Infecciones en dendrobates

19 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga María Muñoz Navarro
Unos de los anfibios más extravagantes y diminutos a la vez son, sin duda, los dendrobates. Pero estas pequeñas ranas pueden ser ser víctimas de ciertos microorganismos, desde bacterias hasta parásitos, y sufrir sus letales consecuencias.

Los dendrobates son unas diminutas ranas que apenas miden unos centímetros y que destacan por sus vistosos colores. Son más bien conocidas como ranas flecha. Muchas personas las tienen como mascotas o las crían en cautividad, y por eso es importante conocer qué enfermedades pueden padecer y cómo podemos tratarlas.

Así que, ya sea por curiosidad o porque has adquirido a este animal como mascota, este artículo te interesará. Continua leyendo y descubrirás cuáles son las infecciones más comunes que pueden sufrir estos extravagantes anfibios.

Dendrobates ¿qué son?

Los dendrobates son unos anfibios tropicales de la familia Dendrobatidae pertenecientes al orden Anura, que incluye a todos los sapos y ranas.

Son unos animales diurnos cuya alimentación se basa en insectos de pequeño tamaño. Por otra parte, estos animales se caracterizan por poseer unos colores muy llamativos y pintorescos. Con ellos avisan de lo peligroso que es el veneno que producen las toxinas que desprenden por la piel.

Este fenómeno de advertencia se conoce como aposematismo y se da en otros muchos organismos venenosos.

Existen varias especies de este género. Algunas de las más comunes son:

  • la rana flecha verdinegra (Dendrobates auratus),
  • la rana flecha azul (Dendrobates azureus),
  • la rana flecha amarilla (Dendrobates leucomelas)
Dendrobates leucomelas

Enfermedades en dendrobates

La mayoría de estas patologías son cutáneas, y se producen por la infección de heridas que están expuestas al ambiente. Estas se infectan al entrar en contacto con microorganismos o cuando no han sido adecuadamente curadas.

Por otro lado, pueden originarse por la presencia de bacterias que actúan como patógenos oportunistas, es decir, que causan enfermedades y problemas cuando las defensas del animal están debilitadas debido a otro tipo de infección, como puede ser por virus u hongos.

Por último, es importante tener en cuenta la colonización microbiana de los tejidos que se genera una vez que el animal muere.

Enfermedades bacterianas

Síndrome de la pata roja

También conocida como dermatosepticemia bacteriana, es una enfermedad que produce el enrojecimiento de las extremidades de estas ranas. Suelen ir acompañados de otros síntomas como la anorexia, hinchazón o necrosis entre otros.

La principal causante de esta infección es la bacteria Aeromonas hydrophila, aunque existen otros microorganismos que también pueden participar en esta enfermedad, como son:

  • Otras bacterias: enterobacterias (por ejemplo Salmonella), Streptococcus o Staphylococcus.
  • Virus: Ranavirus.
  • Hongos: Batrachochytrium dendrobatidis.

Se ha visto que este síndrome afecta a otros anuros y caudados (salamandras y tritones) criados en cautiverio o, incluso, a los que se encuentran libres en la naturaleza.

Enfermedades por hongos

Quitridiomicosis

Esta enfermedad infecciosa es la más común y letal en este tipo de ranas, llegando a causar la reducción masiva de poblaciones de anfibios por todo el mundo. La produce el hongo Batrachochytrium dendrobatidis, considerado el patógeno más peligroso de estos animales.

Este hongo fue aislado por primera vez de una rana flecha azul venenosa (Dendrobates azureus), aunque hoy día se sabe que afecta a múltiples especies en todo el mundo.

El foco de infección se produce en la piel de estas ranas, el órgano más sensible e importante de los anfibios.

Este hongo actúa provocando anormalidades en la funcionalidad de la piel, impidiendo el correcto transporte de electrolitos. Esta alteración desencadena otras anomalías patológicas, como es la disminución de la concentración de electrolitos en sangre y el daño cardíaco.

También existen otros signos que indican que tu mascota puede estar sufriendo esta infección:

  • síntomas asociados a letargo, como el cansancio prolongado,
  • eritema cutáneo,
  • la pérdida del apetito.

La Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) lo registró como un patógeno muy peligroso, ya que supone una gran amenaza global de fácil transmisión entre poblaciones.

Enfermedades de origen vírico

Ranavirus

Estos virus de la familia Iridoviridae son considerados como los patógenos mejor conocidos de todos los que infectan a los anfibios.

La transmisión se produce por contacto directo entre los dendrobates infectados. Los animales afectados pueden sufrir letargo, anorexia e incluso dificultades para nadar. Otros signo típico de que algo no va bien es la pérdida de color de órganos internos como el bazo o el hígado.

Es muy probable que en estas circunstancias se produzcan, secundariamente, otras infecciones bacterianas.

Enfermedades parasitarias

Aquí te presentamos algunos de los parásitos más comunes en dendrobates:

Oligoquetos

Son gusanos que colonizan el tracto urinario de los dendrobates. Un estudio los halló en unas ranas arlequín venenosa (Dendrobates histrionicus) que padecían de peritonitis.

Nemátodos

Las infecciones que producen los conocidos «gusanos pulmonares» (Rhabdias) afectan tanto a las ranas salvajes como a las criadas en cautividad.

Estos nemátodos rabditiformes amenazan a los diminutos animales, causándoles patologías como enteritis o un aumento anormal de la mucosa intestinal.

Tremátodos

Hay evidencias de que un género de tremátodos (Ribeiroia ondatrae) produce unos quistes que conducen al desarrollo de malformaciones en las extremidades de los dendrobates.

Tratamiento y recomendaciones

El mejor método para combatir estas infecciones es el uso de antibióticos de amplio espectro, aunque su eficacia dependerá de varios factores:

  • agente patógeno,
  • gravedad de la enfermedad,
  • presencia de otros microorganismos.
La rana flecha dorada (Phyllobates terribilis)

Se recomienda usar conjuntamente un fármaco antifúngico, ya que es muy probable que se produzca la coinfección con hongos. Por otra parte, mantener a los animales en un ambiente adecuado y tranquilo es primordial para disminuir situaciones de estrés y evitar las lesiones cutáneas.

Finalmente, la continua vigilancia y control de estos patógenos debe ser una prioridad para poder frenar las enfermedades emergentes como las que producen los Ranavirus y el hongo B. dendrobatiditis.

  • Christine L. Densmore, David Earl Green. Diseases of Amphibians, ILAR Journal, Volume 48, Issue 3, 2007, Pages 235-254.
  • Voyles, J., Rosenblum, E.B., Berger, L. Interactions between Batrachochytrium dendrobatidis and its amphibian hosts: a review of pathogenesis and immunity. Microbes Infect. (2011) 13(1):25-32.
  • Pessier, Allan. Infectious diseases of amphibians: it isn't just redleg anymore. Current Therapy in Reptile Medicine and Surgery. (2013) 247-254.
  • Goodman, R., Tyler, J., Reinartz, D. and Wright, Amber. Survey of Ranavirus and Batrachochytrium dendrobatidis in introduced frogs in Hawaii, USA. (2019) 55: 668.
  • Kik, M., Stege, M., Boonyarittichaikij, R. and Alphons van, A. Concurrent ranavirus and Batrachochytrium dendrobatidis infection in captive frogs (Phyllobates and Dendrobates species). The Netherlands, 2012: a first report. Vet. J. (2012) 194(2):247,249.
  • https://dendrobatesspain.org/