La elusiva cigüeña negra

Eugenio Fernández · 9 marzo, 2018
A diferencia de su hermana blanca, es una especie que huye del contacto humano, de ahí que no sea tan sencillo verlas como a las otras que se ven encima de iglesias, campanarios o torres eléctricas de las urbes

Mucho menos conocida que su pariente blanco, la cigüeña negra es uno de los animales más esquivos de la fauna ibérica, y se puede encontrar en África, Asia y Europa. Su aspecto es muy particular y reconocible, sin embargo su timidez y escasez juegan en su contra a la hora de ser una especie popular entre el público.

¿Cómo es la cigüeña negra?

La cigüeña negra (Ciconia nigra) es un ave zancuda poco conocida; mientras que la cigüeña blanca se puede encontrar en campanarios y núcleos urbanos, su pariente oscuro es un ave muy esquiva, que realiza sus nidos en zonas aisladas rodeadas de bosque y con zonas de agua cercanas.

Su plumaje es muy característico; presenta tonalidades oscuras en la parte superior de su cuerpo con un plumaje iridiscente, que a la luz del sol refleja tonos verdes e incluso violáceos. El pico y las patas van enrojeciéndose con la edad, hasta ser rojo sangre en el animal adulto; posee tonalidades blancas en las partes bajas del cuerpo, e incluso en vuelo predominará el negro.

Su canto también es muy llamativo y parece un maullido que recuerda al de algunas rapaces como el busardo ratonero, bastante distinto del de la cigueña blanca. En cuanto a su envergadura, puede llegar perfectamente a los dos metros, mientras que su longitud supera el metro de altura; su peso ronda los tres kilogramos.

¿Dónde vive la cigüeña negra?

Este animal se puede encontrar en gran parte de África, Asia y de Europa —desde los países más al Este de Europa hasta España y Portugal—; este animal es un ave migratoria que viaja a África, algo normal en el comportamiento de las cigüeñas

Cigüeña negra: hábitat

Sin embargo, existen poblaciones que pasan la invernada en España, en concreto en Doñana, Extremadura y el valle del Tiétar; es decir, algunas cigüeñas negras son residentes durante todo el año en España gracias a sus temperaturas más cálidas.

Por otro lado su hábitat depende de la época: durante verano se puede encontrar en zonas boscosas y zonas fluviales con roquedos, mientras que en invierno aparece en embalses y arrozales.

¿Cuál es su comportamiento?

Su nido está formado por ramas y musgo, anidan en roca y suelen reutilizarse. En cuanto a la crianza, podemos decir que ponen de dos a seis huevos blancos, que se incuban durante cinco semanas. Los pollos son cuidados por ambos padres, que comenzarán a volar a los dos meses.

Son animales carnívoros, cuya alimentación principal son peces, aunque también consume pequeños mamíferos, reptiles, crustáceos, pájaros o insectos. Normalmente, pasa los días en zonas de tierra húmeda, e inspecciona el terreno en busca de estos animales, a los que caza con su pico a modo de arpón.

Al igual que otras aves, como la cigüeña blanca o las carroñeras, no le hace ascos a los desperdicios humanos. Aún así, es poco común verlas en vertederos dada su timidez, y prefiere cazar su propio alimento.

Cigüeña negra: comportamiento

¿Cuál es su estado de conservación?

En cuanto a sus amenazas, la principal es la presión humana sobre sus zonas de nidificación: son animales mucho más sensibles a la intervención humana en su hábitat, y los ruidos, senderistas o contaminantes les estresan.

Las actividades forestales, fluviales y los tendidos eléctricos también las ponen en peligro; en las marismas del Guadalquivir se han registrado disparos a estos animales, aunque es algo no muy común; existen numerosos proyectos de conservación, como el que se ha comenzado en Extremadura.

Es un ave de hábitos muy desconocidos, por ello no se conoce con exactitud su estado de conservación, y algunos consideran a esta cigüeña como un animal en peligro de extinción.

A pesar de ello, aún cuenta con muchos efectivos: se calcula que en Europa hay entre 12 000 y 20 000 ejemplares; en España existen más de 800 ejemplares. Mientras, en Dinamarca se considera prácticamente desaparecida y en Alemania solo quedan 50 parejas.