Identificación de huellas de animales: huellas y signos

Yamila · 30 abril, 2019
La identificación de huellas puede ser una actividad muy divertida para toda la familia; además de las marcas de las patas, los animales dejan otras señales en el ambiente que merece la pena identificar

Una actividad más que divertida para los niños y, por qué no, para sus padres, es aprender la identificación de huellas de animales. En el pasado este aprendizaje se usaba para sobrevivir; hoy puede ser un pasatiempo más que interesante.

La identificación de huellas de animales

Observar fauna en estado salvaje es una de las experiencias más hermosas que podemos vivir como seres humanos. Ir a un parque nacional y encontrarnos ‘cara a cara’ con algún animal puede parecer peligroso según la especie con la que nos topemos, pero sin duda se tratará de una anécdota inolvidable por el resto de nuestras vidas.

Tener conocimientos en identificación de huellas de animales puede ayudarnos, por ejemplo, a visualizar diversos ejemplares, estar atentos ante la presencia de algún depredador o especie peligrosa y, por qué no, divertirnos un rato.

Además de las pisadas que dejan en el suelo, es bueno aprender sobre otras huellas y señales, como heces, alimento, marcas en los árboles, etc. Todo depende del ecosistema donde nos encontremos y el tipo de animal al que le sigamos la pista.

Muchos animales dejan evidencias de su paso no con huellas en el suelo, sino con mordiscos en frutos, ramas arrancadas de los árboles, cadáveres de sus presas devoradas y hasta galerías o túneles algo escondidos entre la vegetación, pero fácilmente detectables para los que prestan atención.

Huellas de animales salvajes

Otras señales son los nidos en las ramas de los árboles, los charcos de barro ‘usados’ y, hasta en algunos casos, comida sin digerir que se transforma en una bola denominada egagróprila.

Debemos tener en cuenta que la mayoría de las huellas que dejan los animales son temporales; desaparecerán con la lluvia, el viento o la llegada de otros individuos a la zona. La única excepción son las marcas fósiles que se pueden hallar en cuevas o cavernas y que tienen miles de años.

Identificación de huellas: qué hacer

Como primera medida, si nos interesa el fascinante mundo de la identificación de huellas, debemos aprender un poco sobre los tipos de patas y pisadas de varios grupos animales. Conocer la estructura y el aspecto de las extremidades es fundamental cuando nos encontramos con una marca en la arena, el barro o la tierra.

Existen animales que son plantígrados –que apoyan por completo las patas y las zarpas– y aquellos que son digitígrados, es decir, que apoyan los dedos y uñas. En el primer caso podemos destacar a las liebres, y en el segundo a los linces.

Tenemos también la posibilidad de encontrar huellas de uñas, cuando estas no son retráctiles: lobo, zorro o perro. Los felinos como el gato, el gato montés o el leopardo ‘guardan’ sus uñas cuando caminan y, por ende, no quedan marcadas en la pisada.

Huellas de especies

Dentro de los grupos familiares de animales, las huellas son bastante similares. Pueden cambiar en tamaño, largo de los dedos o del talón. De esta manera, la marca que deja un lobo es más grande que la de un perro y con sus uñas más afiladas. Esto último se cumple en las del zorro, aunque son aún más pequeñas y finas.

En el caso de los felinos, el lince deja una marca de 70 milímetros de ancho, frente a los 50 del gato montés y a los 35 del gato doméstico. Entre estos dos últimos casi la única diferencia es el tamaño. En el primero los dedos son más alargados.

Existen huellas que son más que características y únicas, como las del jabalí. Esto se debe a que tienen dos pezuñas principales y debajo dos marcas –como puntas de flechas– más pequeñas.

Entre los mustélidos, el tejón es el único que tiene los cinco dedos en fila y deja una marca bien gruesa del talón. Los demás dejan huellas con un dedo –que sería el pulgar– diferenciado del resto.

La identificación de huellas puede ser una actividad fascinante cuando estamos de paseo por el bosque o nos vamos de campamento, pero también podemos llevarla a cabo en un parque o en la playa. ¡Es más que divertido!

  • Guzmán, A. (2004). IMPORTANCIA DE LOS RASTROS PARA LA CARACTERIZACIÓN DEL USO DE HÁBITATDE MAMÍFEROS MEDIANOS Y GRANDES EN EL BOSQUE LOS MANGOS (PUERTOLÓPEZ, META,COLOMBIA). Acta Biológica Colombiana.