El maltrato animal: formas de luchar contra él

Alba Muñiz 31 agosto, 2017
Aunque muchas veces pensemos que el maltrato animal es una problemática imposible de erradicar, poco a poco se conquistan nuevos derechos para los animales en diferentes países. Te mostramos cómo involucrarte en la pelea por su protección.

El maltrato animal es una realidad que, desafortunadamente, sigue preocupando. Si bien se han logrado avances a través de la concientización respecto al tema, aún queda un largo camino para lograr que se respeten los derechos de los animales. Ya sea que se trate de mascotas o de animales silvestres, el maltrato animal es una realidad muy presente en la sociedad.

Conoce las distintas formas de crueldad hacia los animales

El maltrato es inexcusable, bien se trate de un perro doméstico o de un delfín de acuario. Ningún animal está excluido de sus derechos a vivir de forma digna, sana y sin crueldad.

Desde la falta de cumplimiento de la legislación a la negligencia hasta el sadismo, el maltrato animal puede presentarse de muchas formas. A continuación, se exponen las distintas formas de crueldad hacia los animales.

  • Abandono. El abandono de animales no tiene excusa. Siempre existen alternativas, solo es cuestión de buscarlas. Antes que preferir el abandono, es mejor poner en adopción al animal o ‘donarlo’ a algún refugio responsable.
  • Caza y/o cría indiscriminada. Generalmente, se da en condiciones deplorables para favorecer el contrabando y/o formas de comercio ilegal de distintas especies. Muchas veces, la caza o cría indiscriminada se da para el negocio de las pieles.
  • Explotación comercial. Entre las formas más comunes se encuentran los circos y zoológicos, pero también entran en este grupo todos los espectáculos animales, las peleas (de perros, gallos, etcétera), las actividades cinegéticas, las corridas de toros, la industria alimenticia, la tracción a sangre, entre otras.
  • Falta de refugio adecuado o de sombra.
  • Ausencia total o insuficiencia de alimento y agua. 
  • EncadenamientoEn caso de que se alegue que el encadenamiento sea para evitar que el animal lastime a otros o que se escape, hay que revisar muy bien las circunstancias, puesto que siempre hay alternativas mejores al encadenamiento.
Fuente: www.stopalmaltratoanimal.com
  • Golpes y otros tratos intimidantes. Ningún animal merece ser golpeado, bajo ninguna circunstancia. Ellos no son como los seres humanos; obedecen a sus instintos y no razonan, por lo que no tienen culpa de ciertos comportamientos.
  • Torturas varias llevadas a cabo por cocio. Algunas incluso son publicadas en las redes sociales y, muchas veces, acaban con la vida del animal y quedan impunes. Todas ellas deben denunciarse con la mayor rapidez posible.
  • Utilización en pruebas de laboratorios (tanto medicinales como de cosmética). Los animales son sometidos a distintos procedimientos que atentan contra su salud y bienestar.

El maltrato animal: hay muchas maneras de luchar contra él

Con tantos flancos abiertos en relación al maltrato animal, seguro te preguntarás por dónde empezar para combatirlo. Son muchas las acciones que se pueden llevar a cabo, incluso de manera simultánea. Algunas son generales, otras más específicas o concretas.

  • Adoptar antes que comprar una mascota. Asimismo, evita también las opciones exóticas. Los perros y los gatos están acostumbrados hace siglos a vivir con las personas.
  • Dona tiempo o dinero para colaborar con protectoras u otras asociaciones que luchen en defensa de los animales. Puedes, entre otras cosas, realizar campañas de concientización en tu barrio o a través de las redes sociales, ayudar en el refugio o convertir tu casa en un hogar de acogida temporal.
  • No te muestres indiferente si encuentras un animal abandonado en la calle. Trata de averiguar si está perdido o busca opciones para conseguirle una nueva familia que lo adopte.

“El maltrato animal tiene múltiples facetas y son muchas las formas que puedes emplear para luchar contra él”

Acciones cotidianas contra el maltrato animal

Más allá de estas opciones concretas, también puedes realizar pequeñas acciones cotidianas que, aunque parezcan un trabajo de hormiga, van contribuyendo a que los animales no sean maltratados por el hombre. Por ejemplo:

  • Elige productos de belleza e higiene que contengan la leyenda “Libre de crueldad” (Cruelty free). De esta manera, le estarás diciendo ‘no’ a las empresas que utilizan a seres inocentes para probar la eficacia de sus productos.
  • Al consumir productos de origen animal, asegúrate de que provengan de granjas locales o pequeñas. Así, cooperarás para disminuir la verdadera tortura a la que expone a los animales la industria alimenticia a gran escala.
  • Verifica que la ropa, el calzado o los accesorios que vayas a adquirir no hayan sido confeccionados con, por ejemplo, cuero, pieles, colmillos o cuernos de animales.
Veterinario para mascotas maltratadas

Otras formas de mostrarte comprometido

Sería genial que pudieras dedicar parte de tu tiempo a participar, de manera más o menos activa, contra las diversas formas del maltrato animal. Existen muchas campañas, tanto locales como globales, que puedes consultar antes de elegir.

De todas maneras, no dejes de informarte, indignarte y comunicar estos temas a tus vecinos, familiares y amigos.

¿Y qué más puedes hacer?

  • Desiste de la visita a zoológicos, circos, plazas de toros y diversos espectáculos que resulten crueles para los animales.
  • Protesta contra la organización de espectáculos de peleas o carreras clandestinas caninas.
  • Denuncia el maltrato que presencies o incluso leas por internet. (El maltrato puede ocurrir en cualquier parte: en la calle, en comercios de venta de mascotas, vecinos que no cuidan de forma adecuada a sus peludos, etcétera).

Si consideras que has presenciado alguna de estas formas de maltrato animal, te invitamos a no ser cómplice de la situación con tu silencio. La no intervención, la desidia y la falta de sensibilidad también son formas de maltrato animal.

Te puede gustar