Cómo conseguir que tu perro obedezca a la orden de tumbado

El adiestramiento canino debe ser un factor fundamental en la vida de un perro sano, pues le permite sentirse seguro, regular su estado emocional y fortalecer el vínculo con sus tutores.
Cómo conseguir que tu perro obedezca a la orden de tumbado

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 16 diciembre, 2022

Es fundamental que le enseñes a tu perro algunas órdenes básicas de educación, tales como acudir a tu llamado, a que haga sus necesidades donde debe o incluso algunas tan simples como la orden de tumbado. Esto es necesario para que se establezca una autoridad, en la que tú seas el líder y él te debe obedecer. De esta forma conseguirás convivir en armonía y sosiego.

En esta ocasión queremos que consigas que tu perro obedezca la orden de tumbado, así conseguirás que se quede quieto mientras tú necesitas realizar alguna tarea o llega cualquier visita a casa, o incluso para que no se coma algo que no debe. Sigue leyendo este espacio y descubre cómo.

¿Por qué queremos que nuestro perro se tumbe?

cachorro tumbado 2

Es muy importante que nuestro perro obedezca la orden de tumbado. En primer lugar, eso indicará que es una mascota bien educada y eso dirá mucho de nosotros. Asimismo, sabremos que podemos llevar a nuestro perro a cualquier parte, ya que conocerá al menos una orden y podrá quedarse quieto.

También es una forma de poder compartir actividades con nuestra mascota. El hecho que nuestro perro obedezca el comando de tumbado, quiere decir que es el primer paso para que haga caso a otras órdenes más difíciles. Así se va a familiarizar con los mandatos que le damos y poco a poco se convertirá en un perro muy bien educado.

Claro está, es más fácil si comenzamos la educación desde cachorros, pues de esta manera el perro no adquirirá malas costumbres. Además, su temperamento es un poco más dócil y si se le plantea como un juego, seguro que lo seguirá sin problema.

Una orden de importancia para controlar su comportamiento

En la naturaleza, la posición que se conoce como «tumbado» se utiliza cuando los cánidos se sienten cómodos y tranquilos. Esta es la razón por la que se utiliza como un comando para calmar a la mascota cuando se pone ansiosa o nerviosa. El problema es que, en el hogar, se debe alcanzar un alto grado de confianza para replicarlo, lo que no todos los tutores son capaces de lograr con facilidad.

Conforme se avanza en el entrenamiento del can, la posición de tumbado se vuelve esencial para lograr que se tranquilice en situaciones de estrés. Así como también puede evitar el comportamiento curioso que caracteriza a estos canes, lo cual facilita llevarlo a sitios públicos sin temer que pierda el control y ocasione problemas.

¡Comienzan las clases!

Te decimos de antemano que te tienes que armar de paciencia y de constancia y sobre todo no esperes que tu perro lo entienda todo a la primera. Debes premiarlo cuando consigue lo que queremos, pero no debes castigarlo si no lo consigue, ya que no va a entender nada.



Para lograr que tu perro entienda la orden de tumbado, primero se debe enseñarle a sentarse. Esto se debe a que es la orden más sencilla y que suele acatar incluso sin necesidad de premio. Asimismo, esta postura se encuentra a medio camino entre tumbarse y estar parado, por lo que es excelente para medir su progreso.

La orden de sentarse

Aunque la orden de sentarse es sencilla, no se debe subestimar su complejidad. Ten en cuenta que la velocidad de aprendizaje depende mucho de la edad y de la raza del perro. Así que agarra un paquete de golosinas y también paciencia. Los siguientes pasos te guiarán en el proceso:

  1. Escoge una única palabra para el comando: siempre tiene que ser la misma, ya que si la cambias, podrías ocasionar que tu mascota se confunda. De preferencia que sea una sola sílaba como «sit».
  2. Llama su atención con una golosina sin dársela: esto le hará asociar el inicio del ejercicio con la recompensa.
  3. Sube la mano con la golosina mientras repites la orden («sit»): al seguir su premio con la mirada, el perro se sentará por inercia. Hazlo cerca de su hocico y eleva la mano sobre su cabeza para que sea efectivo.
  4. Recompensa cuando lo logre: solo podrás ofrecerle el premio cuando la mascota logre sentarse bien. Esto reforzará su comportamiento y con las repeticiones asociará la orden con su postura de sentado.

