La eutanasia de mascotas: por qué, cuándo y cómo

Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
14 junio, 2019
Aunque elegir la eutanasia es una decisión personal, no necesita ser solitaria; tu veterinario, tu familia y amigos cercanos pueden ayudarte a tomar la decisión correcta y apoyarte mientras asimilas la pérdida de tu mascota

Una vez que un cachorro se convierte en miembro de tu familia, involuntariamente y sin esfuerzo consciente, un estrecho vínculo se arraiga. A partir de ese día, se vuelve difícil imaginar tu vida sin él. Nadie quiere pensar en la eutanasia, pero es una decisión que inevitablemente tocará a nuestra puerta.

Esta puede ser la decisión más difícil que tomarás por tu mascota. Como dueños de mascotas es necesario anteponer la necesidad de poder terminar sus vidas de forma indolora. Para ello, es útil comprender cuándo es el momento y cómo funciona el proceso de la eutanasia.

¿Qué tienes que hacer?

La calidad de vida es igualmente importante para las mascotas y las personas. La decisión de la eutanasia puede ser necesaria para el bienestar de la mascota y de tu familia.

En ocasiones, la calidad de vida de tu mascota se ve seriamente afectada por una lesión o enfermedad que no puede tratarse o que requiere más atención de la que tú y tu familia podéis brindar. En estos casos, la eutanasia puede ser la decisión correcta.

Cuando hayas tomado la decisión de proceder a la eutanasia, deberás decidir qué quieres hacer con los restos de tu mascota. Puede parecer extraño hacer estos arreglos antes de la eutanasia, pero te puede brindar cierto grado de ‘comodidad’ saber qué sucederá a continuación. Y no tendrás que concentrarte en estas decisiones mientras estás afligido por la reciente pérdida de tu querida mascota.

Tu veterinario puede proporcionar información sobre el entierro, la cremación y otras alternativas.

Eutanasia en perros

¿Cómo saber cuándo practicar la eutanasia?

Es posible que debas considerar la eutanasia si tu mascota ya no puede experimentar las cosas que una vez disfrutó. También si no puede responderte de la forma habitual o parece sentir más dolor que placer.

Del mismo modo, si tu mascota tiene una enfermedad terminal o está gravemente herida, o si el coste económico o emocional del tratamiento supera tus posibilidades, la eutanasia puede ser una opción válida.

«¿Mi mascota tiene más días malos que días buenos?» Hacerte esta pregunta puede ayudarte a tomar la decisión.

La importancia de entender el estado de salud de tu mascota

Tu veterinario entiende tu vínculo con tu mascota y puede examinar y evaluar su condición física. Al hacerlo, puede estimar las posibilidades de recuperación y discutir posibles discapacidades, necesidades especiales y problemas a largo plazo.

Él te puede explicar las opciones médicas y quirúrgicas, así como los riesgos y los posibles resultados. Debes entender que tu veterinario no puede tomar la decisión de la eutanasia por ti. Por ello, es importante que entiendas completamente la condición de tu mascota.

Aunque hay ocasiones en las que la decisión debe tomarse de inmediato, generalmente tendrás algo de tiempo para revisar los hechos. Esto te permitirá discutirlo con tu familia y amigos antes de tomar la decisión.

¿Cómo es el procedimiento de la eutanasia?

Comúnmente, la eutanasia se realiza en mascotas mediante la inyección de un medicamento que causa la muerte. Tu veterinario puede administrar un tranquilizante para relajar a tu mascota.

Despedirse de una mascota

En segundo lugar, se administra la inyección de la droga de eutanasia. Tu mascota inmediatamente quedará inconsciente de manera profunda e irreversible a medida que la droga detiene la función cerebral.

La muerte es rápida y sin dolor. Tu mascota puede llegar a mover sus piernas o su cabeza o respirar profundamente varias veces después de administrar el medicamento. Estos movimientos son solo reflejos y no significa que tu mascota tenga dolor o esté sufriendo.

¿Cómo puedo decir adiós?

El acto de decir adiós es un paso importante en el manejo de los sentimientos naturales y saludables de dolor y tristeza después de la pérdida de un amigo entrañable. Una vez que hayas tomado la decisión de la eutanasia, tú y otros miembros de la familia querréis despediros de tu mascota.

Una última noche con tu compañero en casa o una visita al hospital veterinario pueden ser apropiados. Los miembros de la familia que quieran estar solos con la mascota deben poder hacerlo.

Algunos dueños de mascotas eligen estar presentes durante la eutanasia de su mascota, pero otros eligen despedirse de antemano y no estar presentes durante la eutanasia. Esta es una decisión muy personal y debes hacer lo que te parezca adecuado.

Aunque elegir la eutanasia es una decisión personal, no necesita ser solitaria. Tu veterinario, tu familia y amigos cercanos pueden ayudarte a tomar la decisión correcta y apoyarte mientras asimilas la pérdida de tu mascota.

  • Gómez, L. F., Atehortua, C. G., & Padilla, S. C. O. (2007). La influencia de las mascotas en la vida humana. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, 20(3), 377-386.
  • Videla, M. D. (2015). El miembro no humano de la familia: las mascotas a través del ciclo vital familiar. Revista Ciencia Animal, 9, 83-98.
  • Cruz Vázquez, C. (2009). Mascotas:¿ Amigos medicinales?. Alternativas en psicología, 14(20), 48-57.
  • Gómez, L. F., Atehortua, C. G., & Padilla, S. C. O. (2007). La influencia de las mascotas en la vida humana. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, 20(3), 377-386.