Los cuidados de un orzuelo en tu mascota

Los ojos de las mascotas están expuestos a diversas contaminaciones del ambiente. Es muy frecuente diagnosticar hinchazones. Por eso, es importante conocer los cuidados de un orzuelo en los animales.

Algunas irritaciones oculares no ocasionan complicaciones para la salud. Pero provocan mucho dolor y picazón. Además de una apariencia no muy agradable.

Es el caso del orzuelo. Molesto para los humanos, y aun peor para los perros. Conocer los simples cuidados de un orzuelo puede aliviar mucho la incomodidad de tu mascota.

¿Qué es y qué puede provocar el orzuelo en los perros?

Se caracteriza por irritación y enrojecimiento del ojo, acompañado por hinchazón en los párpados. El bulto formado generalmente cerca de las pestañas es conocido como orzuelo.

El orzuelo es consecuencia de una infección ocasionada principalmente por bacterias del género Staphilococcus. Normalmente, son leves y no ocasionan complicaciones para la salud.

Los ojos están constantemente expuestos al ambiente externo, siendo muy fácil entrar en contacto con diferentes microorganismos. Ambientes sucios y ciudades polucionadas favorecen la proliferación de bacterias.

¿Cuáles son los síntomas de orzuelo en perros?

El síntoma más evidente es el bulto rosado que se forma cerca de las pestañas. También son muy visibles la hinchazón de la zona ocular y el enrojecimiento del área blanca del ojo.

Es frecuente que el orzuelo venga acompañado de dolor y malestar. Los perros acostumbran a ponerse más inquietos e intentan rascarse con frecuencia cerca del ojo.

Eso es más peligroso que el orzuelo en sí mismo. Porque al rascarse, el perro puede provocar heridas y expandir la infección para los tejidos. En casos más extremos, pueden aparecer úlceras en los ojos y proliferación de bacterias para otros órganos.

Por eso, al detectar uno de los síntomas primarios, es indispensable tomar los debidos cuidados del orzuelo, y observar el comportamiento de la mascota.

¿Cómo tratar el orzuelo en tu mascota?

La mejor forma de tratar el orzuelo es atacando la causa de origen. O sea: eliminando las bacterias. Para eso, se utilizan antibióticos. Normalmente, se da preferencia a pomadas, ya que son más fáciles de aplicar en la zona afectada.

Como se trata de una infección leve, el veterinario puede optar por no utilizar los antibióticos. Hay que disminuir la hinchazón y la incomoddidad mientras el propio organismo se encarga de eliminar las bacterias.

En caso de animales inmunodeprimidos, es probable que el cuerpo no pueda combatir la infección. El veterinario recetará el tratamiento más adecuado.

Consejos para tratar el orzuelo

Mantener los ojos higienizados

La limpieza es fundamental para prevenir y combatir la proliferación de bacterias. Por eso, es necesario mantener bien limpia la zona de los ojos. Se recomienda limpiar con gasas mojadas en suero fisiológico o agua boricada de 3 a 4 veces por día.

Se pueden aplicar gotas de agua oxigenada en el ojo. El agua oxigenada mata una gran cantidad de bacterias anaeróbicas y esteriliza la zona. Pero hay que tener cuidado con la concentración. De 2 a 3 gotas diarias, nunca más.

Higienizar el ambiente

La limpieza de los ojos debe extenderse a todo el ambiente donde vive el animal. Mucho ojo principalmente para los recipientes de agua y comida. Pero no se aconseja utilizar productos químicos corrosivos o con fuerte olor.

Infusión de manzanilla

La manzanilla ayuda a aliviar el malestar, el dolor y la inquietud del perro. Se recomienda mojar compresas o gasas y aplicar de 10 a 15 minutos. No se aconseja repetir más de 3 veces al día.

Los cuidados de un orzuelo: Compresas con hielo

Las compresas de hielo ayudan a deshinchar el ojo y calmar la irritación. Se recomienda aplicar de 5 a 10 minutos una compresa 2 o 3 veces al día.

Una compresa antes de dormir puede mejorar la calidad del sueño. El orzuelo suele molestar bastante al cerrar los ojos.

Evitar el contacto con el orzuelo

No es indicado manipular el orzuelo. Las manos y patas pueden llevar mayor número de microorganismos a la zona afectada. Como es difícil controlar los movimientos de un animal, se recomienda colocar el collar de protección.

Es aún menos prudente explotar o romper el bulto. Además de doloroso, puede provocar la proliferación de bacterias en el globo ocular o en la corriente sanguínea.

Gato en el veterinario

Fortalecer el sistema inmunológico

El sistema inmunológico es capaz de combatir naturalmente la mayoría de las afecciones. Pero es necesario fortalecerlo diariamente. La forma más indicada y simple es proporcionando una alimentación balanceada e hidratación potable.

Las visitas periódicas al veterinario son indispensables, además de la vacunación y el tratamiento antiparásitos. Así es como mejor se aplican los cuidados de un orzuelo en canes.

Fuente de la imagen principal: Andrés Landeau

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar