Mentiras y verdades sobre nuestros amados gatos

Irene Peláez · 11 abril, 2015

Desde la antigüedad, los gatos siempre se han visto rodeados de misterio y han sido el foco de comentarios y leyendas. Desde el antiguo Egipto, donde eran considerados un animal sagrado, hasta ahora, pasando por los gatos negros de las brujas, estas mascotas han levantado siempre un halo de superstición y conexión con lo sobrenatural. Es por esto, que alrededor de ellos se han creado muchos mitos. Vamos a ver algunas mentiras y verdades sobre nuestros amados gatos. 

Los gatos siempre caen de pie

El hecho de que caigan de pie, dependerá de la altura desde la que caigan y de las circunstancias, no obstante, los gatos tienen una gran capacidad para girar en el aire utilizando la cola y las patas. En este video podemos ver exactamente cómo lo hacen.

Los gatos tienen siete vidas

La curiosidad mató al gato… pero no siete veces. Este mito viene porque al ser tan extremadamente curiosos, estos animales se meten a menudo en situaciones comprometidas. Pero como son muy rápidos y ágiles, se escapan con facilidad. Por eso se dice que tienen tantas vidas.

Los gatos son peligrosos para los bebés

gato con niño

No más que otras mascotas. No se debe dejar a un gato sin supervisión con un bebé, pero no es verdad que un felino sea especialmente peligroso para los ellos. De hecho, si se le ha socializado correctamente, el gato será un excelente compañero de juegos, siempre y cuando se cuide de que el bebé no le tire de la cola, las orejas o los bigotes.

A los gatos les encanta la leche

Este es uno de los mitos más extendidos en toda la historia de los gatos y sin embargo es falso. De hecho, la leche puede ser muy indigesta para los gatos adultos, pudiendo hasta provocarles problemas intestinales.

Los gatos son animales traicioneros

A los gatos se les considera a menudo traicioneros e infieles. Lo cierto es que son altamente independientes y, comparados con los perros cuya conducta es muy social y dependen mucho de sus dueños, puede parecer que son traicioneros. En realidad, solo son animales solitarios que disfrutan de la tranquilidad y la independencia.

Los gatos y los perros se llevan mal

perro y gato

Si bien es cierto que los perros tienen un instinto cazador hacia los felinos, el hecho de que un can y un gato viviendo bajo el mismo techo se lleven bien o mal depende de varios factores. Si han convivido y han crecido juntos desde cachorros, estos dos animales tan diferentes pueden llegar a ser grandes amigos.

Los gatos pueden ver en la oscuridad

Depende de a que llames oscuridad. No pueden ver cuando hay ausencia total de luz, aunque pueden guiarse en la oscuridad gracias a sus otros sentidos. Lo que sí es cierto es que su pupila varía más que la de los humanos y tiene mayor capacidad de apertura, por lo que puede llegar a ver 6 veces mejor que una persona con muy poca luz.