Kai

Virginia Duque Mirón · 30 diciembre, 2017
Si bien se trata de una raza muy completa para todo –perro doméstico, guardián o de caza– por su carácter e instinto, este can necesita actividad física para quemar energía, como toda especie cobradora

Hay distintas razas de perros, unas más conocidas que otras. Hoy te hablamos de una especie japonesa de la que posiblemente no hayas escuchado hablar: el Kai, un animal muy peculiar.

Lo que tienes que saber sobre el Kai

Origen e historia

Parece ser que se conoce a esta raza desde hace unos 3 000 años y, aunque hay especulaciones de que su procedencia es china, se le sitúa más bien en la zona de Japón. De hecho, se le conoce como el perro regional del distrito de Kai en la isla de Honshu.

Se les usó como perros de cacería de jabalíes y venado durante varios siglos. Estos canes tienen una capacidad excepcional para formar jaurías, lo cual propició que se pudiera perpetuar la especie sin mezclas ni mestizaje de perros europeos. De este modo, la raza fue preservada pura.

Gracias a esto, en 1934 la raza fue declarada monumento natural, aunque esto no fue suficiente para evitar que tras la Segunda Guerra Mundial casi se extinguiera. No obstante, gracias a criadores que se esforzaron porque esto no sucediera, hoy hay un número suficiente de ejemplares y es un perro de moda en muchos países del continente asiático.

Características del Kai

Se trata de una raza de tipo spitz de tamaño mediano y proporciones que encierran armonía entre sí. Sus músculos están muy desarrollados y su apariencia es bastante robusta.

Raza de perro kai: características

Suele medir entre 45 y 56 centímetros y pesar de unos 16 a 18 kilos, mientras que su esperanza de vida no supera los 14 años por norma general. Por otra parte,  su cabeza tiene forma de cuña y se ve fuerte, con un hocico en punta y orejas erectas de forma triangular y peludas.

La cola está curvada sobre el lomo, aunque en ocasiones también presenta la forma de hoz. Respecto a su pelo, tiene dos capas, una externa que es dura y recta, y otra interna de color pálido que es densa y suave.

Los colores admitidos para su pelaje son el atigrado negro, el atigrado rojo y el atigrado blanco. Sin embargo, cabe reseñar que cuando son cachorros nacen en dos colores.

Carácter del Kai

Gracias a su carácter, es muy adaptable y es un perro que no solo se sigue usando para el mismo fin con el que se crió: la caza. De hecho, cada vez son más y más las familias que lo tienen como mascota y perro guardián. Para la caza demuestran una enorme valentía, resistencia a temperaturas extremas y se destacan por ser despiertos y audaces.

Como animales de compañía son cariñosos, vivaces, fieles y muy juguetones, especialmente con los niños. Para los más jóvenes se muestran como excelentes compañeros por su tolerancia, docilidad y por estar siempre alerta para cuidarlos.

Lógicamente, por haber sido perros de caza, esta raza requiere una gran actividad física. Entonces, es preciso incidir en que si durante mucho tiempo se mantienen inactivos podrían tener estrés y volverse destructivos, nerviosos y ruidosos.

Salud y cuidados especiales del Kai

Lo cierto es que no es una raza que presente muchos problemas de salud a excepción de la displasia de cadera; así como algunos problemas digestivos hereditarios en ocasiones.

Raza de perro kai: cuidados

Como hemos dicho antes, el ejercicio debe formar parte de su rutina, ya que es necesario para que goce de buena salud mental. Deberá no solo caminar para hacer sus necesidades, sino carreras y juegos que le permitan ejercitarse y soltar adrenalina.

Por otro lado, revisar pelo y orejas es necesario para cerciorarse de que no se hayan alojado garrapatas o parásitos; y por supuesto que el cepillado diario del pelo es clave para eliminar pelos muertos y prevenir problemas en la piel. Como curiosidad, te diremos que esta raza no es amiga del agua, así que cada vez que toque bañarlo, se resistirá con todas sus fuerzas.

¿Has pensado en un Kai como mascota?

Razas de perros de Japón