¿Cuál es la mascota ideal para un niño?

Francisco María García · 18 octubre, 2017

Tener un animal de compañía en casa presenta muchas ventajas. Especialmente para los pequeños, porque ayuda a desarrollar facetas de la personalidad y generar lazos afectivos fuertes. Sin embargo, al momento de decidir qué mascota es mejor, se generan una serie de dudas. Por ello presentamos a continuación algunos puntos para decidir cuál es la mascota ideal para un niño.

Dar el paso: llevar a la mascota ideal para un niño a casa

Ya sea porque los adultos lo desean, o porque los pequeños de la casa lo piden, es habitual enfrentarse con el dilema de llevar o no una mascota a casa. Y, sobre todo, definir cuál es la mascota ideal para un niño.

Hay que saber que cada realidad es diferente, y para cada una existe un animal que se adapta mejor. Siempre, claro está, pensando que será una responsabilidad de tiempo, dinero y cariño.

Por lo tanto, antes de dar el paso, la integración de un animal al hogar es una decisión que debe ser compartida. Se incorpora otro ser vivo a la familia que va a requerir un cuidado especial por muchos años.

Perro con un niño

En busca de la mascota ideal para un niño

El perro

Generalmente, la primera opción que se presenta es el perro.

Este animal es ideal para niños activos, que demandan interacción y son cariñosos. A buen seguro generará lazos muy fuertes si aprende a interactuar de pequeño y será una compañía incondicional.

La ventaja de esta mascota es que ayuda a desarrollar la empatía, la sociabilidad y la autoestima del pequeño, además de mantener un nivel de actividad física considerable.

El niño puede encargarse de algunas responsabilidades del perro, una vez cumplida determinada edad. Pero lo habitual es que la carga quede en manos de los mayores. Por lo tanto, se necesita tiempo, espacio y presupuesto.

Las mejores razas para los niños son los labradores y golden retriever. Y si el chico es pequeño, son más adecuados los perros grandes.

El gato

Es una buena opción si se busca una mascota con quien interactuar, que sea cariñosa pero más independiente. Es la mascota ideal para un niño afectuoso y travieso, pero que disfruta de sus espacios personales.

La ventaja de este animal es que tiene el hábito de asearse a sí mismo y no exige tanto como un perro.

Debe prestarse atención, sin embargo, a la posible aparición de alergias si llega al hogar cuando el niño ya es mayorcito. Y el trato siempre debe ser cuidadoso.

El periquito

Es la tercera mascota más buscada después del perro y el gato. No demanda muchos cuidados ni presupuesto. Y con algo de tiempo, se integra en la vida familiar e incluso interactúa.

El periquito es ideal para niños observadores, curiosos pero tranquilos. Con cuidado y supervisión de un mayor, el pequeño puede encargarse de algunos cuidados y hacerse un gran compañero.

Conejillo de Indias

Es una excelente opción en hogares con niños pequeños, y mejor aún si es la primera experiencia con animales. Se caracteriza por ser activo, curioso y una vez que adquiere confianza, es capaz de interactuar.

Como ventaja, no precisa mucho espacio, ya que transcurre la mayor parte del tiempo en su jaula y requiere cuidados sencillos.

Algo a tener en cuenta es su higiene y alimentación, ya que es propenso al sobrepeso.

Conejo

Es una mascota ideal para un niño algo más grande. Siempre y cuando sea cuidadoso en el trato, ya que el conejo es un animal bastante delicado. Es muy cariñoso una vez que coge confianza, lo cual toma un tiempo.

La ventaja es que no necesita de un espacio demasiado grande. Aunque disfruta de andar libre en algunos momentos del día.

Niño jugando con dos conejos

Al principio es algo desconfiado, por lo que la personalidad del niño deberá adaptarse a ello.

Consejos a la hora de elegir

Por último, algunas premisas a tener en mente:

  • Evaluar según la edad del niño: si es muy pequeño y se trata de la primera mascota, posiblemente sea conveniente comenzar con un periquito. Y de esta manera enseñarle lo que significan los cuidados de un animalito.
  • Desarrollo psicomotriz: hasta que el pequeño no desarrolle su coordinación, es mejor no llevar a casa animales demasiado pequeños y delicados, porque les hará daño al querer interactuar.
  • El perro siempre es una compañía ideal. Prestad atención en este caso a la edad del niño y su temperamento, y en base a ello decidid. Informarse sobre las características de las diferentes razas es un buen camino.

Fuente de la imagen principal: Lindsey Price