La inteligencia del alimoche

Eugenio Fernández · 31 agosto, 2018
Sus baños de barro o la forma que tiene de romper los huevos de otras aves para alimentarse son dos de los aspectos que reflejan la inteligencia del alimoche

Existen cuatro especies de buitre en España y, aunque muchos conocen al mítico quebrantahuesos o al relativamente común buitre leonado, el buitre más pequeño de Europa es muy desconocido, a pesar de que la inteligencia del alimoche ha quedado de sobra demostrada.

¿Cómo es el alimoche?

El alimoche común o buitre egipcio es una de las aves rapaces que podemos encontrar en España, si bien es un visitante estival que pasa el invierno en África, por lo que cruza el estrecho en marzo.

El animal es inconfundible: el alimoche posee una cabeza amarilla y un cuerpo que en los adultos es blanco salvo por los extremos de las alas, que son negros. Los jóvenes, sin embargo, serán de color pardo.

La inteligencia del alimoche se despliega en el muladar, ese banquete de carroña para las rapaces. Suele llegar antes que los grandes buitres y, junto a los cuervos, se dedica a comer las partes blandas.

Después de que el buitre negro abre el cadáver y el leonado introduce su cuello, no es raro ver compartir escenario al alimoche con el quebrantahuesos. Mientras el primero puede despellejar los huesos con su pico curvo y delgado, el quebrantahuesos se los traga.

Alimoche: características

La inteligencia del alimoche

Sin embargo, la inteligencia del alimoche se demuestra cuando su alimento es otro: el alimoche se alimenta, entre otras cosas, de huevos. Algunos de ellos son especialmente duros, como son los del avestruz.

Para ello, la inteligencia del alimoche es vital, ya que para romper estos duros huevos necesita practicar el uso de herramientas en animales, algo que realizan pocas especies entre las aves, especialmente entre las rapaces.

El alimoche usa dos estrategias distintas: con los huevos pequeños lo que suele hacer este ave es levantarlos sobre zonas duras para luego dejarlos caer y que se estrellen contra el suelo.

Sin embargo, los grandes huevos del avestruz son muy difíciles de levantar, por lo que la inteligencia del alimoche sale relucir utilizando rocas, que levanta sobre el huevo y deja caer con fuerza sobre este.

Otro de los curiosos comportamientos del alimoche, menos conocido sin duda, son los baños de barro. Un experimento en las islas Canarias demostró que los alimoches prefieren bañarse con aguas ferrosas que tiñan su plumaje. La cosmética aviar es usada por otras especies como el quebrantahuesos, aunque se desconoce su objetivo, que podría ser comunicativo.

Comportamiento del alimoche

La historia de Gaspar

Puede que muchos de los que están leyendo estas líneas conozcan de sobra la inteligencia del alimoche gracias al doctor Félix Rodríguez de la Fuente, que en sus documentales ingenió un experimento curioso. Félix quería demostrar si este comportamiento, en el que la inteligencia del alimoche quedaba demostrada, era fruto del aprendizaje o, por contra, era innato.

Lo que hicieron fue criar un alimoche a mano, que fue apodado Gaspar, el cual nunca aprendió nada de otros alimoches ni vio un huevo de avestruz en su vida. El animal fue criado en España entre las aves que el equipo del documental tenía para cetrería, lo que permitió grabar formidables escenas.

Una vez Gaspar fue adulto, se le puso un huevo con una selección de guijarros delante: el alimoche cogió uno de los guijarros y comenzó a percutir el huevo con estos, lo que demostraba que el comportamiento era innato y no cultural.

Esto demostró la gran inteligencia de muchas aves ante los televidentes hace unas décadas, por lo que conviene rescatar esta historia para aquellos que no se criaron viendo estos documentales.

  • Van Lawick-Goodall, J., & van Lawick-Goodall, H. (1966). Use of tools by the Egyptian vulture, Neophron percnopterus. Nature212(5069), 1468.