Geriatría en perros: qué es y su importancia

A pesar de que todos los perros envejecen a diferentes ritmos, la mayoría de los especialistas recomiendan acudir con un geriatra canino a partir de los 7 años de edad.
Geriatría en perros: qué es y su importancia
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 14 octubre, 2022

La geriatría veterinaria es una especialidad médica que se dedica a tratar los problemas de la vejez y aquellas patologías asociados a ella en mascotas, como perros y gatos. Dicha área se centra en el análisis de los padecimientos frecuentes que afectan a los ejemplares seniles, tales como la obesidad, el cáncer, las enfermedades cardíacas, entre otras.

El envejecimiento es un proceso natural que afecta de manera progresiva la salud de la mascota conforme pasan los años. Aunque es imposible evitar el desgaste metabólico y físico del cuerpo, la geriatría canina busca ofrecer los cuidados adecuados que permitan darle una mejor calidad de vida a los perros. Sigue leyendo este espacio y descubre más sobre este tema.

¿Por qué es importante la geriatría para los perros?

Al igual que todos los seres vivos, es normal que el perro comience a presentar problemas de salud cuando se acerca al final de su vida. Si bien es cierto que dichas afectaciones son naturales y en ocasiones imposibles de evitar, estas pueden ser tratadas para intentar reducir la gravedad de sus signos clínicos.

Bajo este enfoque, la geriatría veterinaria aparece como una respuesta ante la necesidad de desarrollar estrategias que permitan detectar antes las enfermedades seniles. Gracias a esto, no solo se mejora la calidad de vida del perro, sino que también aumenta su longevidad y mejora la salud de sus últimos años de vida.

¿Por qué los perros seniles se vuelven más susceptibles a las enfermedades?

Conforme pasan los años, el metabolismo natural de la mascota experimenta cierto desgaste que lo ralentiza de manera progresiva. Por lo tanto, algunas funciones importantes como las del sistema inmune se vuelven ineficientes, lo que los hace susceptibles a varias enfermedades.

Además, tanto las necesidades nutricionales como la energía física de los perros seniles cambia por completo en comparación a su edad juvenil. Si no se adaptan los hábitos antiguos a sus nuevas necesidades, es normal que se cree un desbalance que a largo plazo propicien la presencia de patologías. En perspectiva, un perro senil tiende a desarrollar más enfermedades en un año que un ejemplar joven en varios años.

La importancia de los cuidados geriátricos en perros

La mayoría de los problemas de salud de los perros jóvenes están asociados con traumatismos, infecciones o parásitos. Como es posible imaginar, estas suelen ser patologías puntuales cuyo tratamiento consiste en eliminar al agente causal. Sin embargo, en el caso de los ejemplares seniles, esto no siempre es tan sencillo, puesto que las patologías llegan a involucrar a más de un órgano o sistemas.

Dado que la capacidad de los órganos vitales también se ve afectada, cualquier padecimiento o incluso una intervención quirúrgica podría provocar una falla en alguno de ellos. En consecuencia, los cuidados y las atenciones veterinarias de un perro senil son más complejas que las de un ejemplar joven.

Aunque es imposible detener el proceso del envejecimiento, la geriatría veterinaria logra retrasar la aparición de sus efectos en el cuerpo de los perros. Por esta razón, es crucial que los canes reciban la atención especializada de un profesional cuando alcancen una edad senil.

¿Cuándo se considera que un perro es senil?

Contrario a lo que se podría pensar, los perros llegan a su etapa senil a diferentes edades según su raza y su peso. Si bien es cierto que no siempre es fácil calcular bien la edad a la que un can alcanza su vejez, es posible guiarse de la siguiente forma:

  • Razas pequeñas (menos de 10 kilogramos): se consideran viejos entre los 11 y 12 años de edad.
  • Razas medianas (10-25 kilogramos): se consideran viejos entre los 9 y 11 años de edad.
  • Razas grandes (25-45 kilogramos): se consideran viejos entre los 8 y 9 años de edad.
  • Razas gigantes (más de 45 kilogramos): se consideran viejos a partir de los 7 años de edad.

