¿La curiosidad mató al gato?

Virginia Duque Mirón 17 mayo, 2018
Esta frase, vinculada al instinto de caza de los felinos, tiene su origen en Inglaterra, si bien la oración aludía entonces a la 'preocupación'; lo cierto es que esta oración viene a reflejar el comportamiento de este

¿Cuántas veces hemos escuchado la famosa frase “la curiosidad mató al gato”? Si alguna vez te has preguntado de dónde viene esa expresión y por qué la hemos llevado hasta nuestro día a día, no te pierdas este artículo en el que te lo contamos.

Por qué se dice que la curiosidad mató al gato

Esta frase tiene su origen en Inglaterra durante el siglo XVI, cuando se escuchó por primera vez la frase original, que era care killed the cat”, que es la traducción literal al español de “la preocupación mató al gato”, pero después se cambió por “curisoity kills a cat”, ya que con el avance etimológico del idioma hizo que la palabra care se cambiara por curiosity.

Lo que se quería transmitir con esta frase es que las preocupaciones, la ansiedad y el estrés que estas generan pueden traer problemas físicos o mentales que se reflejarían a largo plazo. ¿Por qué se eligió a los gatos como ejemplo? Porque estos destacan por su sigilo y cautela, siempre pensando en si dar o no un paso.

Sin embargo, usar la palabra curiosidad resultó aún más acertado, pues es esa curiosidad la que puede llevar al minino a tal extremo que ponga en riesgo su vida sin ni siquiera ser consciente de ello. Se lanzan a la aventura sin pensar en nada más que en saciar su curiosidad, pero esto les genera un estado de satisfacción que es beneficioso para su salud mental. Irónico…

Una nueva versión

Precisamente por ello, durante el siglo XX se comenzó a usar una nueva versión de la famosa frase, a saber: “la curiosidad mató al gato pero la satisfacción lo trajo de vuelta”. ¿Qué lección quería enseñar a las personas? Pues que no debemos conformarnos, que hay que arriesgarse, aun si existen peligros, porque preocuparse en exceso por no hacerlo solo nos traerá problemas a la larga.

Curiosidad en los gatos

Posiblemente nunca pudieras imaginar que una frase nos daría lecciones de vida tan importantes, pero, como bien se dice, la naturaleza es sabia. Y quienes la usan para crear frases tan breves, que encierran tanta profundidad, demuestran parte de esa sabiduría también.

De hecho, estudios realizados alrededor de esta frase, han demostrado que las personas que se preocupan menos por el ‘qué pasará si…’ eran más felices, tenían mejores experiencias interpersonales y mejores relaciones sociales.

Sin embargo, aquellas que no se lanzaban a la aventura, recibían mayores placeres de la comida, la bebida o el sexo, pero se aislaban del mundo. ¿Qué lección extraes de esto? Solo es una pregunta retórica.

Por qué los gatos son tan curiosos

La curiosidad de los gatos es algo innato que está vinculado con sus instintos. Les encanta meterse en lugares pequeños, probar nuevas experiencias, rincones o escondites y, sobre todo, les gusta ver el mundo desde la posición más elevada que puedan alcanzar.

Gato curioso

Si piensas un poco en estos movimientos, todos tienen mucho que ver con su ascendencia, la cual proviene de los felinos más salvajes como el tigre o la pantera. Esconderse en los lugares más insospechados, lugares en los que sus presas no creerían que están, es un modo de engañar a su víctima y vigilarla sin que esta ni siquiera imagine que su acechador está cerca.

Lo mismo sucede con las alturas: es el mejor método para vigilar su próxima comida sin que esta siquiera lo note. Por tanto, la mayor parte de sus comportamientos que tienen que ver con la curiosidad están enlazados a su instinto de caza.

Pero, ¿y qué hay de la curiosidad que sienten por nosotros? ¿Cuántas veces has sorprendido a tu gato mirándote fijamente y examinándote como si quisiera hacerte preguntas? Esto sucede porque somos parte de su entorno y, como buen cazador, debe saber quién ronda a su alrededor.

Aunque se dice que la curiosidad mató al gato, en realidad lo que lo mataba era la preocupación, ya que de hecho, la curiosidad es lo que lo ha mantenido vivo por años.

Te puede gustar