Adiestramiento canino: los 6 mejores trucos para perros  

Antonia Tapia · 13 diciembre, 2014

Si tienes una nueva mascota y estás preguntándote cuáles son los mejores trucos para su adiestramiento canino, puedes seguir algunos consejos con lo que lograrás mejorar considerablemente su conducta. Pero antes echemos un vistazo a cuáles son los diferentes tipos de entrenamiento para mejorar el adiestramiento canino.

Tipos de adiestramiento canino

Los perros tienen muchas opciones cuando se trata de su educación. Algunos aprenderán normas de comportamiento básicas para pasar tiempo con una familia, mientras que otros pueden aprender habilidades para llevar a cabo la búsqueda y rescate. Hay muchos y diferentes tipos  de entrenamiento para perros, dependiendo de sus necesidades.

Un tipo de entrenamiento es el aquel que le enseña a tus mascotas que se comporten bien, con otros animales y personas. Parte de esta formación puede ocuparse de problemas de  comportamiento como ladridos excesivos o masticar todo lo que esté a su alcance.

El entrenamiento de obediencia es otra de las variantes. Esta formación se centra en lograr que los perros sean obedientes a través del uso de distintos comandos como sentarse, quedarse quieto, acostarse, entre otros.

El entrenamiento de  agilidad es para aquellos perros que participarán en eventos deportivos como carreras, carreras con obstáculos o salto. Este es definitivamente un tipo más avanzado de formación, ya que supone que el perro ya entiende comandos básicos. Un punto a resaltar es que durante la competencia, el perro, no puede recibir ningún tipo de premiación. Por lo que tu mascota debe tener una fuerte conexión contigo, ya sea a través de la voz o por medio de determinados gestos físicos. Si bien es cierto que cualquier perro puede aprender estas habilidades, algunas razas son más proclives a los deportes que otras.

 6 trucos básicos

adiestramiento canino 2

Escucha a tu perro y bríndale mucho afecto: aprende a escuchar a tu perro. Si tu mascota se siente incómodo cuando se encuentra con otro animal o persona, no insistas en que salude. Él te está diciendo que no se siente cómodo por alguna razón y tú debes respetar eso. Forzar la convivencia puede resultar un gran problema.

Asegúrate que a tu perro le brindas toda la atención que precisa.  Hazle saber cuando él se ha comportado bien. Incluso no está mal si eres un poco exagerado.

Aunque alguna golosina diga que es una delicia para tu perro, no significa que a tu pequeño amigo le tenga que encantar. Algunos perros son muy selectivos acerca de lo que les gusta comer. Golosinas blandas y masticables son generalmente más emocionantes que opciones duras y crujientes. Mantén tus ojos abiertos a lo que les gusta.

No hay nada inherentemente malo en decirle a tu perro no, aunque siempre es mejor decirle lo que tú quieres que haga, así evitas confusiones.

Unifica criterios: cada vez que estés entrenando a tu perro, es importante que todos los miembros de la familia participen. Unificar criterios y reglas es la clave del éxito para que tu perro no se confunda y alcance  un buen comportamiento.

adiestramiento canino 3

Plantea  expectativas realistas: cambiar el comportamiento de tu perro requiere tiempo. Por eso plantéate expectativas realistas. Por ejemplo, si no te importó que tu perro se subiera a la gente en los últimos siete años y ahora decides que no quieres que él haga eso nunca más, cambiar ese comportamiento llevará mucho más tiempo que si lo hubieras hecho cuando era un cachorro. Sin embargo, recuerda que nunca es demasiado tarde para cambiar el comportamiento de algunos perros, sólo que tomará más tiempo que en otros.

No subestimes los beneficios de alimentar con una comida de calidad: alimentar a tu perro con una dieta de calidad, con cantidades adecuadas de proteínas, es básico. Además de mejorar su salud favorece su comportamiento. Por eso es recomendable que siempre consultes con tu veterinario sobre cuál es la dieta, cantidad y alimento adecuado para tu perro.

Recompensa: la idea de utilizar golosinas para entrenar a tu perro, puede funcionar como un refuerzo.  Pero no abuses de ello. Puedes combinar su entrenamiento con juegos y paseos.

Libertad: deja que tu perro gane de a poco libertad en toda su casa. Un error común que se comete es darle demasiada libertad muy pronto. Esto puede conducir fácilmente a accidentes en el hogar o a que mastiquen destructivamente  todo lo que esté a su paso. Por lo tanto, quizás cerrar las puertas de algunas habitaciones desocupadas sea necesario.