Enriquecimiento ambiental en loros de compañía

Las psitácidas, comúnmente conocidas como loros, son animales de carácter salvaje. Eso, unido a su enorme inteligencia y a la riqueza de sus relaciones sociales, hace que el enriquecimiento ambiental en loros sea algo muy a tener en cuenta.

El enriquecimiento ambiental es un método para mejorar el bienestar de nuestras mascotas, pues en ocasiones la cautividad no siempre satisface sus necesidades. Para ello, buscamos que los animales se comporten de forma natural.

El enriquecimiento social es vital

A las aves es más propio tenerlas por parejas, pero en el caso de los loros de compañía es de especial importancia. Son especies que necesitan estar todo el rato socializando, y lo ideal es que dispongan de otros miembros de su especie o de otras afines. Y es que la mayoría de loros pueden hacer buenas migas aunque no sean de la misma especie.

Pareja de loros en una rama

Si no tienen de compañero a otro loro serán muy dependientes de nosotros, y pueden desarrollar problemas como la ansiedad por separación y procesos psicológicos muy similares a la depresión.

Fomentar un buen forrajeo

Cuando hablamos de forrajeo nos referimos al tiempo invertido en alimentarse y a todos los comportamientos de búsqueda y manipulación. La alimentación en loros es muy técnica y variada, y podemos añadirle interés si cambiamos la forma en la que la disponemos.

Un método muy eficaz de enriquecimiento ambiental en loros son las bandejas de forrajeo, que consiste en colocar en una bandeja diferentes sustratos y objetos mezclados con comida. Podemos combinar sustratos, objetos y alimento para hacer cientos de bandejas distintas:

  • Comestibles: cacahuetes, fruta deshidratada, trozos de manzana o zanahoria, pasta cocida, etc.
  • Sustrato: virutas, periódico rasgado, confeti, heno, etc.
  • Objetos: pinzas, tapones, corchos, cuerdas, etc.

Existen también muchos dispositivos de enriquecimiento ambiental en loros que nos permiten ponerles un poco más complicada la comida, como tubos de bambú, cocos o incluso juguetes que necesitan accionar palancas para que nuestra mascota consiga su comida.

Otra idea puede ser ponerle la fruta de alguna forma especial, como por ejemplo realizar guirnaldas de manzana y zanahoria, o meter la fruta en cestas donde deba manipular su comida para poder comerla.

Un método muy eficaz para que pasen una tarde entretenida es elaborar bandejas de forrajeo. Consiste en colocar en una bandeja diferentes sustratos y objetos mezclados con comida. Podemos combinar sustratos, objetos y alimento para hacer cientos de bandejas distintas.

La música, un enriquecimiento sensorial perfecto

Un enriquecimiento ambiental en loros que sea ideal es el empleo de música. Muchas psitácidas tienen sentido del ritmo, y auténtica pasión por imitar y reproducir los sonidos que escuchan. Esta característica hace a los loros, y en especial a las cacatúas, únicas en el reino animal. Además, son capaces incluso de bailar al ritmo de la música.

Para ello, debemos tener cuidado, pues algunos ritmos o sonidos pueden ser molestos para nuestras mascotas. Lo ideal es comenzar por sonidos relajados, como música clásica, e ir probando con distintos géneros. Conocer a nuestra mascota es vital para practicar cualquier enriquecimiento, pues algunos pueden no gustar a ciertos individuos.

Loros en una rama

Muchas psitácidas tienen sentido del ritmo, y auténtica pasión por imitar y reproducir los sonidos que escuchan. Esta característica hace a los loros, y en especial a las cacatúas, únicas en el reino animal.

El vuelo libre

Los loros son aves y necesitan volar, así que una de las mejores técnicas de enriquecimiento que podemos darles es permitirles volar por espacios amplios. Lo ideal es tener una pajarera o soltarlo libre por tu casa.

Hay que tener en cuenta que, dada la complejidad de las psitácidas, el entrenamiento por refuerzo positivo es muy importante para ayudarnos a convivir con ellas.

Dicho entrenamiento puede realizarse de la mano de un profesional, como un etólogo o un veterinario. Si nos sentimos con ánimo incluso podemos entrenar a nuestras aves para que puedan hacer vuelo libre, es decir, en el exterior, sin temor a que se escapen o sufran algún percance.

Te puede gustar