Cuando el perro esté sentado, dale la golosina en conjunto con algunos elogios y mimos. Después de hacerlo varias veces, tendrás que hacer el intento sin la golosina. Si tu perro no ha obedecido la orden, presiona leve su lomo para que se siente diciendo la palabra «sit» hasta que consigas que se siente solo.

La orden de tumbarse

cachorro tumbado 3

Una vez que tu perro ha aprendido a sentarse solo sin tener que usar la golosina, es hora de enseñarle a que se tumbe. Para ello vas a necesitar los mismos requisitos, golosinas o galletas y un buen «cargamento de paciencia». Guíate con los siguientes pasos:

  1. Dale la orden de sentado.
  2. Elige el nombre del nuevo comando: podría ser «tumba» o «échate».
  3. Toma la golosina y llama la atención de tu mascota sin dársela: acércala lo más posible que puedas a su hocico, de manera que solo pueda olerla pero no agarrarla.
  4. Baja la mano hacia el suelo mientras repites la orden: esto hará que la busque y adopte de manera natural la posición de tumbado.
  5. Recompensa cuando lo logre.

Lo más probable es que no lo consigas a la primera, pero repitiendo muchas veces, al final lo conseguirás. Una vez que esté tumbado, no olvides darle la golosina. Si cuando se la vas a dar se levanta, no se la des, vuelve a decirle la palabra para que se tumbe y una vez en el suelo se la das.

Si no consigues que se tumbe, puedes intentar con tus manos, estirarle las patas delanteras o que tú lo tumbes, pero recuerda no hacerlo de forma brusca. Ya verás como conseguirás que asocie el gesto de bajar la golosina al suelo con tumbarse.

Después realiza el mismo proceso sin usar el premio en la mano, bajando la mano al suelo y diciendo la palabra para que se tumbe. Repite el proceso hasta que consigas decir solo la palabra de la orden, sin emplear la golosina ni bajar la mano.

La orden de tumbarse (sin pasar por posición de sentado)

Una vez que se ha logrado hacer que la mascota logre tumbarse por primera vez, es probable que te interese hacer que se siente sin necesidad de pasar por la posición de sentado. Esto será un poco más sencillo, pues ya tiene noción del significado de las órdenes. Los siguientes pasos podrían ayudarte en el proceso:

  1. Mantén a tu perro parado (4 patas).
  2. Llama su atención con una golosina sin dársela.
  3. Baja la mano hacia el suelo mientras repites la orden de tumbado (puedes ayudarlo al hacer presión con tu mano sobre sus hombros).
  4. Recompensa cuando lo logre.

Cuando se consiga que el perro acate la orden de tumbado sin sentarse, puedes intentar repetir el proceso sin utilizar ningún tipo de premio. Incluso se puede reducir el comando a un simple gesto o un golpe en la espalda, pero todo depende de lo complejo que se quiera hacer el adiestramiento.

Recomendaciones adicionales

Aunque la mayor parte del adiestramiento canino consiste en perseverancia, paciencia y constancia, existen algunos consejos que podrían ayudarte a mejorar el proceso. Estos se listan a continuación:

1. Sé un buen líder

Los perros son muy buenos para percibir el lenguaje corporal de sus tutores, por lo que detectará cualquier inseguridad, miedo o nerviosismo que tengas. Ten presente que, si ante los ojos del can no te comportas como un líder, será poco probable que te ponga atención y acate tus órdenes.

2. Evita gritarle

Los gritos y regaños no ayudarán a que tu mascota entienda cómo debe comportarse. Al contrario, serán perjudiciales porque solo le infundirás temor y rechazo durante el adiestramiento. Esto significa que será más difícil obtener su atención y no querrá participar contigo.

