Gruñidos en el perro: ¿qué significan?

23 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
Cuando los perros gruñen, están intentando comunicarse con nosotros. ¿Sabes entenderlos?

Hoy en día, sabemos que los canes son animales mucho más complejos de lo que creíamos en el pasado. Cada vez se estudia más, y en mayor profundidad, su conducta y el porqué de su comportamiento para que podemos entender lo que quieren transmitirnos. Los gruñidos en el perro no son más que una mínima parte del conjunto de formas que tiene el can para comunicarse.

El gruñido es considerado como una forma de agresión y tendemos a recriminarlo. Con esto es muy probable que empeoremos la situación porque no estamos escuchando lo que el animal quiere decirnos. Finalmente, acabamos con un perro que muerde, cuyo final suele ser la eutanasia, el abandono, la estigmatización de la raza o la mala imagen de los perros en general.

¿Los gruñidos en el perro significan agresividad?

Los gruñidos en el perro no tienen que significar, necesariamente, agresividad. Estos forman parte del conjunto de conductas que un can puede llevar a cabo para comunicar algo. Dependiendo de la situación, de la educación del perro, de su carácter o problemas emocionales y sus vivencias pasadas, un gruñido puede implicar:

  • Miedo
  • Incomodidad
  • Defensa propia o de un miembro del grupo
  • Agresión
  • Juego
  • Defensa de los recursos
  • Amenaza.

Como vemos, los gruñidos en el perro pueden ser, incluso, positivos. Muchos canes, durante las situaciones de juego, cuando están con otros perros, o también con nosotros, pueden gruñir.Este gruñido no supone ninguna amenaza, ya que está unido a las conductas positivas del juego.

Defensa de los recursos

Una de las razones por la que muchos perros gruñen es por la defensa de los recursos, como son comida, juguetes u otros objetos que sean de interés para el can. Ante este conflicto, algunos tutores suelen reñir al perro y quitarle lo que está protegiendo, ya que creen que la mascota está mostrando dominancia.

Esto no es así. Lo único que siente el perro es que su tutor le está quitando algo que es de mucho valor para él, por lo que el vínculo entre el tutor y el can se deteriora. Además, debido a la frustración, el perro podría llegar a morder algún día. 

La mejor forma de actuar ante estas situaciones es hacer que el perro pierda interés por el recurso. Por ejemplo, si el can valora en exceso un juguete, no debemos quitárselo; al contrario, debemos darle muchos juguetes iguales porque, al tener tantos, perderán valor.

Perro gruñe a otro por comida

¿Un perro que gruñe puede morder?

Sí, cualquier perro puede morder.El gruñido no es siempre la antesala al mordisco.Muchas veces, el perro gruñe y, a continuación, decide irse. Esto también es una forma de comunicación.

Por el contrario, otros canes,tras el gruñido, si el estímulo que lo está provocando no cesa, marcará con un mordisco.No obstante, antes que el gruñido, el perro muestra, a través de otros gestos corporales, que algo lo está molestando. Por ello, es fundamental saber cómo se comunican los perros. Desgraciadamente, algunos canes han dejado de utilizar las conductas previas porque ven que en nosotros no surten efecto, así que muerden directamente.

Perro agresivo con su dueño

¿Cómo evitar los gruñidos en el perro?

No podemos pretender que un perro no gruña nunca, al igual que ocurre con los ladridos. Ambos son una forma natural de comunicación, y es normal y sano que a veces lo hagan. Sin embargo, como siempre, un exceso puede no ser normal.

La ansiedad, el estrés, la mala gestión de la frustración y otros problemas que puede sufrir un can son estados que propician conductas como los gruñidos en el perro. Por esta razón, no debemos intentar corregir los gruñidos, sino buscar a raíz de por qué nuestra mascota se comporta así.

  • Arias, M. (2009). Caso clínico de agresividad canina por conflicto social dirigida a miembros de la familia.Clínica veterinaria de pequeños animales: revista oficial de AVEPA, Asociación Veterinaria Española de Especialistas en Pequeños Animales,29(4), 0217-226.
  • Damián, J. P., Belino, M., Rijo, R., & Ruiz, P. Etología clínica canina, agresividad y el cimarrón uruguayo.al perro cimarrón uruguayo, 37.
  • Elgier, Á. M., Jakovcevic, A., Mustaca, A. E., Bentosela, M., & Barrera, G. (2009). Problemas de comportamiento en los perros domésticos (canis familiaris): aportes de la psicología del aprendizaje.Revista de Psicología,18(2), ág-123.
  • Rugaas, T., & Ramos, B. P. (2005). El lenguaje de los perros: las señales de calma. Kns ediciones.