¿Cómo ayudar a los perros a soportar la vejez?

La edad de nuestra mascota avanza, en proporción, mucho más rápida que la nuestra. Se dice que los perros son “viejos” en función de su tamaño. En base a esto, un perro pequeño es muy mayor a partir de que cumpla los 12 años, un animal de tamaño mediano lo será desde los 10, y los perros de gran tamaño desde los 8. Lógicamente, no todo depende del tamaño. También de la alegría y jovialidad que desprendan.

Señales del paso de la edad

perros que nos ven como sus padres

¿Cómo sabemos que nuestro amigo ya es mayor y anciano en relación a su edad? Hay muchos signos que nos pueden indicar que tu perro ya es mayor, que el perro que corría alegremente tras una pelota de goma ya necesita de cuidados especiales. El tiempo ha pasado por él y ya no es aquel animal vigoroso.

Las señales más características de que nuestra mascota está cambiando son:

  • Duerme mucho más, da la impresión de que quiere dormir a cada momento
  • Aunque mira de reojo la pelota o cualquier otro objeto de juego, ya no tiene ganas de jugar
  • Su pelo va teniendo canas, al igual que ocurre con las personas
  • Es irritable ante cualquier cosa
  • Sus ojos ya no son transparentes como siempre

Problemas de peso

Veremos que el animal se fatiga cada vez más en sus paseos. Con el paso del tiempo, el perro ya no puede hacer las mismas actividades que hacía antes, ya no puede seguirte a todos sitios, apreciaremos que su peso va en aumento, debido a esta disminución de actividad.

También, hay casos en los que algunos perros disminuyen su peso de forma preocupante cuando se hacen mayores. Una dieta calórica debe reponer esta pérdida progresiva de energía.

Problemas urinarios

Si observamos que nuestro amigo hace sus necesidades con dificultad y más frecuentemente, es señal de que se va haciendo mayor y empieza a tener problemas urinarios. La solución ideal es una dieta equilibrada. El veterinario podrá recetar algún medicamento que ayude.

Entre los problemas físicos que nuestra mascota puede ir teniendo están los problemas de visión, bucales y en la piel. Es frecuente que un perro que ha llegado a su edad anciana pierda vista y vaya tropezándose por la casa. También, puede contraer alguna enfermedad en los ojos, como es el caso de conjuntivitis. Uno de los signos de esta dolencia es que veamos a nuestro amigo rascarse mucho los ojos.

Cuidados para ayudar a nuestro perro a soportar la vejez

Entre las atenciones que podemos tener con nuestra mascota, están las siguientes:

  • Un cepillado diario es muy útil. Hemos de tener en cuenta que el animal está perdiendo mucha flexibilidad, y le costará mucho hacer cualquier movimiento para lamer y asearse a su manera, como siempre ha hecho.

cepillar los dientes al perro

  • Una alimentación rica en fibra ayudará a nuestra mascota a hacer bien la digestión, y le aportará el sodio necesario que evitará enfermedades cardíacas.
  • Aquellos paseos largos y de mucho tiempo que nos gustaba dar con él, ya no pueden continuar. Los paseos deben ser más cortos y más seguidos. El animal necesita mover las articulaciones con más frecuencia, con el fin de no perder agilidad en sus patas.
  • La cama o cesta donde duerme es ideal que sea lo más blanda y cómoda para él. Aunque no lo parezca, nuestro amigo tiene artritis y fuertes dolores que esa afección le provoca.
  • Su alimentación y la cantidad de alimento que recibe hay que cuidarlo mucho. Seguramente, como decíamos antes, tendrá problemas de movilidad en sus articulaciones, por lo que es ideal que el animal esté más bien delgado. Además, puede sufrir malformaciones con el paso del tiempo.
  • Es importante aumentar el número de visitas al médico veterinario de forma regular, para que exista un control de todos los factores que afectan a nuestro perro anciano, así como evitar la aparición de enfermedades.
  • En los paseos que realicemos, es importante no sacar al perro sin correa. A causa de su edad ven y escuchan menos, por ello cuando los llamemos puede que no acudan, no porque no quieran o porque se están volviendo más desobedientes, sino porque no ven ni escuchan bien.
  • Los dientes de nuestra mascota también deben ser revisados periódicamente. Con la edad van soltándose poco a poco y las encías son mucho más sensibles. Hay que cepillar sus dientes para que no se forme sarro mucho más frecuentemente que antes.
Categorías: Bienestar y cuidados Etiquetas:
Te puede gustar