Gavel, un cachorro que no pudo ser policía por ser demasiado tierno

Yamila · 3 julio, 2017

Para poder servir a la comunidad, los canes deben cumplir con ciertas características en cuanto a su personalidad. Por ello Gavel no pudo ser policía… ¡Por ser demasiado tierno! Esta historia sucedió en Australia y te la contamos a continuación.

Gavel: de policía a perro de compañía

Cuando Gavel era un cachorrito, se unió a las fuerzas policiales de la ciudad de Queensland, en Australia. El objetivo era convertirlo en un activo para el Estado y la Comunidad, según las fuerzas policiales locales.

Corría mayo de 2016 cuando este pastor alemán de pocos meses aparecía en las fotos con sus compañeros de clase y colegas humanos al ser condecorados por su valentía por el gobernador, Paul de Jersey.

Mientras tanto, lo estaban entrenando para ser un perro policía. La primera noche en la Academia los oficiales se dieron cuenta de que el animal no estaba feliz. Prefería saludar a las personas antes que aceptar las órdenes. Su encanto y su popularidad lo convirtieron en el ser más célebre de la academia. Y como era demasiado amistoso con los visitantes… Su trabajo como policía no estaba asegurado.

Entonces, se decidió darle una misión más acorde a su personalidad. En febrero de este año fue convertido en el perro de ceremonias del Estado. A partir de entonces, su tarea es “saludar a los visitantes y turistas de la Casa de Gobierno de Queensland”, algo que hace con todo su agrado, felicidad y amor.

¿Cómo se entrena a un perro policía?

Desde hace siglos los perros son usados como arma de caza o de guerra, como medio para controlar, someter e intimidar a la gente. La primera institución en entrenar canes fue el Ejército de Estados Unidos durante la Guerra con los Indios Seminole (1835 a 1842).

El primer cuerpo oficial de policía canina surgió a inicios del siglo XX. Los canes fueron entrenados en Gante, Bélgica. Después, la práctica se extendió a otros países como Hungría, Francia, Alemania y Austria. El ejército de estas naciones reconoció el potencial en este animal.

Para 1911, en tierras germanas, había alrededor de 400 estaciones de policía provistas con perros especialmente entrenados. El uso de manera organizada se aceleró en la Segunda Guerra Mundial. Así, el título popular para denominarlos era “cuerpo K9” (un homófono de “canino”).

El pastor alemán, la reza perfecta para la policía

Los pastores alemanes fueron considerados como raza de elite para formar parte de la policía debido a sus características y personalidad. Cuando ataca, sus incisivos superiores e inferiores se convierten en tijera que extraen pedazos de carne. Las heridas se infectan rápido y las cicatrices son permanentes.

Los oficiales son los encargados de entrenar a los canes para que se conviertan en sus compañeros de misión. Según el tipo de enseñanza, el animal puede estar en una patrulla antidrogas, en busca de armas, para encontrar personas, etc.

Como primera medida, el perro debe ser de tamaño grande (por eso son más comunes los Pastor Alemán o los Doberman). También ha de tener un gran sentido del olfato. La mayoría son machos y no están castrados. Además, debe contar con una personalidad energética y sociable.

Perro tumbado
Fuente: cnnespanol2.files.wordpress.com

Las reglas básicas de la obediencia las debe cumplir sin miramientos: sentarse, quedarse quieto, echarse, entregar un objeto, buscar un elemento, etc. Ha de confiar en el dueño o entrenador sin dudar.

Otro de los aspectos que no pueden faltar en un perro policía es la agilidad. Tiene que saltar, gatear y buscar objetos lo más rápido posible. También ha de subir y bajar escaleras sin problemas.

Mientras está siendo entrenado, el can es expuesto a diferentes experiencias para familiarizarse con los ruidos fuertes, el tumulto, el tráfico, etc. Luego se le enseña a detectar drogas, sustancias ilegales o bombas. Cuando lo hace, se le ofrece una golosina de premio. Así sabe que cuando olfatee algo fuera de la ley recibirá una recompensa.

Si no eres oficial de policía, no puedes entrenar a tu perro de esta manera. Si bien es necesario que te obedezca, sea ágil y esté acostumbrado a los ruidos, no es su tarea detectar sustancias o drogas si no está en servicio.

Fuente de las imágenes: www.cambiodigital.com.mx y cnnespanol2.files.wordpress.com