La historia de los balleneros vascos

Eugenio Fernández · 22 julio, 2018
Considerados los pioneros en esta práctica hasta nuestros días, debido a unos hallazgos de restos de estos cetáceos en las costas españolas cabría la posibilidad de que los romanos fueran los que iniciaran la caza de estos mamíferos marinos

Aunque siempre es triste y doloroso hablar de la caza de majestuosos animales como las ballenas, la historia de los balleneros vascos nos recuerda que durante siglos este pueblo del norte de España fue conocido por su relación con las ballenas.

Los balleneros vascos, reyes de los mares

Se considera a los balleneros vascos como los pioneros en explotar comercialmente la caza de las ballenas, aunque recientemente se ha abierto la posibilidad de que los romanos fueran los primeros en hacerlo, debido a restos de ballenas extintas en costas españolas.

Los vascos dominaron la caza de ballenas durante cinco siglos, mientras navegaban prácticamente por todo el Atlántico. El explorador francés Samuel de Champlain describió a los vascos afincados en la isla canadiense de Terranova como los más versados en la caza de estos cetáceos.

En siglos venideros, otras naciones fueron enseñadas por los vascos; el auge de otras industrias balleneras, junto a la pérdida de interés en el aceite de estos cetáceos, terminó con esta industria ballenera a finales del XIX. Para entonces, algunas especies como la ballena franca estaban cercanas a la extinción.

Balleneros vascos: viaje

Los balleneros vascos de la bahía de Vizcaya

Los inicios de los balleneros vascos están documentados a finales del siglo VII, donde un documento habla de la venta de grasa: 250 litros de aceite de ballena a un monasterio de Normandía. 

Existen menciones posteriores que también podrían considerarse tempranas, aunque es a mediados del siglo XI cuando se mencionan en muchos documentos barbas de ballena o platos realizados con su hueso. A finales del siglo XI, la caza de ballenas se había extendido a Santander, y en posteriores siglos a Asturias y Galicia.

En el siglo XIII ya se contaban 50 puertos en los que los balleneros vascos estaban establecidos, desde el cabo Finisterre hasta la frontera con Francia. En invierno y primavera, las ballenas francas pasaban por el norte de España en plena migración, momento en el que los balleneros hacían sus grandes campañas en las costas del Cantábrico.

¿Cómo cazaban los balleneros vascos?

Los balleneros vascos tenían torres de vigía situadas en cabos de importancia y en localidades como Biarritz o Zarautz. Cuando la ballena era observada, las almenaras ardían y los tambores sonaban: era entonces cuando los balleneros vascos salían a la mar con sus arpones.

Posteriormente, tiraban del cadáver de la ballena atando cuerdas, y procesaban el cuerpo en la costa. Es importante señalar que la mayoría de ballenas que tenemos en la península ibérica son de aguas profundas, y las ballenas costeras han ido desapareciendo. Una de las razones era porque las segundas son las que se pueden atrapar por este método.

Balleneros vascos: Terranova

Importancia e impacto de los balleneros vascos

Los balleneros vascos alcanzaron gran fama y renombre, e incluso se libraron de pagar impuestos, aunque solían regalar las lenguas de las ballenas a la iglesia. Esto comenzó a cambiar con el paso de los años, y países como Francia comenzaron a llevarse beneficios cuando los balleneros vascos pescaban en sus costas.

Este legado ha influido enormemente en la zona cantábrica, y localidades como Bermeo, Getaria o Castro Urdiales cuentan con referencias a los balleneros vascos y cantábricos en sus escudos.

El proteccionismo a la industria vasca llego al punto de prohibir la venta de productos de ballena provenientes de otros pesqueros. En siglos sucesivos iría declinando está práctica, lo que llevaría a su desparición a finales del siglo XVIII.

El número total de capturas realizadas por los balleneros vascos se desconocen, ya que solo hay cifras a partir del siglo XVI. Según algunos documentos de Lekeitio, se pescaron entre 1 517 y 1 662 un total de 68 ballenas en la bahía de Vizcaya. 

Los viajes de los balleneros vascos

Los balleneros vascos comenzaron a viajar también a tierras lejanas: la isla canadiense de Terranova y otras regiones de la costa este de Canadá son un ejemplo de ello.

En estas regiones de Canadá existen numerosas referencias al vasco y, de hecho, hay leyendas que dicen que llegaron a estas tierras 100 años antes de que Cristobal Colón llegase a América. De hecho, existen referencias de cómo marineros franceses escucharon hablar vasco en estas tierras a los indígenas.

Otro de los famosos sucesos que protagonizaron los balleneros vascos fue la matanza de los españoles, en la Islandia del siglo XVII; 32 vascos fueron asesinados a manos de los islandeses, algo que fue instigado por las autoridades locales.

Lo que está claro es que los balleneros vascos causaron un tremendo impacto en las poblaciones de ballenas, aunque son aún más peligrosas las técnicas y explotaciones actuales.