El extraño escarabajo pelotero

Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
· 16 febrero, 2019
El cargamento del escarabajo pelotero es de lo más curiosos. ¿Quieres saber el por qué?

El animal que hoy nos ocupa es conocido de sobra por todo el mundo: el escarabajo pelotero. Más allá de su nombre y su sorprendente ‘cargamento’, existen muchos datos sobre el animal que te vamos a desgranar en este artículo. No dejes de leerlo si quieres conocer todos sus secretos.

¿Qué es un escarabajo pelotero?

El término ‘escarabajo pelotero’ hace referencia a un grupo de insectos muy particular. Se engloban dentro del orden Coleopteraque aglutina a unas 375 000 especies distintas. Los coleópteros más conocidos con este nombre pertenecen al género Scarabeus (entre otros), con S. viettei y S. laticollis como sus dos principales representantes.

Morfológicamente, hablamos de insectos que tienen un tamaño medio y con unas patas fuertes. El escarabajo pelotero se vale de estas patas tanto para caminar como para excavar y dar forma a la bola de estiércol.

Normalmente, su cuerpo es de un color negro metálico intenso, aunque también pueden adquirir tonalidades azules, verdes e incluso amarillas.

Es evidente que el rasgo más característico de este coleóptero es su comportamiento coprófago: esto quiere decir que se alimentan de excrementos. Pero este no es el único uso que hacen de los excrementos.

¿Para qué usan los excrementos de otros animales?

Cuando detectan la presencia de excrementos, estos animales llegan volando hasta ellos formando grandes enjambres. Al juntarse varios, pueden reducir la montaña producida por un animal grande –como un elefante– a una alfombra de material fibroso no digerido.

Coleópteros

En ese momento, el escarabajo pelotero desgaja una porción del material y empieza a darle forma de bola con sus patas delanteras. Acto seguido, la transporta hasta la galería que previamente ha enterrado.

La forma de transportar la bola llama mucho la atención, ya que apoya las patas delanteras en el suelo y con las traseras hace rodar la bola hasta la galería. A veces, un segundo individuo colabora en este transporte. En otras ocasiones, excavan la galería justo debajo del estiércol, de manera que no tienen que transportar la bola.

Una vez que tienen una o varias bolas almacenadas, extraen el líquido rico en nutrientes y microorganismos, y se alimentan de él. Pero esta bola también es importante en la gestación de las larvas. Cuando han acumulado suficiente cantidad, los escarabajos dividen esta bola en pequeños fragmentos. La hembra introduce allí el ovopositor y deposita un huevo.

Estas pequeñas estructuras son pulidas y la fermentación del estiércol proporciona a las larvas el ambiente ideal para desarrollarse. Cuando terminan el proceso de desarrollo y metamorfosis, emergen a la superficie en su forma adulta.

Escarabajo pelotero: vía láctea

El escarabajo pelotero se orienta con la Vía Láctea

Suena sorprendente, pero recientes investigaciones de la Universidad de Lund, en Suecia, lo han confirmado. Para llegar hasta la galería de almacenamiento, estos animales suben hasta lo alto de la bola y empiezan a girar su cuerpo en todas direcciones.

Usando sus diminutos ojos, toman ‘instantáneas’ de la posición de los cuerpos celestes y las estrellas, y almacenan la información en el cerebro. Esto les permite orientarse de manera fiable hasta llegar a su destino.

Aunque ya se conocía un comportamiento similar en otros insectos, es la primera vez que se demuestra la existencia de estas instantáneas. Hasta el momento, el único insecto capaz de realizarla es el escarabajo pelotero. Un hallazgo excepcional, sin duda.

El Jundi, B., Foster, J. J., Khaldy, L., Byrne, M. J., Dacke, M., & Baird, E. (2016). A snapshot-based mechanism for celestial orientation. Current biology26(11), 1456-1462.