Las fobias más comunes en perros

28 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Las fobias más comunes en perros pueden aparecer luego de experimentar una situación estresante. A menos que se aborde su tratamiento, el miedo se puede volver apabullante, lo que alterará su vida y la de toda la familia.

Conocer las fobias más comunes en perros es un deber en todos los dueños de mascotas. Es importante reconocer esta conducta y actuar para aliviar este padecimiento.

En primer término, es importante diferenciar entre miedo y fobia. El primero es una respuesta normal a una amenaza o situación real o percibida, mientras que una fobia es una respuesta de miedo exagerada que puede abrumar por completo a un perro.

¿Cuáles son los miedos y fobias más comunes en perros?

Entre los miedos más habituales en perros está el miedo a los coches, a ir al veterinario, a las interacciones con niños. Por otro lado, las fobias más comunes en perros incluyen la fobia a los fuegos artificiales, a las tormentas y al llanto del bebé.

Fobias más comunes en perros

Entender la fobia es el primer paso para ayudar a tu perro

Si tu perro tiene una fobia, ya sea ruidos de la calle, sirenas, bebés llorando, niños jugando, fuegos artificiales o tormentas eléctricas, está sintiendo una emoción muy real. Es importante que las personas no minimicen este sufrimiento y se ocupen de crear un plan de tratamiento.

La primera recomendación es ser paciente; el tratamiento de una fobia requiere ir despacio y nunca forzar a tu perro a situaciones que lo abrumen. A continuación, se presentan cinco fobias comunes que enfrentan los perros y cómo trabajar con ellos:

Los ruidos fuertes son de las fobias más comunes en perros

Esta fobia incluye las tormentas eléctricas, fuegos artificiales, aspiradoras, etc. Lo primero es saber es que tratar de calmar a un perro en esta circunstancia alienta el pánico. Un perro que recibe palmaditas y arrullo recibe elogios que refuerzan su estado. En consecuencia, sin querer alentarás esta conducta en el perro, quien asumirá que esta es la respuesta que se supone que debe tener a todos los ruidos fuertes.

Hay un par de formas de romper el ciclo. Una es detener el mimo. El perro necesita aprender que esta no es la respuesta adecuada. El propietario debe permanecer calmado y desapegado, sin mostrar signos de miedo o reacción.

La otra es intentar redirigir el miedo de manera positiva. Durante un evento de ruido fuerte, dale una golosina muy deseada, algo que no recibe con mucha frecuencia. Practica un nuevo juego; la experiencia gratificante hará que piense que los ruidos fuertes no son tan malos.

Beagle asustado por el aspirador

Ansiedad de separación: la fobia a quedarse solo

La ansiedad por la separación abarca toda una gama de comportamientos, desde quejidos silenciosos hasta acometer una destrucción total de la casa. Ha habido casos tan severos de perros que llegan a masticar paredes y romper puertas con la cabeza. Un perro en estado de pánico puede causarle lesiones corporales; puede llegar a saltar desde un balcón porque no les gusta estar lejos de sus dueños.

En casos menos graves, la ansiedad por la separación se puede aliviar ejercitando al perro antes de que el dueño tenga que irse. Practicar algún entretenimiento, por ejemplo, de 10 minutos de búsqueda en el patio trasero o una caminata rápida de 20 minutos.

También puede funcionar dejar la radio o la televisión encendidas para que les haga compañía. A algunos perros les gusta escuchar voces, otros se calman la música… Haz lo que sea mejor para el perro. Para casos moderados a severos la mejor opción es consultar un entrenador de perros calificado (certificado). Es importante encontrar a quien tenga experiencia en el tratamiento de este tipo de problemas de comportamiento.

Proveer un ambiente enriquecedor, paso clave para superar las fobias más comunes en perros

Proporcionar a los perros temerosos enriquecimiento mental es vital. Esto incluye proveerlos de juguetes, rompecabezas interactivos y otros juegos que estimulen su mente.

Si un perro está demasiado abrumado para aprender, es posible que se necesiten medicamentos. Esto aliviará el miedo para que su perro pueda aprender nuevamente. El miedo hace que se apague y, cuando un perro se apaga, no puede aprender. La medicación puede ayudarlo a llegar a un lugar mejor, pero solo debe usarse siguiendo el consejo de su veterinario o un especialista en comportamiento veterinario.

  • Overall, K. L., Dunham, A. E., & Frank, D. (2001). Frequency of nonspecific clinical signs in dogs with separation anxiety, thunderstorm phobia, and noise phobia, alone or in combination. Journal of the American Veterinary Medical Association219(4), 467-473.
  • Crowell-Davis, S. L., Seibert, L. M., Sung, W., Parthasarathy, V., & Curtis, T. M. (2003). Use of clomipramine, alprazolam, and behavior modification for treatment of storm phobia in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association222(6), 744-748.