¿Tu perro no te presta atención? ¡Mira estos consejos!

El interés por la comida por parte de los canes es tal, que el método más eficaz será aquel que contemple una recompensa junto al refuerzo positivo

Dicen que los perros son fáciles de enseñar, pero desde que lo has intentado con el tuyo, esta afirmación quizás te cuesta creerla. Parece que nada de lo que dices lo entiende, y es como si pasara de ti o no te hiciera caso. Si tu perro no te presta atención,  te damos los consejos definitivos para atraer la atención de tu mascota.

Pasos a seguir si tu perro no te presta atención

Enseñar órdenes a una mascota es cuestión de perseverancia, paciencia, cariño y, por qué no decirlo, de premios y recompensas para él. Este último es un paso importante si queremos atraer su atención, aunque por supuesto no es el único. Sigue estos pasos y verás que, si tu perro no te presta atención, comenzará a hacerlo.

Elige un premio

Lo primero que tienes que hacer es pensar en qué premio le gustaría más a tu perro. Algunos prefieren una de esas chucherías que son especiales para ellos, mientras que otros prefieren una salchicha o un poco de jamón.

Algunos pueden incluso conformarse con un poco de pienso o comida de lata. Nadie mejor que tú conoce a tu mascota. No obstante, piensa que dependiendo de cuánto le guste el premio, dependerá el nivel de atención que te preste.

Ten el premio en la mano con esta cerrada y no dejes de momento que lo vea. Olerá algo e irá hacia ti y tu mano. ¡Bien! Ya has atraído su atención en cierta manera.

Déjalo ver el premio

Una vez que ya te sigue a todos lados y que sabe que escondes algo en tu mano, siéntate en el sofá hasta que tu mascota se ponga frente a ti. Abre la mano y deja que huela el premio, pero no dejes que se lo coma.

Educar a tu perro

Cada vez que haga el intento de ingerirlo deberás cerrar de nuevo la mano. Su curiosidad está en marcha, así como su deseo o su ‘ansiedad’.

La primera orden

Con el premio en la mano puedes comenzar por enseñarle la primera orden. Lo cierto es que en este punto quien tiene la atención de tu perro es el premio y no tú. Pero esto puede cambiar si llevas este hacia tu mejilla a la vez que le dices a tu can: “¡mírame!”.

Cuando hayas logrado que desvíe la vista de la golosina hacia tus ojos, debes recompensarlo. Esto servirá para que el animal relacione la orden con tu voz y con un regalo.

Esto no será fácil y es muy probable que no lo consigas a la primera. Tendrás que repetirlo varias veces hasta que lo logres. Cuantas más veces lo lleves a cabo, más fácil será que consigas que tu perro te preste atención.

¿Y ahora qué?

Con los anteriores pasos ya te habrás ganado la atención y el respeto de tu perro, pues sabrá que si te obedece tendrá recompensa, mientras que si no lo hace no obtendrá nada que le beneficie. Para qué negarlo, los perros nos aman con un amor incondicional, pero su amor por la comida es mayor, con lo que en muchas de sus acciones surge un interés visible.

Cómo hacer a un perro obediente

No obstante, el anterior ejercicio habrá logrado que tu perro te mire cuando lo llames y que escuche lo que tienes que decirle. Ahora puedes usar el mismo método para enseñarle otras órdenes como estar sentado, tumbarse, dar la pata, ir por algo, traerlo o soltarlo.

También tendrás más facilidad de que responda a tu llamada en la calle o el parque, o que pare de ladrar o gruñir a alguien que se acerca, bien sea un extraño o alguno de tus amigos.

Para empezar a entrenar a un perro, lo indispensable es comenzar por los pasos que te hemos dictado, con el fin de que te haga caso a la primera llamada. Tu voz debe ser firme pero suave, no conseguirás nada con gritos, y es que con cariño y el refuerzo positivo siempre será más eficaz.

Te puede gustar