La convivencia de dos gatos en casa

La territorialidad de los machos puede provocar que el primero que vivía en el hogar sienta amenazado su entorno; no hay que mostrar predilección por uno u otro en el trato a fin de evitar malentendidos que den lugar a enfrentamientos

Por todos es sabido que corre el rumor de que los perros y los gatos no se llevan bien. Aunque seguro que en más de una ocasión hemos sabido de personas que tienen ambos en su casa. No obstante, parece que la convivencia de dos gatos en casa suele suscitar el mismo problema.

Hemos visto muchos gatos que conviven como hermanos en un mismo hogar, pero tener dos gatos en casa en ocasiones no es tarea fácil, especialmente cuando uno llega detrás del otro. Si te encuentras en esta situación, te damos unos consejos para que la convivencia de dos gatos sea más fluida.

Dos gatos en casa, ¿cómo mejorar la convivencia?

Normalmente, si dos o incluso tres gatos se crían juntos no suelen tener problemas en la convivencia, y se llegan a ver como miembros de la familia. Sin embargo, cuando es uno solo el que vive en casa, y se ha convertido en el rey del hogar, puede ver amenazado su territorio ante la llegada de otro. ¿Cómo evitar esto?

El género

Aunque este aspecto no es determinante, si el gato que tienes es macho, es posible que acepte de mejor gana a una hembra. Los gatos son territoriales y la presencia de otro macho podría hacerle sentir amenazado.

Gato hace ruido al aparearse

De más está decir que si no quieres ‘cachorrogatitos’ deberás castrar a alguno de los dos.

Castración

Y hablando de castración, este es otro aspecto a tener en cuenta, pues es mucho mejor que si uno está castrado, el otro también lo esté. El castrado podría sentir una especie de envidia hacia el que no lo está, que resultará en una mala convivencia e incluso en peleas.

El no castrado vería al otro como una amenaza y en cierto modo se sentiría inferior a él. Para evitar estos malentendidos castra a ambos, independientemente de si son de sexos diferentes.

El espacio

No creas que porque son gatos pueden usar la misma cama, dormir en el mismo sitio y usar el mismo arenero. Esto quizá pueda ser algo que suceda con el tiempo, pero, ¿cómo te sentirías tú si alguien llega a tu casa a compartir todos tus enseres sin pedir permiso? Sí, así se sentirá tu gato, el que lleva contigo más tiempo.

Los gatos y la leche

Por tanto, duplica todo y dale a cada uno su lugar, su comida, su agua y todo lo necesario para que ninguno de los dos se pueda sentir amenazado por el otro.

Mantén la calma

Si ya has escuchado que dos gatos se pueden llevar mal y estás todo el tiempo dándole vueltas al tema, vigilando constantemente a ambos, y saltando nervioso ante cualquier situación, solo conseguirás agravar la situación, pues pondrás nerviosos a los animales y no lograrás nada positivo.

Dales un tiempo, que se conozcan, se huelan, se miren y se estudien. Normalmente, los gatos no suelen atacarse a la primera de cambio. Es posible que se bufen un poco al principio, pero tú tranquilo, al menos mientras no veas que la situación va a más.

Dale lo mismo a los dos

Hablamos tanto de cosas materiales como de aspectos emocionales. Si mimas a uno, hazlo con el otro, si le compras un juguete a uno, llévale uno al otro, etc.

Tu actitud hacia ambos determinará cómo se vean entre ellos. Si con el paso del tiempo se sienten queridos del mismo modo, es posible que las rencillas desaparezcan.

Ya sabes que con las mascotas hay que tener paciencia, pero esta unida al cariño puede lograr grandes cosas, incluso que convivan en armonía dos gatos en casa.

Te puede gustar