Los 4 estudios científicos más increíbles sobre perros

16 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Año tras año, los estudios científicos que abordan la genética, la fisiología, la conducta y las patologías caninas van en aumento. Entérate de los hallazgos más relevantes.

Actualmente, los estudios científicos sobre perros –en todas las disciplinas– han ido en aumento. Esto obedece a varios factores, entre ellos, la ubicuidad de la especie y los bajos costos de la investigación en perros domésticos.

Además, resultan importantes las posibles aplicaciones de los hallazgos en perros de trabajo. Por otra parte, también resulta de vital interés las posibles implicaciones de extrapolar hallazgos a la salud humana.

1. La ciencia ya desentrañó el genoma canino

El Proyecto del Genoma del Perro consiste en compilar y comparar los genomas (secuencias completas del ADN) de 1346 perros muestreados durante 20 años.

Recientemente se ha publicado el árbol genealógico canino más detallado hasta la fecha. En esta genealogía, se reporta una línea de tiempo de cuándo y dónde surgieron los perros de 161 razas.

Grupo de perros en el parque

¿Por qué es útil esta información?

Es evidente que todos los perros domesticados son parte de la misma especie, Canis familiaris, y tienen el mismo material genético.

Así, que se conoce que solo hay una pequeña fracción de cambios en el genoma que separan a un chihuahua de un gran danés. Al conocer qué porciones del ADN les hace diferentes se obtiene información relevante sobre las variantes genéticas que definen, en este caso, sus rasgos físicos.

Claramente, podemos ver que la información que se deriva de este colosal estudio, ayudará a saber qué genes y qué mutaciones están asociados con enfermedades caninas y –por extrapolación– humanas. Tal es el caso de la epilepsia, cáncer, osteoporosis, diabetes y enfermedades del corazón.

La alta incidencia de algunas enfermedades en ciertas razas –como la epilepsia en los beagles los hace un valioso modelo para esclarecer afecciones caninas y humanas.

2. Los perros sueñan como tú

Aunque esto no será una gran sorpresa para los dueños de perros, la ciencia ya lo ha establecido: durante el sueño, los perros tienen los mismos patrones de ondas cerebrales que los seres humanos, lo que sugiere que sueñan de modo similar a nosotros, aunque no todos los perros sueñan igual.

Los perros pequeños tienen un ciclo diferente al de los grandes. Por ejemplo, un caniche miniatura tiene ciclos de sueño de 10 minutos, mientras que en un gran danés los ciclos duran alrededor de una hora.

Otro estudio ha demostrado que en perros, de modo análogo a los humanos, las habilidades de aprendizaje están relacionadas con la consolidación de la memoria dependiente del sueño.

3. Estudios científicos sobre la visión canina

Mucho se ha avanzado en este campo, pero aun así existe una idea errónea que los perros solo pueden ver blanco y negro. Esta creencia está acompañada por la idea de que los perros usan diferentes niveles de brillo para identificar los contornos de los elementos.

A pesar de que este mito se ha difundido por décadas, lo cierto es que pueden ver colores. Eso sí, ven colores menos vívidos: además del blanco y negro detectan el azul y amarillo.

Además de su percepción del color, ha sido de gran impacto el hallazgo que sugiere que los perros pueden tener la capacidad de percibir la luz ultravioleta.

En una evaluación de la sensibilidad visual a ultravioleta (UV) en diferentes especies de mamíferos, se identificó que los perros poseen la capacidad ocular de transmitir cantidades significativas de rayos UV (335 nm). Ese estudio sugirió que los ojos caninos son sensibles a la luz ultravioleta.

Recientemente, otro estudio científico halló evidencia de que los perros pueden tener un sentido magnético asociado con su sistema visual.

Este grupo de expertos detectó en el ojo canino la presencia de una proteína, denominada criptocromo 1, que es sensible a la luz azul.

Los científicos piensan que este sistema está involucrado en la percepción del campo magnético de la Tierra.

4. Estudios científicos sobre inteligencia canina

Otros estudios aún más recients revelan que el «mejor amigo del hombre» es más inteligente de lo que pensamos. Tienen un cerebro que se asemeja al nuestro en formas que nunca imaginamos.

En la universidad de Duke, Estados Unidos, funciona el Centro de Cognición Canina, en el que un grupo de científicos están rastreando el camino evolutivo que convirtió a los animales salvajes descendientes del lobo en nuestros compañeros.

En las últimas décadas, las investigaciones de este grupo han revelado varias formas en que los perros –a diferencia de los primates– resuelven problemas sociales de modo similar a como lo haría un bebé humano. Más aun, las comparaciones con otras especies sugieren la posibilidad de que algunas de estas habilidades sean el resultado de la domesticación.

Bebé con perro pequeño sentados en el parque.

Para este tipo de proyectos, enfocados en la cognición en no primates, los perros son una especie ideal como sistema modelo. Esto en función de la facilidad para recabar grandes cantidades de datos.

La labor de este y otros grupos, han establecido que los perros pueden comprender hasta varios cientos de palabras y gestos, contar hasta 5, realizar cálculos simples y engañar intencionalmente a perros y personas. Así que, ¡mejor mantente alerta!

En resumen, a medida que la sociedad continúe respaldando estudios científicos de la biología y conducta canina, podremos aprender más sobre sus rasgos y atributos únicos.

Indudablemente, las investigaciones futuras ampliarán nuestra comprensión del mejor amigo del hombre y permitirá obtener beneficios de ello. Los estudios científicos, además de arrojar información sobre las implicaciones en la salud canina, impactarán en la sociedad por su posible acción terapéutica en afecciones humanas.

  • Plassais, J., Kim, J., Davis, B. W., Karyadi, D. M., Hogan, A. N., Harris, A. C., ... & Ostrander, E. A. (2019). Whole genome sequencing of canids reveals genomic regions under selection and variants influencing morphology. Nature communications, 10(1), 1489-1489.
  • Kis, A., Szakadát, S., Gácsi, M., Kovács, E., Simor, P., Török, C., ... & Topál, J. (2017). The interrelated effect of sleep and learning in dogs (Canis familiaris); an EEG and behavioural study. Scientific reports, 7, 41873.
  • Neitz, J., Geist, T., & Jacobs, G. H. (1989). Color vision in the dog. Visual Neuroscience, 3(02), 119-125.
  • Kasparson AA, Badridze J, Maximov VV. (2013). Colour cues proved to be more informative for dogs than brightness. Proc Biol Sci. 280(1766):20131356. doi: 10.1098/rspb.2013.1356.
  • Nießner, C., Denzau, S., Malkemper, E. P., Gross, J. C., Burda, H., Winklhofer, M., & Peichl, L. (2016). Cryptochrome 1 in retinal cone photoreceptors suggests a novel functional role in mammals. Scientific Reports, 6, 21848
  • Douglas, R., & Jeffery, G. (2014). The spectral transmission of ocular media suggests ultraviolet sensitivity is widespread among mammals. Proceedings of the Royal Society of London B: Biological Sciences, 281(1780), 20132995.
  • Stewart, L., MacLean, E.L., Ivy, D., Woods, V., Cohen, E., Rodriguez, K., McIntyre, M., Mukherjee, S., Call, J., Kaminski, J. and Miklósi, Á. (2015). Citizen science as a new tool in dog cognition research. PloS one. 10(9), p.e0135176.
  • Wobber, V., Hare, B., Koler-Matznick, J., Wrangham, R. & Tomasello, M. (2009). Breed differences in domestic dogs' (Canis familiaris) comprehension of human communicative signals.  Interaction Studies. 10(2), 206 - 224.