Estereotipias en gatos: causas, síntomas y tratamiento

Las estereotipias pueden llegar a convertirse en un problema si no se abordan con presteza. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre ellas en el mundo felino.
Estereotipias en gatos: causas, síntomas y tratamiento
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 25 septiembre, 2021.

Última actualización: 25 septiembre, 2021

Los felinos son seres poco sociales y reservados por naturaleza, pero esto no implica que carezcan de necesidades emocionales o de sentimientos complejos. Todo tutor sabrá que su mascota es capaz de integrar información subjetiva y, por ende, de sentir y pensar por sí misma. Si no se cuidan estos aspectos, las estereotipias en gatos aparecen tarde o temprano.

El término “estereotipia” es algo difuso y designa una serie de conductas variables, pero resulta de gran interés para explicar los patrones que siguen los seres vivos en momentos límite. Si quieres saber más sobre el tema, sigue leyendo.

¿Qué son las estereotipias en gatos?

En el mundo animal, las estereotipias se definen como una serie de conductas fenotípicas (visibles externamente e idénticas a nivel morfológico) que no tienen un objetivo y una explicación concretos. Estas acciones son anormales en el sentido estricto de la palabra, ya que solo se presentan en animales que están en cautiverio y que no reciben los cuidados adecuados.

Las estereotipias son bastante difusas, pues no es fácil establecer la “no finalidad” de un acto concreto en un ser vivo. De todas formas, se postulan las siguientes ideas con respecto a esta temática:

  1. La frecuencia de una estereotipia aumenta en el animal a lo largo del tiempo debido a la motivación cambiante de dicha estereotipia.
  2. Uno de los desencadenantes de las estereotipias suele ser la conducta exploratoria. Por ejemplo, los roedores muerden los barrotes porque quieren explorar el terreno que hay más allá de la instalación en la que se encuentran. Con el tiempo, las ganas de descubrir cesan, pero el comportamiento estereotipado se mantiene y aumenta en frecuencia.
  3. Las estereotipias se han asociado al mal funcionamiento de los ganglios basales (masas de sustancia gris en cada hemisferio cerebral).
  4. La interrupción del hábito es mucho más difícil que continuar haciéndolo.
  5. La frecuencia y la variedad de las estereotipias aumentan con la edad.

Las estereotipias en gatos siguen las mismas premisas citadas en estas líneas: son conductas repetitivas y constantes que responden a una situación anormal, en este caso, la supervivencia en un ambiente carente de estímulos (o con agentes estresantes demasiado potentes). Más allá de divagaciones, estos comportamientos siempre indican un problema etológico grave.

Las estereotipias se reportan, sobre todo, en mamíferos y en aves.

Un gato comiéndose una pieza de plástico.

Síntomas de las estereotipias en gatos

Entender el concepto que nos atañe es más o menos sencillo, pero registrarlo es otra historia. No todas las conductas repetitivas son estereotipias ni todas las estereotipias se manifiestan en cada segundo de la vida del animal. De todas formas, todo tutor acabará por notar que algo no va bien cuando su felino se hace daño al repetir un comportamiento de forma obsesiva.

Algunas de las estereotipias en gatos más comunes son las siguientes:

  • Whool sucking: el felino se apodera de una manta y la muerde y la amasa de forma constante.
  • Overgrooming: es la estereotipia más común en el mundo felino. El gato se lame de forma constante hasta lesionarse la piel y arrancarse el pelo (algo conocido como alopecia psicógena).
  • Síndrome de hiperestesia: este concepto engloba varias estereotipias. Los gatos que lo padecen muestran contracciones musculares, pliegues cutáneos anormales en el lomo, agresividad y alucinaciones.
  • Tail chasing: la persecución constante de la cola es normal en cachorros, pero no en adultos.

Distinguir entre normalidad y patología es complejo, pues no existe un número de conductas específico para diagnosticar la estereotipia en gatos. De todas formas, todos estos síntomas ameritan una visita preventiva al veterinario.

Causas de las estereotipias en gatos

Conocer las causas de estos trastornos es difícil y todavía no se ha dado una respuesta viable en todos los casos. De todas formas, se postula que el inicio de la estereotipia ocurre cuando se fijan las conductas de desplazamiento. Pongamos un ejemplo.

Si dos gatos se encuentran en el mismo territorio y van a luchar, es posible que empiecen a maullar, a erizar el pelo o a mostrar sus dientes. Si uno de ellos se va corriendo, el ataque no se produce, pero ambos ejemplares se quedan con la energía y el estrés almacenados tras el encuentro. Por ello, pueden recurrir a una conducta de desplazamiento (como lamerse).

El lamido se asocia a la liberación de endorfinas (que provocan sensaciones agradables), así que el animal “compensa” su malestar con un acto totalmente desvinculado de la situación inicial. Cuando el estímulo negativo es constante, la conducta de desplazamiento se fija y el animal la realiza sin un motivo concreto.

El estrés, la falta de socialización, la ausencia de estímulos ambientales y muchas cosas más pueden hacer que una de estas conductas se convierta en una estereotipia en gatos. Además, fuentes profesionales indican que algunas razas (como el siamés) tienen cierta predisposición a exhibir algunos comportamientos estereotipados.

Tratamiento

El tratamiento de una estereotipia siempre pasa por una visita previa al veterinario. Puede que tu gato se lama de forma excesiva sin sentido, pero también es posible que sienta dolor en la zona por una lesión física. Antes de sospechar de cualquier trastorno emocional, lo primero que se debe hacer es descartar una enfermedad o herida a nivel corporal.

En caso de que el origen de la conducta sea psicológico, requerirás la ayuda de un etólogo para poner fin al cuadro del felino. Estos son algunos de los abordajes que tendrás que tener en cuenta durante el tratamiento y casi todos se enfocan en disminuir el estrés del animal:

  1. Limita el número de mascotas en tu casa. Es posible que el gato desarrolle estereotipias por el estrés que le supone competir y relacionarse con otros ejemplares de su especie (o de especies distintas). También es adecuado darle zonas y materiales individuales (comederos, bebederos y juguetes) a cada animal.
  2. Detecta posibles ruidos y redúcelos al máximo. También suele ser una buena idea dejar la radio encendida a una frecuencia muy baja y constante. El sonido suave puede enmascarar tonos o pitidos estresantes para el animal.
  3. Aprende la terapia de juego y ponla en práctica. Liberar el estrés del animal mediante el juego es vital para deshacerse de una estereotipia.
  4. Compra juguetes complejos para tu gato. Así, cuando no estés en casa el animal podrá entretenerse y desafiar a su instinto por sí solo.

Todos estos cambios y actividades deben ir supervisados por un profesional en conducta felina. De lo contrario, puede que estreses más al animal y que el remedio sea peor que la enfermedad.

Evitar que tu gato te muerda es más fácil de lo que parece.

Como habrás podido comprobar, las estereotipias en gatos son problemas que derivan de la falta de estímulos y de un ambiente inadecuado. Es posible deshacerse de ellas, pero se requiere paciencia, dinero y consejo profesional.

Te podría interesar...
Los 4 trastornos de la conducta más comunes en gatos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los 4 trastornos de la conducta más comunes en gatos

Los trastornos de conducta en gatos suelen confundirse con que "se portan mal", pero esta concepción está muy lejos de la realidad.