Frailecillo atlántico y sus grandes picos de colores brillantes

Yamila · 20 febrero, 2019
El frailecillo atlántico es un ave realmente fascinante, conocido por su colorido pico y patas; además, pasa mucho tiempo en el mar y tiene técnicas de vuelo increíbles

Dentro de la familia de los Fratercula, el frailecillo atlántico destaca por su gran pico colorido y sus patas ‘a tono’. En este artículo te contaremos todo lo que debes saber sobre un ave maravillosa.

Hábitat del frailecillo atlántico

Su nombre científico es Fratercula artica, pero es conocido habitualmente como frailecillo atlántico y, con esa denominación, ya podemos inferir dónde vive. Se trata del único de la familia de los frailecillos que es nativo del océano Atlántico.

Específicamente podemos encontrarlo –durante la época de cría– en Noruega, Islandia, Groenlandia, Terranova (Canadá) y otras islas menores –como Faroe, Shetland y Orkney– del norte del océano Atlántico. También se han hallado colonias de frailecillo atlántico al oeste de las islas británicas y al este de Maine (Estados Unidos).

Cuando está en el mar, el frailecillo atlántico puede extenderse hacia el mar del Norte y llegar incluso al círculo polar ártico.

Comportamiento y hábitos del frailecillo atlántico en el mar

Así como sucede con la mayoría de las aves marinas, el frailecillo atlántico pasa una gran parte del año lejos de la tierra continental. Es decir, que es más probable que lo encontremos en mar abierto que en las costas, donde llega para anidar y criar a los polluelos.

Los frailecillos son solitarios en el mar, donde se mueven de una manera particular: embisten con sus patas y se propulsan en dirección al viento. Pueden pasar muchas horas acicalándose y esparciendo un aceite especial que impermeabiliza las plumas y los aísla de las bajas temperaturas.

En cuanto a la dieta del frailecillo, está formada casi por completo de pescado, pero ocasionalmente puede consumir camarones, crustáceos, moluscos o incluso gusanos cuando está en la costa. Puede sumergirse varios metros y nadar rápidamente para conseguir a sus presas.

Comportamiento y hábitos del frailecillo atlántico en la tierra

Para la primavera, las aves regresan a la tierra, precisamente a la colonia donde nacieron, y se ubican en subcolonias por ‘orden de llegada’. Esto quiere decir que aquellos que arribaron primero tendrán las mejores ubicaciones para anidar.

Frailecillo atlántico: reproducción

Los frailecillos son monógamos y cada año se reúnen con la misma pareja. Forman el nido entre las piedras y rocas, y las cubren de hierba. Para proteger los huevos, las subcolonias arman círculos muy cerrados que evitan el ingreso de los predadores.

Los polluelos necesitan poco menos de dos meses para que se les desarrollen las plumas (nacen ‘desnudos’) y en este periodo necesitan mucha comida, que es provista por la hembra. Mientras tanto, el macho se encarga de cuidar y mantener el nido resguardado.

Apariencia del frailecillo atlántico

La superficie superior del frailecillo atlántico es más oscura que la inferior. Esto es una manera de camuflarse y evitar que los depredadores como el tiburón los distingan desde el fondo del mar.

Una de sus principales características –que lo diferencia de otras aves marinas e incluso de su misma familia– es su ancho y colorido pico. De lado se ve triangular y ancho, pero desde arriba es fino y estrecho. La parte externa es roja y naranja, mientras que la interna es blanca o gris. Su mordida es muy poderosa y, durante la época de apareamiento, el pico parece más brillante.

Frailecillo atlántico: características

También destaca por sus ‘parches’ alrededor de los ojos y por tener patas muy llamativas, casi siempre naranjas.

Los polluelos y ejemplares jóvenes tienen plumas más apagadas, patas amarillas o marrones y pico menos colorido. Recién cuando entran en la adultez –alrededor de los cuatro años– realizan una muda que los vuelve más llamativos.

El frailecillo atlántico tiene cuerpo robusto, con alas cortas, no mide más de 30 centímetros –65 de envergadura– y el macho es ligeramente más alto que la hembra; esta es la única diferencia entre sexos.

El frailecillo atlántico pasa la mayor parte de su vida en el mar y nos llama la atención por su vuelo directo a casi 10 metros sobre el nivel del mar. Sus patas palmeadas le permiten moverse en cualquier medio y, si bien es silencioso en medio del océano, cuando se encuentra en su madriguera puede ser más ruidoso. ¡Es un ave extraordinaria!

  • Doutrelant, C., Grégoire, A., Gomez, D., Staszewski, V., Arnoux, E., Tveraa, T., … Boulinier, T. (2013). Colouration in Atlantic puffins and blacklegged kittiwakes: Monochromatism and links to body condition in both sexes. Journal of Avian Biology. https://doi.org/10.1111/j.1600-048X.2013.00098.x