Información sobre las feromonas felinas

Gracias a ellas los gatos se comunican, y es que estas sustancias están asociadas a funciones territoriales, sexuales, de tranquilidad o de alerta

Existen determinadas sustancias químicas que permiten enviar diferentes señales entre animales de una misma especie. Son captadas, principalmente, por el llamado órgano vomeronasal o de Jacobson. En esta oportunidad te traemos información sobre las feromonas felinas y hacemos hincapié en los mininos.

Datos preliminares sobre las feromonas felinas

Estas sustancias que emiten los gatos están asociadas a diversas funciones. A saber:

  • Territoriales
  • Sexuales
  • De apaciguamiento
  • De alerta

Por otra parte, las feromonas felinas son segregadas por glándulas presentes en distintas partes del cuerpo. Toma nota:

  • Cabeza (alrededor de la boca y en los laterales de la cara)
  • Almohadillas plantares
  • Zona de las mamas
  • Área perianal
  • Región urogenital

En todo caso, las feromonas están consideradas esenciales tanto para la comunicación, la interacción social y la reproducción de los felis catus.

Te contamos lo que necesitas saber sobre las feromonas felinas, unas sustancias químicas que los mininos segregan por distintas partes de su cuerpo y que les sirven para comunicar diversas señales.

Distintas funciones de estas sustancias

Existen al menos cinco tipos de feromonas que los gatos emplean para transmitir sus mensajes. Se las denomina F1, F2, F3, F4 y F5. Estas sustancias son captadas, sobre todo, por el órgano vomeronasal gatuno y la información que conllevan es transmitida al cerebro emocional, lo que genera cambios fisiológicos y de comportamiento.

Feromonas sintéticas para gatos

Por ejemplo, cuando un minino frota su cara sobre las personas, o distintos objetos, está marcando su territorio. Esta acción no solo le avisa a otros gatos de su presencia, sino que le otorga tranquilidad al animal que las emitió; le recuerda que está en un lugar seguro.

Pero este tipo de marcaje también puede darse por medio de la orina, sobre todo cuando el minino se encuentra en un nuevo entorno o está estresado. Y también se manifiesta a través del rascado de distintos elementos. En este caso, además de las feromonas secretadas por las almohadillas, dejan señales verticales visibles.

Por otra parte, cuando las hembras entran en celo, segregan feromonas que pueden ser olfateadas por los machos, aunque estos se encuentren muy alejados. Y las madres las utilizan para transmitir tranquilidad a sus crías y ayudarlas a orientarse.

También existen las feromonas sintéticas

En la actualidad, existen productos sintéticos análogos de las feromonas faciales F3 y F4 . Se utilizan, sobre todo, para ayudar a tranquilizar a los mininos cuando sufren estrés por diversas situaciones.

Estas sustancias pueden contribuir a solucionar algunos problemas de comportamiento. Por ejemplo:

  • Maullidos excesivos
  • Esconderse
  • Hacer sus necesidades fuera del arenero
  • Destrozar muebles por un rascado exagerado

Se emplean en forma de aerosol y en difusores para enchufar. También existen collares. Si bien no son fármacos, consúltale al veterinario sobre la conveniencia de utilizar feromonas sintéticas con tu gato si alguna situación lo tiene ansioso, alterado o con miedo.

Función de las  feromonas

Gatos, feromonas y convivencia

Sin embargo, antes de recurrir a sustitutos sintéticos de las feromonas, ten en cuenta estos consejos para la buena convivencia con tu felino:

  • Proveerlo de rascadores adecuados para evitar que utilice muebles y otros objetos de la casa.
  • Tratar de no limpiar zonas donde el animal haya realizado marcajes faciales.
  • Higienizar los lugares que utiliza el minino de uno en uno para garantizar la presencia de sus olores en al menos un sitio.
  • Desestimar el uso de arenas perfumadas en las bandejas sanitarias.
  • Dado el sensible olfato gatuno, utilizar con cuidado productos desinfectantes de aroma muy fuerte.

Pero, sobre todo, lo que nunca debes hacer es castigar a tu gato por dejar sus marcas. Es un comportamiento natural que no debe ser reprimido. Y, como te hemos explicado, existen herramientas y estrategias para manejarlo si se vuelve excesivo o molesto.

Te puede gustar