3. Usa superficies cómodas

Como podrás imaginar, no puedes esperar que tu can se tumbe en cualquier superficie, pues algunas son tan irregulares o dolorosas que podrían lastimarlo. Así que mejor elige una que sea cómoda y confortable para sus patas.

4. Toma tu tiempo con cada repetición

El entrenamiento no solo se trata de dar órdenes y esperar que tu mascota las acate, sino que también se trata de leer el lenguaje corporal del can y reconocer si tienes su atención. Inicia cada repetición cuando te asegures que tu perro está atento a ti y que no existe nada que lo distraiga. De lo contrario, espera con paciencia y llámalo por su nombre hasta que logres enfocarlo.

5. Utiliza correa durante los primeros días

Si es la primera vez que entrenas con tu mascota, lo mejor será que realices el adiestramiento mientras lleva puesta su correa. De esta manera, podrás llamar la atención de tu perro con facilidad y tendrás un mejor dominio de sus acciones. Conforme gane confianza y mejore su atención, deberás intentar ejecutar las órdenes sin ayuda de la correa.



6. Selecciona la golosina más apetitosa

Cada can tiene sus propios gustos y no a todos les gusta lo mismo. Por ello, antes de empezar el adiestramiento, asegúrate que la golosina que escojas sea la más apetitosa para él. También toma en cuenta que se podría cansar de un mismo premio, de manera que es mejor cambiarlos cada cierto tiempo para mantenerlo atento.

7. Práctica la orden en sitios más ruidosos

Conforme tu mascota gane confianza y aprenda a atender tus órdenes, lo mejor es que intentes complicar la situación y practiques en sitios con más ruido. Esto permitirá que se acostumbre a ponerte atención en todo momento, lo que te dará un control más preciso sobre sus acciones.

8. Utiliza una orden específica adicional para que se pare

En el momento que logras entrenar a tu perro para que obedezca la orden de tumbado, también es importante que le enseñes a pararse únicamente si tú se lo permites. Esto te servirá para tener más control sobre tu mascota e incluso para tranquilizarlo en momentos de estrés. Lo único que tienes que hacer es darle la orden de tumbarse y alejarse un poco mientras él mantiene su posición. Claro está, prémialo si lo logra.

Durante los entrenamientos, no olvides siempre premiar a tu perro. Procura que las sesiones no duren más de 10 minutos y no lo agobies. Al final, cuando termines su entrenamiento diario, te recomendamos que le digas lo bien que lo ha hecho y le des unos mimos. Ten por seguro que tu mascota te lo agradecerá.

Te podría interesar...
Uso correcto del collar de entrenamiento en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Uso correcto del collar de entrenamiento en perros

No es complicado hacer un uso correcto del collar de entrenamiento en perros, pero sí esencial conocer las pautas para no dañar al animal.



  • International Association of Animal Behavior Consultants. (2019). Manual de entrenamiento canino. IAABC. Recuperado el 2 de abril de 2022, disponible en: https://m.iaabc.org/docs/espanol/IAABCManual_digitalv120919.pdf
  • Estévez, P. (2005). Manual básico para la educación del cachorro. Recuperado el 2 de abril de 2022, disponible en: https://vetpoblenou.com/blog/wp-content/uploads/2013/10/Eduacion-del-Cachorro.pdf
  • Greenebaum, J. B. (2010). Training dogs and training humans: Symbolic interaction and dog training. Anthrozoös, 23(2), 129-141.
  • Rooney, N. J., & Cowan, S. (2011). Training methods and owner–dog interactions: Links with dog behaviour and learning ability. Applied Animal Behaviour Science, 132(3-4), 169-177.
  • Hiby, E. F., Rooney, N. J., & Bradshaw, J. W. S. (2004). Dog training methods: their use, effectiveness and interaction with behaviour and welfare. ANIMAL WELFARE-POTTERS BAR THEN WHEATHAMPSTEAD-, 13(1), 63-70.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.