Como es posible darse cuenta, los perros de razas grandes y gigantes alcanzan la vejez antes que los canes pequeños. Esto se debe a que su metabolismo sufre un mayor desgaste por su constitución física, lo cual también reduce bastante su longevidad.

Signos de la vejez en perros

Claro está, las edades anteriores son solo un promedio y no siempre representan bien el envejecimiento de las mascotas. Por ello, también se puede optar por buscar algunas señales físicas que aparecen cuando los perros entran a su edad geriátrica. Entre las más frecuentes se encuentran:

  • Menor resistencia física.
  • Cambios de humor.
  • Aumento de peso corporal (cuando no se ha cambiado la alimentación).
  • Patologías frecuentes (infecciones y parasitismos en su mayoría).
  • Sensibilidad a los cambios de temperatura.
  • Duerme más tiempo de lo habitual.
  • Piel se vuelve gruesa y pierde elasticidad.
  • Pelaje sufre pérdida de brillo y color.
  • Almohadillas más duras y secas.
  • Dificultad para escuchar o para ver.
  • Problemas dentales frecuentes.
  • Presencia de cataratas.
  • Pérdida de piezas dentales.
  • Incontinencia urinaria.
  • Problemas cardíacos.
Diarrea en perros viejos

¿Qué hacer si un perro ha alcanzado la vejez?

Si se han detectado varios signos de la vejez o el can ha alcanzado una edad avanzada, lo mejor que se puede hacer es acudir con un veterinario especialista en geriatría para perros. Esto servirá para que el profesional haga un diagnóstico actual sobre la situación de salud de la mascota, lo cual será esencial para planificar sus atenciones.

Cabe resaltar que los cuidados de los perros geriátricos son diferentes en cada caso. El envejecimiento no siempre sigue una pauta exacta ni ocasiona los mismos síntomas clínicos. Por ello, es crucial que un especialista le dé el seguimiento adecuado y comience con los tratamientos preventivos que mejoren su situación.

La geriatría en perros es un tema del que poco se habla en la actualidad, puesto que no siempre se tiene la costumbre de llevar a la mascota al veterinario por prevención. Sin embargo, esta especialidad médica puede llegar a ser fundamental para ofrecerle a los canes la mejor calidad de vida posible durante los últimos años de su vida.

Te podría interesar...
9 motivos por lo que es bueno adoptar un perro viejo
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
9 motivos por lo que es bueno adoptar un perro viejo

Si piensas integrar un peludito en tu familia, aquí te damos las mejores razones para que te animes a adoptar un perro viejo.



  • Pati, S., Panda, S. K., Acharya, A. P., Senapati, S., Behera, M., & Behera, S. S. (2015). Evaluation of geriatric changes in dogs. Veterinary world, 8(3), 273.
  • Landsberg, G., & Ruehl, W. (1997). Geriatric behavior problems. Veterinary Clinics: Small Animal Practice, 27(6), 1537-1559.
  • Sheffy, B. E., Williams, A. J., Zimmer, J. F., & Ryan, G. D. (1985). Nutrition and metabolism of the geriatric dog. The Cornell Veterinarian, 75(2), 324-347.
  • Krawiec, D. R. (1989). Urologic disorders of the geriatric dog. Veterinary Clinics of North America: Small Animal Practice, 19(1), 75-85.
  • Hughes, J. M. L. (2008). Anaesthesia for the geriatric dog and cat. Irish veterinary journal, 61(6), 1-8.
  • Barriosnuevo Altamirano, Wilfredo. (1982). Manual de geriatria canina y felina, estudio recapitulativo. (Tesis de grado, Universidad Nacional Autónoma de México).

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.