¿Los gatos perciben las energías de las personas?

Yamila · 27 diciembre, 2018
Y no solo eso, los gatos perciben aquello que nosotros somos incapaces de percibir, como las ondas de aparatos electrónicos, así como los dolores que padecen los humanos

Se dice mucho sobre la carga espiritual de los felinos y de que son protectores del hogar por naturaleza. En este artículo trataremos de responder a la duda de si los gatos perciben las energías de las personas y de cuidarnos del mal.

Los gatos perciben lo que nosotros no

Con esta premisa comenzamos aceptando que nuestras mascotas pueden detectar las energías que giran en torno al hogar o que rodean a una persona (seamos nosotros u otros). Quizás te llame la atención el hecho de que a los gatos les gusta dormir encima de la televisión, del microondas o del ordenador… y esto se debe a que pueden identificar las ondas negativas que esparcen los aparatos tecnológicos.

Incluso algunos gatunos se frotan contra los móviles, los portátiles o las tablets. Podemos pensar que es una manera de dejar su aroma o llamar la atención, pero también que se trata de una técnica para absorber las ondas negativas de estos dispositivos conectados a internet.

Por otra parte, si tenemos en cuenta la fisonomía de estos animales podemos responder a la pregunta de si los gatos perciben la energía o no. Para empezar, tienen unos bigotes o vibrisas que funcionan como radares y unos ojos preparados para ver en la oscuridad sin problemas.

Gatos perciben los dolores

No es extraño entonces comprender por qué tienen la capacidad de detectar aquello que nosotros no vemos ni oímos. Si tu gato se queda mirando fijamente un lugar en la habitación, o si de repente se eriza sin motivo aparente, quizás se deba a que ha percibido algún tipo de energía perturbadora en el ambiente.

Los gatos perciben los dolores

A los felinos les gusta estar en sitios donde las vibraciones no son del todo buenas o en aquellos sitios donde la energía no fluye libremente. Quizás te hayas preguntado por qué tu gato se acuesta a dormir justo encima de la parte del cuerpo que te duele. Por ejemplo, en el vientre durante el síndrome premenstrual, en la espalda o cerca del cuello si tienes contracturas o en los pies si has caminado mucho…

No solo su presencia es el aliciente perfecto para sanar, sino que además con su ronroneo y su ‘amasado’ con las patas delanteras hacen lo posible para eliminar el dolor que nos aqueja. Incluso, han habido muchos casos de personas que van al médico sin síntomas y terminan descubriendo una enfermedad en el exacto lugar donde el gato ‘se ha encaprichado’.

Los gatos perciben las energías de los seres humanos

Ya no hay dudas de que los felinos son animales muy sensitivos, mucho más que cualquier otra mascota. Si al recibir una visita el gato eriza el lomo, maúlla demasiado o sale corriendo, es probable que esa persona no tenga ‘buenas vibraciones’, como se dice popularmente.

Gatos perciben las energías de los seres humanos

Eso no significa que sea alguien malo o peligroso, sino que simplemente está rodeado de mala energía que el gato presiente. Y ya que una de sus ‘tareas’ es absorber la energía negativa, cuando esta se encuentra en grandes cantidades el gatuno se aleja para no enfermarse.

También puede suceder que al llegar a tu casa notes que tu gato está más cariñoso que lo habitual y restriegue su lomo contra tus piernas o quiera que lo colmes de mimos. Si bien la personalidad del animal tiene mucho que ver, o incluso puede que te haya extrañado por estar fuera tantas horas, también existe la teoría de que te está ‘limpiando’ de malas ondas que traes de la calle.

Por último, ¿te has puesto a pensar por qué tras pasar unos minutos acariciando a tu mascota en el lomo te sientes mejor, menos estresado y con mayor energía para continuar con tus tareas cotidianas? Porque este hábito –además de aumentar la conexión con tu gato– te permite descargar las malas vibraciones que has adquirido en el trabajo, en una reunión, en un medio de transporte o por estar en contacto con ciertas personas.

Los gatos poseen una sensibilidad superior a la de los humanos. Eso está más que claro. Por eso, quizás pueden identificar vibraciones y energías que nosotros no. ¡Tienes a un excelente guardián espiritual en casa!

Hast, M. H. (1989). The larynx of roaring and non-roaring cats. Journal of Anatomy. https://doi.org/http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1256521/