Enfermedades más comunes en el bulldog inglés

Las enfermedades más comunes en bulldog inglés van desde complicaciones a nivel respiratorio hasta problemas cutáneos. Descubre en este artículo las patologías a las que un perro de esta raza tiene predisposición.
Enfermedades más comunes en el bulldog inglés

Última actualización: 30 noviembre, 2021

El bulldog inglés es un perro de apariencia adorable que tiene sus orígenes en el Reino Unido y, como cualquier mascota, necesita ciertos cuidados para llevar una vida saludable. A continuación conocerás las enfermedades más comunes en el bulldog inglés; así sabrás qué precauciones tener si adoptas un perro de esta raza.

Entendiendo que la salud es fundamental para el bienestar tu mascota, es necesario tener cuidado con las complicaciones óseas, oculares, respiratorias y problemas de la piel en el bulldog inglés. Este perro de hocico corto, papada colgante y labios caídos tiene una esperanza de vida de 8 a 10 años que solo puede alcanzar con tu ayuda y tus atenciones.

Enfermedades óseas más comunes en bulldog inglés

Para empezar, entre las enfermedades más comunes en el bulldog inglés están la displasia de cadera y la displasia de codo, ambas complicaciones a nivel óseo. Por una parte, la displasia de cadera es una condición degenerativa que impide que la articulación de la cadera y la cabeza del fémur encajen, generando dolor y cojera en el canino.

Por otro lado, la displasia de codo se trata de una inflamación y degeneración del tejido óseo y articular que se origina en la etapa del crecimiento del can. Además, hace que tu amigo padezca una marcada intolerancia a la actividad física, dolor y cojera. Puede combatirse con tratamientos o intervención quirúrgica, siempre de acuerdo a la gravedad de la condición.

Un bulldog inglés.

Problemas oculares

Aparte de las complicaciones a nivel óseo, el bulldog inglés también tiene predisposición a sufrir de problemas oculares. Específicamente, tu animal de compañía podría experimentar entropión o ectropión, enfermedades que afectan los párpados del animal. Asimismo, es posible que esta raza padezca complicaciones como la queratoconjuntivitis. Veamos estas condiciones en detalle.

Entropión

El entropión se da cuando las pestañas del canino tienen contacto con el globo ocular porque el borde de su párpado se dobla y se queda hacia dentro. Por lo tanto, la zona del ojo comienza a doler e irritarse y al animal se le dificulta abrir los ojos. Debe ser intervenido quirúrgicamente por un profesional para eliminar dicha condición.

Ectropión

Por el contrario, el ectropión es una enfermedad en la que el párpado queda expuesto porque se dobla hacia afuera del ojo. Es decir, se trata de un trastorno que compromete la salud del bulldog inglés porque dicha zona ocular queda en contacto con el medio externo, lo cual puede dar paso a múltiples infecciones.

Queratoconjuntivitis

Otra de las enfermedades más comunes en el bulldog inglés a nivel ocular es la queratoconjuntivitis, una inflamación en las glándulas lagrimales, la conjuntiva y la córnea que, si no es tratada a tiempo, genera graves daños en el globo ocular. En este orden de ideas, es importante contrarrestar esta condición con ayuda de antibióticos y colirios humectantes.

Complicaciones respiratorias

Sumado a lo anterior, el bulldog inglés es un canino que padece el síndrome braquiocefálico, una condición dada en los canes que tienen cabeza ancha, nariz corta y cara plana. Esta raza cuenta con un paladar blando muy largo y una marcada obstrucción fisiológica de sus fosas nasales, por lo que tiende a sufrir de problemas respiratorios.

En este sentido, si tu amigo de cuatro patas presenta respiración fuerte, aumento de los ronquidos, vómitos, mucosas azules y una respiración nasal continua, es mejor que lo lleves de inmediato con un veterinario. Recuerda que tener un animal de compañía no es solo un privilegio, sino también una responsabilidad.

El síndrome braquiocefálico también evita la disipación de calor corporal en momentos como el verano. Es necesario abordar el cuadro para evitar una hipertermia.

Enfermedades en la piel más comunes en bulldog inglés

Respecto a la piel, es vital resaltar que el bulldog inglés tiene predisposición a las alergias, sobre todo debido a la inhalación de alérgenos (polen o moho), pues es un perro de sistema inmunitario sensible. Si tu mascota presenta inflamación, enrojecimiento de la piel o se rasca en exceso, es probable que se trate de una alergia cutánea.

Lo ideal es que acudas al veterinario para que haga una chequeo a tu mascota. De esta manera, podrá determinar su estado de salud. Si se trata de una alergia en la piel, sabrá qué procedimiento o tratamiento llevar a cabo para eliminar el problema y contribuir a que tu animal de compañía viva de forma sana.

Un bulldog inglés con un chaleco naranja.

La prevención es el mejor abordaje

Finalmente, cabe resaltar que tus cuidados pueden ayudar a prevenir que tu amigo sufra alguna de estas enfermedades. Por ello, como dueño debes estar atento a la salud de tu bulldog inglés. Es fundamental que el can cuente con todo el esquema de vacunación y lo lleves a revisiones veterinarias periódicas.

La alimentación equilibrada y la higiene juegan un papel crucial en la vida de tu perro. Si bien esta raza tiene predisposición a sufrir ciertas complicaciones, tus atenciones pueden marcar la diferencia. No olvides que tener una mascota requiere tiempo y cuidado: no solo se trata de adoptar para que haya compañía en casa, pues también se necesita dedicación.

Te podría interesar...
Cómo cuidar de un bulldog inglés: 4 tips
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Cómo cuidar de un bulldog inglés: 4 tips

Saber cuidar de un bulldog inglés es retador. Como probablemente ya te hayas dado cuenta, mantener a esta raza saludable necesita una constante vig...