contagio del moquillo canino

El moquillo canino es una enfermedad muy contagiosa y grave que puede provocar la muerte en cachorros y ancianos. Conoce sobre ella en este post.



  • Bunay, T. (2019). Diagnóstico comparativo de moquillo en caninos (Canis lupus familiaris) machos y hembras mediante la técnica ELISA cuantitativa y Elisa cualitativa. (Tesis de grado, Universidad Politécnica Salesiana)
  • Wheeler, J. T. (2007). El moquillo canino¿ tiene cura?. REDVET. Revista electrónica de Veterinaria, 8(7), 1-5.
  • Rubio, A., Martínez Ávila, R., Guzmán Iturbe, H., Chávez Zapata, F., De la Colina, G., Salazar Guevara, J., ... & Guerrero, J. (2018). Guías para la vacunación de perros (caninos) y gatos (felinos) en Perú. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, 29(4), 1463-1474.
  • Day, M., & Horzinek, M., Shultz, R. & Squires, R. (2016). Directrices para la vacunación de perros y gatos. Journal of Small Animal Practice, 57.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.