El delfín mular, el más inteligente

Laura Huelin · 31 marzo, 2018
Es también el más conocido porque este mamífero marino 'solo' es capaz de aguantar de 5 a 10 minutos bajo el agua, de ahí que salga mucho a la superficie, donde da espectaculares saltos; es muy amistoso, prueba de ello es cómo interactúan con los buceadores

En realidad, la palabra ‘delfín’ hace referencia a una familia de mamíferos marinos. El animal que se nos viene a la mente cuando pensamos en estos animales es una especie de esta familia: el delfín mular. Si quieres conocer al cetáceo más simpático sigue leyendo.

Características del delfín mular

El delfín mular es un cetáceo ododento; es decir, es pariente lejano de otros mamíferos marinos, como las ballenas o las marsopas. Es de un tamaño más reducido que estos animales: miden entre dos y cuatro metros de largo, y pesan solo entre 150 y 300 kilos; es muchísimo más pequeño que una ballena común.

Los delfines son animales longevos: de media en la naturaleza llegan a vivir alrededor de 25 años. Sin embargo, los ejemplares que viven en cautividad han cumplido muchos más años: entre 30 y 40.

En cuanto a colores, por la parte superior del cuerpo son de tono grisáceo y tienen el vientre de color blanquecino e incluso rosado. Su característica física más destacada es su nariz: es redondeada y chata, comparada con otras especies de delfines.

Hábitat del delfín mular

El delfín mular vive en los océanos de casi todo el mundo. Excepto en los mares más fríos, es posible encontrárselo en cualquier otro lugar del planeta: océano Atlántico, océano Pacífico, océano Índico… Incluso se puede encontrar dentro del mar Mediterráneo y hay una especie propia del mar Negro.

Los delfines que viven más cerca de la costa tienen un tamaño menor que los que únicamente viven en alta mar. Esto significa que no solamente no tienen preferencias por una zona del planeta, si no que son capaces de sobrevivir a cualquier distancia de la costa. La única limitación que tienen es la imposibilidad de sumergirse más de 200 metros.

(Mamíferos) Delfines: actuación

Además de en la naturaleza, el delfín mular es la gran estrella de los delfinarios y acuarios. Son animales de fácil adaptación a la vida en cautividad y son dóciles con los humanos, por lo que muchos ejemplares, rescatados o nacidos en cautividad, viven en instalaciones artificiales.

Alimentación del delfín mular

Los delfines son cetáceos ododentos: tienen dientes. Como el resto de sus parientes ododentos, son animales carnívoros y su dieta varía según las zonas del planeta en las que se encuentre y las presas que tenga disponibles.

En general, los delfines se alimentan de peces como caballa, sardina, salmón o chicharro. Además, puede comer moluscos y calamares. En ocasiones se alimentan de manera solitaria, pero también pueden organizarse en grupos para pescar con mayor eficiencia.

Como son unos animales tan inteligentes se han convertido en oportunistas. El delfín mular puede seguir a los barcos de pesca para aprovechar los restos que se tiren o que se caigan por la borda, y así poder comer sin esforzarse.

Comportamiento del delfín mular

Esta especie de delfín vive en grupos formados habitualmente por una decena de individuos. Sin embargo, estos grupos pueden juntarse de manera excepcional y llegar a juntar casi una centena de animales viajando juntos.

Delfín mular: alimentación

Estos delfines pueden aguantar la respiración bajo el agua entre 5 y 10 minutos, por lo que salen constantemente a la superficie a respirar por su espiráculo. En algunas ocasiones se divierten dando saltos o chapoteando en el agua en estos momentos que salen a la superficie.

Son animales muy dóciles y sociales. Es frecuente que interactúen amistosamente con los buceadores que hacen inmersiones en zonas en las que están de paso y persigan a los barcos que se encuentran a lo largo del día. Se conocen casos de delfines que han acompañado o protegido a buceadores en problemas hasta que estuvieron a salvo.

Se considera que el delfín es el segundo animal más inteligente que existe, solo por detrás del ser humano. Una de las pruebas definitivas de su inteligencia es su comunicación: tienen un lenguaje complejo, formado por silbidos y chasquidos.

Además, son capaces de aprender parte del lenguaje humano y de obedecer órdenes. Son unos animales que tienen una gran capacidad de aprendizaje y, aunque los delfines que mejor conocemos son los que hacen espectáculos en los delfinarios, se les ha entrenado para otras muchas cosas: como detectores de explosivos para algunos ejércitos, por ejemplo.

El delfín mular es la especie de delfín más extendida por el planeta y, por lo tanto, la más conocida. Son animales amistosos, simpáticos e inteligentes que son capaces de colaborar con el ser humano, tanto en espectáculos como en trabajos más complejos.