Una triste historia de Grizz, perro policía

En fechas recientes, la policía de Nueva Zelanda disparó y mató a tiros a un perro policía de seguridad que corrió fuera de control en el aeropuerto de Auckland. Esto ha provocado la condena de numerosas organizaciones de derechos de los animales.

Grizz era un cachorro de 10 meses que estaba siendo adiestrado para detectar explosivos. En un momento se escapó. Luego, sus adiestradores pasaron varias horas tratando de sacarlo de la pista de aterrizaje.

Este incidente provocó el retraso de 16 vuelos. Así pues, el personal del aeropuerto pidió a la policía que le disparase. A Grizz únicamente le faltaban seis meses para graduarse.

El embajador de SAFE for Animals, Hans Kriek, manifestó su condena a la muerte del animal. También preguntó por qué no se optó por tranquilizarlo. Un portavoz de la Autoridad de Aviación Civil local (CAA) dijo que “no creía” que hubiera sido una opción.

Detalles de la acción, se escapa un perro policía

Grizz se escapó en torno a las 4:30 de la mañana, hora local, y empezó a correr hacia la pista del aeropuerto de Auckland. Aunque estaba en un programa de socialización inicial con el entorno del aeropuerto y esas carreras podían ser parte del entrenamiento, este hecho provocó que se activara el Centro de Operaciones de Emergencia.

El personal del aeropuerto ha asegurado que se intentó de todo antes de disparar. Le dieron alimentos y golosinas, juguetes, otros perros, etc. Nada de eso funcionó.

El mismo portavoz también ha dicho que estaba demasiado oscuro y la zona era demasiado grande para encontrar al animal y contenerlo rápidamente.

Ante estas difíciles circunstancias, y después de provocar el retraso de casi 20 vuelos, el personal del Centro de Operaciones de Emergencia del Aeropuerto decidió matarlo.

Muchas voces se han alzado diciendo que fue una decisión muy equivocada disparar a Grizz. Si es cierto, como se dice, que el personal del aeropuerto estuvo persiguiendo al animal durante tanto tiempo, se podía perfectamente haber conseguido una pistola tranquilizante.

Los mismos departamentos de policía tienen acceso a armas de balas tranquilizantes. Además, según parece, también hay un zoológico muy cercano. Allí también es de suponer que tengan armas tranquilizantes. No está justificado haber sacrificado la vida de Grizz.

El entrenamiento de un perro policía

Cada perro policía tiene un tipo de adiestramiento específico, con un equipo humano especializado en analizar las características, cualidades y virtudes del can. Una vez hecho este análisis y previo reconocimiento sanitario, se asigna al animal a una especialidad determinada. Pueden ser perros de asistencia, de ayuda a discapacitados o a enfermos, perros de defensa y protección, de detección de droga, explosivos, dinero, perro de rescate, etc.

¿Vale cualquier perro? No, se hace una selección previa. El animal tiene que reunir determinados requisitos que los expertos valorarán después de realizar unas pruebas determinadas. Se buscan canes con disposición a trabajar, a colaborar con sus guías y a morfologías físicas adecuadas para las labores de un perro policía.

La socialización del perro policía

Uno de los puntos más importantes del adiestramiento del perro policía es el referido a su socialización. Si el animal no está bien socializado, no será fácil que se integre en su nuevo puesto de trabajo al que ha sido asignado.

No hay que olvidar que el perro policía se expondrá, a lo largo de sus misiones, a todo tipo de inconvenientes: ruidos, tráfico, conflictos, tumultos, niños; además de diferentes tipos de superficies, escaleras, derrumbes, terrenos resbaladizos, escaleras mecánicas, cintas móviles, obstáculos, paredes, etc.

Por todo ello es muy importante que el perro esté bien adaptado y socializado, entre otras cosas para evitar futuros traumas psicológicos, fobias o incluso rencores.

El vínculo entre el adiestrador y el perro

Fuente: www.elconfidencial.com

El necesario vínculo entre el adiestrador y el can se consigue a través de sus cuidados diarios, el cepillado, los paseos y el juego. Estos serían los primeros pasos del programa de adiestramiento del perro policía.

En otras fases se tratará de potenciar el olfato del perro. ¿De qué forma? Por ejemplo, escondiendo el olor a comida (lo que el perro buscará) en determinados elementos, como juguetes, pelotas, etc. Poco a poco irá utilizando esos artículos para que el can sea efectivo encontrándolos.

La clave está en estrechar vínculos entre el perro policía y su adiestrador, con los cuidados necesarios, la socialización y el juego, para que el animal vaya trabajando a gusto y con ganas. todo ello hasta su jubilación.

Fuente de la imagen principal: www.bbc.com

Guardar

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar